Avanza el proyecto antidespidos pese al rechazo de Macri y el sector empresario

El Senado daba anoche el primer paso para decretar la emergencia ocupacional, prohibir despidos e instalar el régimen de doble indemnización por seis meses, con el objetivo de ponerle un freno a la ola de despidos desatada desde la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia. La ley contaba con el visto bueno del Frente para la Victoria (FpV), senadores del peronismo de varias provincias y del Frente Amplio Progresista (FAP), lo que aseguraba su media sanción. Restará su paso por la Cámara de Diputados, donde un acuerdo entre el frente ofi cialista Cambiemos y el Frente Renovador (FR) de Sergio Massa logró paralizar una iniciativa similar que también contaba con amplios consensos.

El Gobierno fracasó en su intento de hacer caer la sesión, en la que también estaba prevista la aprobación de un proyecto consensuado entre la oposición y el ofi cialismo para limitar la capacidad del Ejecutivo de emitir deuda pública y devolverle al Congreso facultades de control sobre la toma de endeudamiento. Operó a través de los gobernadores para evitar la sanción de la ley antidespidos que, la semana pasada, el empresariado conminó al propio Macri a frustrarla o vetarla, en caso de salir airosa del trámite parlamentario. Misma postura que llevaron las pymes al debate en la comisión de Industria que preside el ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Ignacio de Mendiguren (FR).

Durante la sesión en la Cámara alta se reprodujeron las críticas a la crisis de empleo que el Gobierno intenta minimizar. “Nuestra tarea es proteger a los más débiles, que por medidas (económicas de este Gobierno) quedaron expulsados del mercado laboral”, explicó Daniel Lovera, senador de origen sindical que responde al gobernador pampeano, Carlos Verna, “y hacernos creer que no hubo despidos y que hay sectores generando empleo es tomarnos por ingenuos”. “Fue el Gobierno el que inició este ciclo de despidos, con violencia, cometiendo atrocidades con el empleo público, que luego ha generado empatía en el sector privado”, protestó Mario Pais (FpV). “El trabajo es un derecho humano”, recordó el chubutense, “y el despido sin causa es un acto ilícito”.

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (PRO), dejó por un momento la conducción de la sesión para defender en el recinto la posición de rechazo del ofi cialismo. “Cuando existen problemas de empleo hay que generar empleo”, arrancó. “La Argentina está por entrar en un período de enorme expansión”, siguió, y pronosticó inversiones sólo para este año por U$S 12.000 millones, como resultado de “la baja de retenciones y la liberación del tipo de cambio”. También dijo que “en los próximos días” el Gobierno va resolver la paralización de la obra pública, acordando deudas que estimó en $14.000 millones.

“Si están tan seguros de que la economía va a resurgir, acompañen este proyecto”, pidió María Labado (FpV). Guillermo Pereyra, senador del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y jefe del sindicato de petroleros defendió la iniciativa y justifi có el plazo fi jado de 180 días para la emergencia porque, justamente, se alinea con “las expresiones del Gobierno”, que pronostica una reactivación económica en los próximos meses. Pese al reclamo de algunos legisladores, fi nalmente no se excluyó a las Pymes del régimen de doble indemnización. “Son esas mismas pymes, que concentran más del 70% del empleo, las que están despidiendo trabajadores”, dijo Lovera, “y eximirlas sería discriminar trabajadoress”.

BAE


Macri dio indicios de que también vetaría proyecto antidespidos del Senado

El presidente Mauricio Macri cargó nuevamente con el proyecto de ley antidespidos que aprobó el Senado y fue girado a la Cámara de Diputados y advirtió que esa iniciativa “destruye el trabajo de los argentinos”.

En el acto de anuncio de un plan nacional de viviendas, el mandatario sostuvo que para generar puestos de trabajo en el país “no es el camino que ha emprendido nuevamente la política equivocada ayer (miércoles) en el Senado de la Nación”.

“Y me sorprende, porque hasta al senador (del Frente para la Victoria Miguel Ángel) Pichetto lo escuché decir que ya habían puesto una ley para prohibir despidos, creando la doble indemnización en la época de (el expresidente Eduardo) Duhalde y no había funcionado, por lo cual no había que hacerlo”, lanzó el jefe de Estado.

En el barrio Las Dalias, de la localidad bonaerense de Canning, el líder del PRO insistió en sus críticas al jefe del bloque kirchnerista en la Cámara alta: “No entiendo al senador Pichetto, dice una cosa y después hace otra. Impulsa a votar una ley que destruye el trabajo de los argentinos, que los perjudica”.

“No sólo voy a generar empleo y en cada momento voy a decir la verdad y la verdad es que no es el camino el de esa ley, que no funcionó.
Entonces, ¿por qué repetir las cosas que no funcionan y engañar a la gente, si sabemos que vamos a conseguir trabajo, no desde la arbitrariedad sino la creatividad y la innovación?”, añadió.

Acompañado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, Macri subrayó que desde su asunción está “resolviendo todos los problemas que tenían que ver con conflictos” y destacó que lo seguirá haciendo “más allá de las cosas y las trabas y los bloqueos” que le pongan.

Respecto al plan presentado, el Presidente resaltó su compromiso para “crear un millón de soluciones habitacionales en estos primeros cuatro años” para solucionar una “deuda gigantesca de la Argentina”.

“Faltan 1,6 millones de casas en la Argentina y dos millones más que necesitan reparaciones importantes”, precisó el jefe de Estado, quien lamentó que al asumir el cargo había “muchísimas viviendas paralizadas, en plena construcción”.

Asimismo, afirmó que con este nuevo plan de viviendas se generarán “200 mil puestos de trabajo” en la construcción, una de las áreas más afectadas por el parate de las obras públicas que hubo a comienzos de año.

También estuvieron presentes el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados; el secretario de Vivienda y Hábitat, Domingo Amaya; y el líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells.

Ámbito