Ariel Guarco es el presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR) y candidato a presidir la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). NODAL Economía lo entrevistó de forma exclusiva para conocer más acerca del organismo que desea comandar y para dilucidar la realidad del cooperativismo nacional.

Por Agustín Lewit

Se está postulando para presidir la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), un organismo de mucha importancia pero no muy conocido para aquellos que no se mueven en el ámbito del cooperativismo. ¿Quiénes forman parte de la ACI, a qué se dedica el organismo y cuál es su relevancia?

La Alianza Cooperativa Internacional es la organización cúpula del movimiento cooperativo a nivel mundial. Sus miembros son organizaciones cooperativas que pertenecen a casi 100 países y representa a más de 1000 millones de personas en todo el mundo.

Ejerce la representación del movimiento ante otros organismos internacionales, promueve su visibilización y genera recomendaciones ante los decisores políticos, promueve la realización de proyectos de desarrollo económico, social y cultural, entre otros. Además, genera documentación e información relevante para el sector. Y, en términos más generales, promueve el desarrollo de organizaciones regionales y sectoriales con función específica en cada uno de los territorios y actividades.

¿Cómo es el proceso de selección del presidente y con cuántos candidatos disputará la presidencia?

El presidente y de los demás miembros del Consejo de Administración se eligen en la Asamblea General, cada 4 años. En este caso particular, debido a la renuncia de la actual presidenta a mitad de su mandato, este año se realizará la elección de un nuevo presidente, cuyo mandato tendrá una duración de dos años, es decir hasta completar el mandato actual.

Votan todos los miembros asociados a la Alianza, estando la cantidad de votos de cada organización relacionada a la cantidad de asociados que dicha organización posea. El máximo de votos por cada país es de 25 independientemente de la cantidad de organizaciones que ese país posea.

En esta ocasión, además de mi postulación, se presentan tres candidatos más pertenecientes a Francia, Brasil y Canadá.

¿Cuáles son las propuestas concretas que lleva usted al organismo?

Nuestra propuesta concreta es ser protagonistas, a escala mundial, en la construcción democrática y pacífica de un modelo de desarrollo sostenible y con equidad.

En línea con lo anteriormente mencionado queremos:

1.- Promover estructuras nacionales, fortalecer la participación de la Juventud y facilitar el compromiso efectivo con la Alianza a través del uso más intensivo de las nuevas herramientas tecnológicas.

2.- Adoptar una estrategia global de desarrollo sostenible e iniciativas de desarrollo de relevancia mundial.

3.- Usar, ampliar y disputar con los grupos económicos concentrados que manejan multimedios, las herramientas de la comunicación.

4.- Construir un escenario propicio para el desarrollo cooperativo en alianza con los Estados, organizaciones internacionales y movimientos afines.

5.- Contribuir a producir transformaciones en el sistema financiero global.

Usted es el actual presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR). ¿Cómo definiría, hoy por hoy, la realidad del cooperativismo en Argentina? ¿Cómo ha reaccionado frente a este ciclo de crecimiento económico?

El movimiento cooperativista es muy diverso, tiene presencia en casi todos los sectores de la actividad económica y productiva en todo el país, en números representa unas 25000 cooperativas, que asocian alrededor de 10 millones de personas y generan aproximadamente el 10 % del PBI.

El movimiento cooperativo argentino está atravesando un gran momento, producto del fuerte trabajo de integración que ha realizado durante los últimos años. Esta integración ha incluido no solo la interacción entre los propios miembros del movimiento, sino que también con los demás actores de la sociedad civil organizada (mutuales, sindicatos, universidades, cultos, entre otros) y especial y fundamentalmente con el Estado, con quien ha llevado adelante en forma estratégica las distintas políticas públicas que atañen al sector.

Tiene por delante algunos desafíos como fortalecer el crecimiento económico de sus empresas y por ende realizar un aporte al crecimiento de la economía nacional, defender modelos económicos sustentables que prioricen la equitativa redistribución de los excedentes generados, profundizar los vínculos con los distintos organismos del Estado y aumentar su visibilidad.

Por último, ¿cuál es el aporte del cooperativismo en la construcción de sociedades más igualitarias?

El cooperativismo pone en el centro de la escena al ser humano y su desarrollo. En este sentido todas sus prácticas giran en torno de ese objetivo principal. Las empresas cooperativas tienen la doble función de tener que ser económicamente viables, competir en el mercado, hacerlo igual o mejor que el resto de las empresas no cooperativas, y ser a su vez socialmente responsables. Esta tarea debe realizarse en el marco de los principios y valores que como movimiento cooperativo sostiene y que refieren a la ayuda mutua, igualdad, equidad, democracia, solidaridad y responsabilidad y compromiso con la comunidad.