Durante 2015 fueron rescatados en Brasil 1.010 trabajadores en condiciones análogas a la esclavitud, de acuerdo a datos gubernamentales divulgados el jueves.

La cifra es 36,4 por ciento más baja que la registrada en el 2014, cuando fueron identificados 1.590 casos de trabajo esclavo.

Fueron 140 operaciones llevadas a cabo en el 2015, en las que se detectaron condiciones de trabajo degradantes en 90 de las 257 empresas auditadas, según un informe del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social divulgado con motivo de la celebración este jueves del Día Nacional de Lucha Contra el Trabajo Esclavo.

En la misma línea que en 2014, la mayoría de estos casos, investigados por el Grupo Especial de Vigilancia Móvil e inspectores de trabajo, fueron detectados en zonas urbanas, donde se concentraron el 61 por ciento de los casos.

La mayoría de casos detectados en áreas urbanas se produjo en los sectores de la construcción civil y textil.

En las 55 operaciones que se llevaron a cabo en zonas rurales, fueron rescatadas 403 personas.

El presidente del Sindicato Nacional de Inspectores de Trabajo (Sinait), Carlos Silva, denunció, citado por la estatal Agencia Brasil, que actualmente el Congreso tramita un proyecto de ley que “disminuye el concepto del trabajo esclavo” al ignorar toda actividad “degradante”, así como las jornadas exhaustivas.

Silva consideró que de ser aprobado este proyecto se produciría “un grave y peligroso retroceso” en el país y abogó por que este crimen pase a ser castigado con severidad, “hasta el punto de que no compense arriesgarse a practicarlo en aras de un mayor lucro”.

“Nuestras multas de escaso valor y el número insuficiente de inspectores de trabajo hacen que muchos empleadores apuesten por la impunidad y por la falta de estructura del Estado a la hora de combatir la explotación”, añadió el presidente del Sinait.

El 28 de enero fue declarado Día Nacional de Lucha Contra el Trabajo Esclavo en Brasil en homenaje a los inspectores de trabajo Eratóstenes de Almeida Gonsalves, João Batista Soares Lage y Nelson José da Silva y a su chofer Ailton Pereira de Oliveira, que fueron asesinados en 2004 en la localidad de Unaí, Minas Gerais, cuando realizaban tareas de auditoría. Los autores del crimen están detenidos.

Las operaciones de fiscalización para combatir el trabajo esclavo o análogo a la esclavitud permitieron rescatar a más de 47.000 personas en un período de 20 años, según datos de la División de Fiscalización para la Erradicación del Trabajo de Esclavos. Desde 1995, cuando el país reformuló su sistema de combate al trabajo de esclavo contemporáneo, se realizaron más de 1800 operaciones.

En los últimos años las autoridades constataron una migración del ambiente en donde se practica este tipo de delito, desde las zonas rurales a las ciudades.

Brasil 247