Durante el mes de octubre, el consumo de gas en Bolivia marcó un récord histórico al llegar a los 15 millones de metros cúbicos día (MMmcd), debido al cambio de la matriz energética que se impulsa desde el Gobierno, informó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez.
 
Precisó que en  2005, la demanda del mercado interno de gas natural era menos de 4 MMmcd, a 2014 subió a  10,3 MMmcd y el mes pasado alcanzó una demanda máxima de 15,17 MMmcd.
 
“Este incremento es consecuencia de la política de masificar el uso de gas en el país y universalizar la cobertura de gas domiciliario”, dijo.
 
En 2005 apenas llegaba  a un 0,6% de la población, pero ahora se tiene alcance a más de 750 mil instalaciones que benefician a 3,5 millones de usuarios.
 
Respecto a las conversiones a Gas Natural Vehicular (GNV), en 2005, apenas se tenía 37.962;  ahora, superan los 360 mil vehículos convertidos de forma gratuita.
 
Entre 2006 y 2016, en la instalación de gas domiciliario se invirtieron 835 millones  de dólares, además se debe sumar los recursos destinados para el proyecto de Gas Natural Licuado (GNL) de 258 millones de dólares, proyecto que permitió masificar el consumo en zonas alejadas.
 
Informó que a la  fecha se tiene 146 poblaciones con redes de gas, de las cuales 116   tienen
acceso de forma convencional y 30 de manera virtual.
 
El costo de instalación en el área urbana tiene un promedio de 1.000 dólares, mientras que en el  rural oscila entre  2.000 y 3.000 dólares que son asumidos por el Estado.
 
La Constitución Política del Estado  establece como prioridad el abastecimiento al mercado interno.
 
Sánchez agregó que el Gobierno invierte  más que nunca en la historia del sector petrolero con 12.681 millones de dólares entre 2016 y 2020, que permitirán aumentar las reservas y producción.
 
El fin de semana,  el Gobierno aseguró que la demanda de gas en el mercado interno se incrementó de 11 MMmcd a 15  MMmcd, eso ocasionó una reducción en el envío de gas natural al mercado de Argentina.
 
No obstante, los expertos Hugo del Granado y Álvaro Ríos  coincidieron en afirmar que el Gobierno no tomó las previsiones necesarias, porque el incremento de la demanda en el país ya se veía venir desde hace tiempo.
 
Sugieren acelerar el ritmo de exploración y así el problema no se repita en el futuro.

Página Siete