El magistrado que investiga la presunta “omisión maliciosa” del Presidente por no declarar ante el fisco argentino su participación en al menos dos sociedades offshore, en Bahamas, convocó para el lunes a prestar declaración testimonial al periodista del La Nación Hugo Alconada Mon, quien participó de la investigación denominada Panamá Papers, y a la abogada Silvina Martínez, integrante de los equipos técnicos de la diputada nacional Margarita Stolbizer, por su especialización en sociedades extranjeras y off shore, punto central en la causa.

Es la primera medida adoptada por el juez federal Sebastián Casanello luego de que el fiscal Federico Delgado imputara ayer a Mauricio Macri para determinar, como primer paso, si “omitió maliciosamente” en su declaración jurada de bienes dos sociedades offshore, según confirmó Télam.

Más a allá de la citaciones a testimoniales, el juez Casanello aún no había ordenado esta mañana otras medidas sugeridas por el fiscal. Entre ellas, la de requerir a la Unidad de Información Financiera (UIF) y a la Inspección General de Justicia (IGJ) un “amplio informe” sobre las dos sociedades offshore en cuyo directorio figura el Presidente.

Se trata de la firma Fleg Tradin LTD, radicada en las Islas Bahamas desde el año 1998, en la que el presidente Mauricio Macri “fue director y vicepresidente”, y de otra sociedad denominada Kagemusha SA, “registrada en Panamá y aún en funcionamiento”.

También, entre las medidas sugeridas por el fiscal Delgado a Casanello, se incluye la de requerir a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) las declaraciones juradas de Macri y un informe sobre qué sujetos están obligados a declarar sus sociedades offshore.

Por otro lado, pidió que se solicite opinión a expertos de la Facultad de Derecho de la UBA y de la Universidad Di Tella sobre si Macri debería haber incluido en sus declaraciones juradas esas sociedades offshore “a la luz de la Ley de Ética Pública”.

Página12

Panamá Papers: imputaron a Mauricio Macri por su participación en una sociedad offshore

El  fiscal federal Federico Delgado imputó hoy a Mauricio Macri por su participación en una sociedad offshore, que reveló la investigación global denominada Panamá Papers -de la que participaron periodistas de LA NACION y El Trece-.

La causa se inició a raíz de la denuncia penal presentada por el diputado neuquino Darío Martínez, del Frente para la Victoria. El legislador llevó ayer a la Justicia los resultados de la investigación Panamá Papers, que reveló que Macri actuó como director en la sociedad Fleg Trading Ltd, registrada en las islas Bahamas desde 1998 y con funcionamiento hasta 2009.

En una entrevista con Radio Continental, el fiscal Delgado confirmó que decidió imputar al primer mandatario para determinar si omitió de sus declaraciones juradas sus vínculos con esas sociedades offshore.”Hay una figura delictiva que se llama omisión maliciosa. Consiste en omitir a propósito datos en la declaración jurada que tiene que hacer los funcionarios. Por otro lado, Martínez pide investigar si en la vida de esas sociedades hubo alguna irregularidad y si en esta irregularidad pudo haber participado el presidente. Es decir, determinar si el Presidente como socio participó de comportamientos delictivos”, explicó Delgado.

Ante las críticas de la oposición por la revelación de Panamá Papers, el Presidente tuvo que salir a dar explicaciones. Dijo que su participación en la firma Fleg Trading Ltd fue una “operación legal sin nada extraño” y aclaró que su padre la creó “con recursos genuinos” en 1998 para hacer negocios en Brasil. Además, afirmó que no incluyó ese dato en sus declaraciones juradas ya que, como él no era accionista, no tenía la obligación de hacerlo. Esa sociedad offshore estuvo activa hasta fines de 2008, cuando Macri ya era jefe de gobierno porteño.

“Macri debería demostrar que Fleg es legítima”, John Christensen, director de TJN, entidad especializada en el estudio y seguimiento de las guaridas fiscales

“Si un argentino abre una sociedad en las Bahamas, lo más probable es que lo haga para evadir impuestos”, respondió el especialista durante la entrevista exclusiva con Página/12. Conductas empresarias y el atractivo del ocultamiento.

Con un extenso equipo de contadores, abogados, investigadores y economistas alrededor del mundo, Tax Justice Network (TJN) es la principal ONG dedicada a investigar el accionar abusivo de las guaridas fiscales. “Si un argentino abre una sociedad en las Bahamas, lo más probable es que lo haga para evadir el pago de impuestos”, indicó el director de la organización, John Christensen, a Página/12. El economista que se desempeñó en la multinacional de servicios Deloitte y asesoró durante once años a las autoridades de Jersey, una pequeña isla ubicada en el canal de la Mancha que forma parte de la red de paraísos fiscales británicos, consideró que “cualquier político o personalidad pública necesita ser transparente sobre sus asuntos, y Mauricio Macri debe explicar públicamente cuál es su participación en la compañía radicada en las Bahamas y demostrar que es legítima”.

La isla de Jersey donde nació Christensen ocupa el puesto 16 entre más de 100 jurisdicciones ordenadas de acuerdo al secreto financiero que ofrecen a las multinacionales en la búsqueda de maniobras de evasión fiscal e individuos ricos ávidos de ocultar sus fortunas. Las Bahamas, el archipiélago caribeño donde la familia Macri radicó la empresa Fleg Trading Ltd, con la ayuda de los especialistas de Mossack Fonseca, están en el puesto 25.

A diferencia de las binarias “listas negras”, el indicador elaborado por TJN ofrece un abordaje integral del mundo offshore utilizado por la familia Macri: analiza las regulaciones, leyes y tratados de las diferentes jurisdicciones para elaborar el índice de secretismo que, luego, es ponderado de acuerdo al tamaño de la guarida y su relevancia para los mercados financieros globales. Con esos parámetros, Suiza, Hong Kong, Estados Unidos, Singapur e Islas Caimán encabezan el ranking.

–¿Cuáles son los principales atractivos de esa guarida fiscal caribeña? –preguntó Página/12 a Christensen.

–Las Bahamas es una de las jurisdicciones con mayor grado de secretismo en el planeta. Esas islas obtuvieron un resultado sorprendentemente pobre, de 79 sobre 100, en el índice FSI que se difundió en noviembre. El modelo de negocios de las Bahamas está basado en la venta de secretismo financiero y legal que facilita una enorme variedad de crímenes de guante blanco. No sólo canalizan maniobras de evasión fiscal sino también otro tipo de operaciones vinculadas al abuso de información privilegiada en el sector privado, la malversación, la corrupción o el fraude.

–¿Por qué un argentino abriría una sociedad en Bahamas para realizar una inversión en Brasil?

–Casi con seguridad para evadir el pago de impuestos en Argentina y Brasil. Es algo que los expertos denominan doble no-imposición. La mayoría de las familias ricas y grandes empresas que crean estructuras offshore lo hacen para evadir y eludir el pago de impuestos sobre las ganancias de capital, a la herencia, a los ingresos y otros tributos como sellos y a las propiedades. Les gusta utilizar nombres sofisticados como “administración patrimonial” (wealth management, en inglés), pero al final del día se suele reducir a la evasión fiscal.

–El presidente Mauricio Macri figura como director de una compañía offshore en ese territorio británico de ultramar creada por Mossak Fonseca que, según afirmó el gobierno argentino, se mantuvo inutilizada durante diez años.

–No he seguido la historia en detalle, pero cualquier político o personalidad pública necesita ser transparente sobre sus asuntos. Y Macri debe explicar públicamente cuál es su participación con la compañía radicada en Bahamas y demostrar si es legítima.

–¿Es factible que una empresa se mantenga abierta por una década sin registrar ninguna operación?

–En la mayoría de los casos, los directivos de las empresas no las mantienen inactivas durante una década, por lo que deberíamos tomar con escepticismo esas afirmaciones. Lo más probable es que una compañía de ese tipo sea utilizada para administrar activos offshore por motivos de evasión fiscal.

–¿Cuál sería una respuesta apropiada para un jefe de Estado?

–La transparencia y la integridad. Utilizar compañías offshore secretas carece de ambas cualidades.

Urbi et orbi

La firma Mossack Fonseca es un actor relevante a escala mundial y la filtración de 11,5 millones de documentos revelados a través del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación permiten identificar algunas de las extendidas prácticas abusivas más difundidas. Sin embargo, la dimensión de los paraísos fiscales es mucho mayor. “Los flujos financieros ilícitos y la evasión impositiva que afectan los procesos de desarrollo de muchos países alrededor del mundo son el resultado de una enorme falla en la arquitectura financiera global”, advirtió Christensen durante una entrevista realizada con este diario en noviembre. “A pesar de algunos avances observados a lo largo de los últimos años, los paraísos fiscales continúan bloqueando los cambios necesarios para hacer públicos los registros de información sobre los fideicomisos y compañías offshore. Nada de eso sería posible sin la complicidad de Estados Unidos e Inglaterra”, señaló entonces el directivo de TJN.

–Los Panama Papers no son la primera filtración de datos vinculados al uso abusivo de las guaridas fiscales. La lista de clientes del HSBC Private Bank de Ginebra y los llamados Luxleaks son dos casos recientes, ¿cómo espera que reacciones los distintos gobiernos y foros internacionales?

–El G-20 ha prometido que promoverá mayores niveles de transparencia y, específicamente, transparencia en la estructura de propiedad de las compañías off- shore. A la fecha, los países miembros no han cumplido completamente con sus promesas. Pero, a la luz de los Panamá Papers, no pueden demorarse más.

Página 12

Panamá, “dispuesto a colaborar” con información

El embajador panameño aclaro que “si hay un acuerdo bilateral”, o sea que si el gobierno lo solicita, puede brindar datos sobre las cuentas offshore en ese pais.

Si bien aclaró que no puede opinar sobre la situación interna argentina, el embajador de Panamá en la Argentina, Dionisio De Gracia Guillén, sostuvo que Panamá “nunca va a tapar un delito de narcotráfico, terrorismo o evasión”, aunque advirtió que colaborará “siempre y cuando se pida información sujeta a derecho internacional”.

El diplomático aseguró que ese país brindará información sobre el escándalo por las empresas offshore “si hay un pedido formal en el contexto de un acuerdo bilateral”, aunque aclaró que no puede informar si este paso fue dado o no, “porque (el trámite) se maneja entre ambas cancillerías”.

De Gracia Guillén evitó responder al diario La Nación sobre si Panamá conoce la existencia de una empresa de la que el presidente Mauricio Macri figura como Director, e insistió que “cualquier legislador o gobierno que quiera acceder a información del sistema financiero panameño se le va a dar”.

“La legislación de nuestro país se actualiza constantemente para combatir el blanqueo de activos proveniente de delitos de narcotráfico, financiación al terrorismo, evasión fiscal, corrupción y otros delitos”, concluyó.

Página 12