-Rusia representa hoy el 0,94% de las exportaciones chilenas al mundo; un 0,1% de las importaciones. Estos datos muestran que hay un gran potencial para el aumento del intercambio. ¿Cómo podría mejorar la situación? ¿Por qué no se ha desarrollado hasta ahora ese potencial?

-Efectivamente hay un potencial importante. Somos dos economías complementarias.  El poco volumen del comercio actual así lo demuestra.

Nosotros generalmente vendemos alimentos, bienes agroindustriales, pesqueros y productos relacionados con estos sectores. Compramos bienes de capital, maquinaria, automóviles y bienes industriales. Se trata de rubros que tenemos que adquirir en otros lugares.

El objetivo es aumentar los porcentajes actuales y las misiones comerciales realizadas durante los últimos tres años para reunirnos con representantes de diferentes ministerios, pero también con miembros del sector privado, apuntan en esa dirección.

Además, avanzamos en la negociación de un tratado comercial con la comunidad euroasiática para poder aumentar este comercio.

-Chile esta interesado en la firma de un Tratado de Libre Comercio con la Unión Euroasiática ¿Cómo avanzan las negociaciones para estrechar las relaciones entre ambos?

-Hemos mostrado nuestro interés. Estos mercados han crecido de manera importante y hay un gran  potencial para seguir profundizando en este comercio. Aunque entendemos que la Unión Euroasiática [compuesta por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Armenia- RBTH] tiene una agenda muy intensa con otros socios y que su lista de prioridades está muy focalizada, es decir, quienes son sus principales socios comerciales. Nosotros todavía somos más bien pequeños en este sentido.

Sin embargo, creemos que somos un país con mucha experiencia en materia de negociaciones comerciales y eso ayuda a llegar a un acuerdo de este tipo. Durante la misión comercial realizamos un seminario con distintos expertos de los cinco países de la Unión Euroasiática. Chile tiene 26 acuerdos comerciales con 65 países, una experiencia muy larga que es un buen activo para la negociación con la Unión Euroasiática. Esperemos que se pueda seguir desarrollando nuestra agenda en estos términos.

-¿Cuánto tiempo es necesario para poder llegar a este acuerdo?

-No te podría dar un plazo, porque depende de muchos factores. Nos gustaría que fuera en un futuro cercano.

-¿Qué beneficios obtendría la gente común de Chile en el caso de un acuerdo con la Unión Económica Euroasiática?

-Uno de los principales beneficios de este acuerdo comercial es que los consumidores pueden comprar bienes más baratos. En general estos acuerdos posibilitan que bajen los aranceles, lo que hace que los productos ingresen a precios menores. Al mismo tiempo, podrían aumentar las exportaciones de Rusia a Chile.

Por otra parte, el consumidor en Rusia puede comprar fruta, salmones y vino a precios menores.

-¿Ha cambiado la exportación de alimentos de Chile tras el embargo a los alimentos occidentales?

-No, las exportaciones bajaron en el año 2015 por la reducción de las compras en Rusia y debido a la situación económica internacional. Este año estamos recuperando las ventas de manera importante y por lo tanto estamos acompasados con la situación económica de Rusia.

-Además de la exportación de alimentos, ¿qué otras áreas son prioritarias en la cooperación económica?

-Nos gustaría alcanzar un acuerdo y nos gustaría ver otros productos chilenos también aquí, por ejemplo en el sector forestal u en otros productos del sector pesquero, porque Chile tiene una ventaja comparativa en este sentido. Sobre todo nos gustaría también contar con más capital y empresas rusas en Chile. Pueden invertir en el sector farmacéutico o en la minería chilenas. Eso también es para nosotros un objetivo.

-¿Qué productos rusos podrían tener potencial de crecimiento en las exportaciones?

-Hay un importante potencial en sectores donde Rusia tiene ventaja comparativa como el sector químico, los fertilizantes y por supuesto los hidrocarburos y el petróleo. También necesitamos bienes industriales como maquinaria, automóviles y bienes de capital, que adquirimos de diversos países del mundo y de la Unión Euroasiática.

Creo que se hacen esfuerzos para promover los productos rusos en nuestro país y este acuerdo mejorará las condiciones de estos en el mercado chileno, sobre todo frente a países que actualmente ya tienen condiciones competitivas en nuestro mercado.

Pensamos que un acuerdo con la Unión Euroasiática en un futuro cercano puede hacer más accesibles los productos chilenos en Rusia y a la inversa, lo que es beneficioso para ambas partes.

América Economía