La economía de Brasil sufriría una contracción de un 3,33 por ciento este año, cuando la inflación alcanzaría una tasa de un 7,61 por ciento, de acuerdo a los pronósticos de un centenar de instituciones financieras compilados en el sondeo semanal Focus, que elabora el Banco Central.

La semana pasada el mercado trabajaba con una proyección de baja del Producto Interno Bruto (PIB) de un 3,21 por ciento y una inflación del 7,56 por ciento.

La tasa de inflación de este año sería sensiblemente menor al registro de un 10,67 por ciento del 2015, aunque por encima del techo de la meta de aumento de los precios del gobierno. Se espera que la inflación baje a un 6 por ciento en el 2017, según el Focus.

La economía de Brasil, la mayor de América Latina, se habría contraido un 3,71 por ciento el año pasado, el que sería el peor resultado en un cuarto de siglo.

El resultado se conocerá el 3 de marzo, cuando el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) difunda su informe de Cuentas Nacionales del cuarto trimestre.

El banco central, en tanto, mantendría la tasa básica de interés, Selic, en un 14,25 por ciento este año, para bajar en el 2017 a un 12,75 por ciento.

Para el 2017 se espera también una recuperación de la economía, que crecería un 0,59 por ciento. La proyección para la tasa de cambio es de 4,38 reales por dólar a fin del 2016 y de 4,40 reales a fin del 2017.