Bolivia seguirá liderando este año a Latinoamérica en crecimiento económico.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Luis Arce, afirmó ese lunes que la política de redistribución de ingresos promovida por el presidente Evo Morales  ha significado una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos.

Arce reconoció que este logro es resultado del crecimiento de la economía boliviana durante 11 años consecutivos.

En su opinión, las decisiones más acertadas del Gobierno fueron las políticas de nacionalización de los recursos naturales e industrialización de hidrocarburos, “instrumentos para lograr el objetivo final de que la población viva cada vez mejor”.

De acuerdo con el titular, desde 2006 el país pasó de cerca de 600 a cuatro mil 500 millones de dólares en inversión pública “las mayores cifras de la etapa republicana en nuestro país”.

Agregó además que gracias a esas políticas públicas la capacidad de compra, ingresos y el nivel de vida de los bolivianos mejoró de manera notoria, evidenciado en el aumento del consumo de los servicios básicos como agua potable, electricidad y comunicaciones.

La víspera, el presidente Evo Morales subrayó su compromiso con el desarrollo socioeconómico nacional y la consolidación de la Agenda Patriótica 2025.

Dicho documento programático plasma la realidad actual y la que el Gobierno busca alcanzar de cara al bicentenario de la independencia.

Para ello, el Ejecutivo definió 13 pilares sobre los que se levantará la Bolivia “digna y soberana”.

Acompaña a la agenda el Plan de Desarrollo Económico y Social que proyecta llegar a 2020 con una inversión de 48 mil 574 millones de dólares y un PIB de 57 mil millones de dólares.

Una de las metas de la Agenda es llevar a cero los índices de pobreza en esta nación andina amazónica.

Tras una década de gestión del Movimiento al Socialismo (MAS) y del mandatario Morales, el gobierno logró reducir ese indicador de 56 al 39 por ciento, remarcó meses atrás el informe nacional sobre desarrollo humano El nuevo rostro de Bolivia, transformación social y metropolización.

Con una tasa de crecimiento promedio del Producto Interno Bruto cercana al cinco por ciento, el ingreso per cápita en Bolivia aumentó en más del 50 por ciento entre 2003 y 2013.

Asimismo, entre 2005 y 2012 hubo una reducción de la tasa de desempleo de 8,1 a 3,2 por ciento, reflejan datos oficiales.

En contexto

Bolivia seguirá liderando este año a Latinoamérica en crecimiento económico.

En el primer trimestre del actual año el PIB de Bolivia creció en 4,95 por ciento y se constituyó en el mayor de la región en medio de una situación económica internacional adversa, según un reporte del Instituto Nacional de Estadísticas.

Los países que le siguieron en crecimiento durante el primer trimestre fueron Perú con 4,3 por ciento; Colombia, con 2,5; Chile, con 2,0; Paraguay, con 1,5; Argentina, con 0,5 por ciento; mientras que Brasil, Uruguay, Ecuador y Venezuela registraron cifras negativas.

Telesur