El presidente Mauricio Macri unió bajo un hilo coordinante dos sectores tradicionalmente distantes en la Argentina como suelen ser el campo y la industria, con los anuncios de quita de retenciones a las exportaciones de economías regionales y a todos los bienes industriales.

Uno de los anuncios, el del campo, fue realizado en Pergamino, minutos después de las 9 de la mañana, mientras que el que comprendió a la industria se concretó durante la Conferencia Industrial organizada por la UIA, en el Centro de Convenciones de Parque Norte.

En Pergamino, Macri anunció “retenciones cero” para las exportaciones de trigo, maíz, girasol, carne y productos de economías regionales, e instó a los productores a “producir más” y también a “pagar sus impuestos”.

En el caso de la soja, el recorte será de cinco puntos porcentuales, con lo que pasará a tributar 30 por ciento, contra el 35 por ciento actual, e incluirá un condimento extra: el recorte será gradual año a año, hasta llegar al 0 por ciento en 2022.

“Llegó el día, les pedí que aguantasen. Por donde pasaba me decían que estaban mal”, afirmó Macri en el inicio de su discurso en la localidad bonaerense de Pergamino. Además habló “juntos poner en marcha una nueva etapa”, en la que “no hay que plantear más el campo o la industria, o el campo o el país, es el campo y la industria, es el campo y el país”. “Sin el campo el país no sale adelante”, remató.

Tras asegurar que se incrementarán los planes de obras de infraestructura en todo el país, Macri abogó por “duplicar la capacidad de producción”. “Tenemos que dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo”, lanzó.

Sin embargo, Macri también disparó una advertencia a los productores. “Hay un compromiso que también hay que cumplir que es pagar los impuestos, ahora no hay excusas. No quisiera tener que aplicar la ley porque no la están cumpliendo, porque están evadiendo. Voy a ser implacable con quien no cumple la ley”, bramó.

Con esta medida el Gobierno espera que ingresen al menos u$s 6.000 millones por liquidación de divisas, según lo anticipado la semana pasada por el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile.

El anuncio se realizó en un acto en Pergamino en el que participaron el Presidente, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el ministro de Agricultura, Buryaile, de Interior, Rogelio Frigerio y los senadores de Cambiemos, Carlos Reutemann y Alfredo de Angeli, entre otros.

Por la tarde, en el marco de la 21º Conferencia Industrial Argentina celebrada en Parque Norte, Macri también anunció la eliminación de las retenciones del 5% que gravaban las exportaciones industriales. A modo de ejemplo, este tributo comprenden a productos diversos como el vino, los autos, autopartes, etc.

“Este es mi primer lunes como presidente, de los que voy a compartir mucho con ustedes, para trabajar juntos, aceptando el tremendo desafío de cuidar a los argentinos, cuidando los empleos y creando nuevos”, dijo Macri ante centenares de empresarios en el acto de cierre del encuentro organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA).

El anuncio fue recibido con aplausos de los presentes, quienes escucharon a Macri en su disertación en Parque Norte, que también abogó por el trabajo en conjunto a partir del “elemento central que es la confianza”.

“Trabajemos juntos aceptando el desafío de cuidar a los argentinos, los trabajos que tenemos y creando nuevos”, reclamó. “Eso significa expandir nuestra economía y hacerla crecer”, dijo e insistió con su tercer eje de campaña presidencial, que lo llevó a triunfar en los comicios del 22 de noviembre, es decir, la “unión de los argentinos mejorando la calidad institucional”.

Dicha unión, según Macri, refiere a “tener el compromiso de superarnos, porque Argentina es el Estado, su gobierno, el campo, la industria, la banca, el comercio, las universidades”; y no un compendio de opuestos. “Lo importante son ustedes, porque si ustedes crecen le van a dar trabajo a muchos argentinos que no los tienen”, puntualizó.

“Nadie regala nada en el mundo, y nosotros no debemos castigar a los que producen y quieren exportar”, destacó Macri ante la presencia de empresarios como Paolo Rocca, del Grupo Techint; el CEO del Grupo, Daniel Novegil; Luis Pagani, de Arcor; y Cristiano Ratazzi de FIAT.

Ámbito Financiero

Pequeños productores advierten que “no soluciona” el problema

El titular de la Federación Agraria Argentina (FAA),Omar Príncipe, dijo que la quita de retenciones a las economías regionales anunciada por Mauricio Macri en Pergamino no son una “solución” definitiva para el campo y que no acaban con el problema “de los pequeños y medianos productores”.

El presidente anunció este lunes por la mañana que para el caso de la soja la alícuota se reducirá del 35% actual al 30%, mientras para el maíz (20%), el trigo (23%) y la carne (9%) serán eliminadas íntegramente.

“Hay que trabajar mucho en la cadena de valor porque los pequeños productores pueden seguir con los mismos problemas”, sostuvo el referente agrario, para quien la política agropecuaria debe ser “tomarla como un todo”.

A su vez, remarcó que al aplicarse la quita de retenciones “si no se garantiza el precio interno, el que termina pagando el costo de esta situación es el pequeño productor -que por ejemplo alimenta sus animales con trigo o maíz – y los trabajadores o consumidores”.
Al mismo tiempo, en declaraciones a Radio América, Príncipe distinguió a pequeños y medianos de los grandes productores, al señalar que “puede haber cinco Grobos que producen todo, pero si los pequeños no producen tampoco sirve”.

En la misma línea se había manifestado el expresidente de la FAA, Eduardo Buzzi, quien en diálogo con el programa “Levantado de Diez” que se emite por Radio 10, dijo que a los productores más chicos hay que darles un “tratamiento diferencial”.

En tanto, el titular del Distrito VII de la Federación Agraria, el dirigente pergaminense Jorge Solmi, dijo que la quita de retenciones al trigo y al maíz y la rebaja para la soja “es el inicio de las soluciones para el sector” pero reconoció que “los problemas siguen” al tiempo que pidió “la institucionalización del diálogo” con el Gobierno.

Respecto a la incidencia de la quita de retenciones en los precios, el referente agrario dijo que será mínima en el caso del pan, al igual que lo señalado por el expresidente de Coninagro, Carlos Garetto, quien esta mañana dijo en Nacional Rock que si sacan las retenciones al trigo, el pan tendría que aumentar 15 o 20 centavos. “El trigo está en manos de exportadores que compraron el trigo a quinientos dólares y hoy lo venden a dos mil. ¿Quién se queda con la diferencia?”, manifestó Príncipe.

Ámbito Financiero

Mauricio Macri elimina las DJAI: un golpe mortal para las pymes y sus trabajadores

Luego de los anuncios realizados este lunes por el gobierno de Mauricio Macri, en el marco de la 21° Conferencia Industrial Argentina en Parque Norte, a las pequeñas y medianas empresas les esperan años aciagos.

El ministro de Desarrollo Productivo, Francisco Cabrera, informó que desde hoy queda sin efecto el régimen que obligaba a las compañías a brindar información al Estado sobre su estructura de costos, márgenes de ganancias e información vinculada a la formación de precios, y adelantó que “a fin de año acabarán” las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI).

“Vamos a ir hacia un Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones, que básicamente es ir a un mecanismo simple de licencias automáticas y no automáticas”, dijo el funcionario y precisó que “de las 19.000 posiciones arancelarias que tiene la Argentina, salvo 1.000, hay 18.000 que son productos de insumos que se deben ingresar automáticamente”.

Según Cabrera, la medida “no va a poner el empleo en peligro”, pero las Pymes, que ocupan el 75 por ciento de la mano de obra del país, ya salieron a desmentirlo.

“Las DJAI, con todas las falencias que puedan tener, son una traba, un tapón, para que no entre cualquier mercadería al país, en defensa de la industria nacional. Al eliminarlas, las pymes seremos las principales afectadas porque vamos a tener una competencia en lo que hace a costos que no podremos sostener”, explicó a AgePeBA Daniel Moreira, secretario de la Asociación Pyme.

Para Moreira, el lugar elegido para adelantar el fin de las DJAI no fue causal: “Lo anuncia ante la Unión Industrial Argentina (UIA) porque las grandes empresas, sobre todo corporaciones y multinacionales, son las primeras que salen beneficiadas. Ellas pueden llegar a importar desde las casas que tengan en distintas partes del mundo productos que acá, por una cuestión de costos no les conviene fabricar. La liberalización que está implementando este gobierno en todos los ámbitos, apunta a beneficiar a los más fortalecidos. Las pymes y los pequeños productores agrarios, con las medidas que también anunciaron hoy en Pergamino (fin de las retenciones a las patronales del campo), seremos los primeros en quebrar”.

A esto habrá que sumarle la eliminación de las retenciones a las exportaciones industriales, que hoy están gravadas con el 5 por ciento. Macri se prestaba a oficializarlo al cierre de la conferencia de Parque Norte, a pedido del presidente de Fiat en Argentina, Cristiano Rattazzi.

“Esta obsesión de la derecha argentina de liberalizar todo no tiene en cuenta que el contexto internacional está a la baja. Cuando las mercaderías manufacturadas abundan en el mundo porque no tienen mercado, que se abra un mercado como el nuestro, que estuvo protegido durante mucho tiempo, es un regalo de Navidad importantísimo para los grandes centros mundiales”, ironizó Moreira.

En esta línea, el referente del sector Pyme consideró que Macri está llevando al país a “un espiral que se cierra sobre sí mismo hasta que implosiona, como nos pasó en 2001”.

“Si tenés 19 mil posiciones arancelarias –continuó- y sólo mil seguirían más o menos salvaguardadas, hay 18 mil productos de insumos que van a entrar automáticamente, lo cual afecta principalmente a las pequeñas industrias. Estos productos van a entrar a precios irrisorios y no vamos a poder competir, y esto condena a las pymes a cerrar, dejando a toda la gente que trabaja en esas empresas en la calle. Esa gente, además, va a consumir menos porque no va a tener el ingreso mensual que necesita para vivir, y ese menor consumo va a hacer que haya cada vez menos mercado interno. El espiral se cierra sobre sí mismo”.

Moreira destacó, por último, que el desprecio de Cambiemos por el sector fue evidente desde la propia campaña electoral.

“Como Asociación Pyme este nuevo gobierno no nos ha convocado ni ahora ni durante la campaña, cosa que sí había hecho el Frente para la Victoria. Aparte, el PRO, durante toda la gestión del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires nunca tuvo políticas para las pymes. La de Macri es una gestión que no nos tiene en cuenta a nosotros ni a nuestros trabajadores”, sostuvo y advirtió que “cuando una pyme cierra hace un gran agujero en el barrio o en la localidad donde funciona”.

agepeba