Las semillas que Bolivia comercializa en otros países son: el sorgo, sorgo forrajero, maíz híbrido, mijo, girasol, papa y maní forrajero, de acuerdo con los datos de la entidad estatal, dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

En este contexto, los ocho mercados de destino son Estados Unidos (EEUU) (sorgo), Perú (maíz híbrido), Brasil (las siete semillas de calidad mencionadas anteriormente), Ecuador (maíz híbrido), Colombia (maíz híbrido, Paraguay (sorgo, sorgo forrajero y maíz híbrido), Angola (maíz híbrido) y Argentina (sorgo).

Al respecto, el director ejecutivo del Iniaf, Carlos Osinaga, informó a Cambio que las exportaciones de semilla boliviana están sujetas a los excedentes disponibles en función a los efectos del cambio climático, como ocurre en la actualidad con la sequía que podría mermar la producción de maíz, por lo que en estos casos se prioriza el abastecimiento interno antes que las exportaciones, según la política productiva vigente desde el año 2006 y en el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo.

“Prácticamente de estos siete rubros la mayor exportación se da a Brasil que implica 1.438 toneladas (en un año)”, apuntó.

El director del Iniaf agregó que aunque todavía es poco la cantidad de semilla exportada por los bajos niveles de producción, “con seguridad que con el incremento de los rendimientos y la productividad de nuestros rubros vamos a proyectar mayores volúmenes de exportación”.

Solo en 2015, Bolivia exportó un volumen total de 3.034 toneladas de semilla de calidad certificada por el Iniaf.

Cambio