La economía de Brasil cerró en junio 91.032 empleos formales, elevando el número a 531.765 puestos de trabajo registrados sólo en el primer semestre, según datos del Catastro General de Empleados y Desempleados (CAGED) divulgados el miércoles.

En doce meses el cierre de empleos sumó más de 1,7 millones. El resultado de los seis primeros meses del año fue el peor de la serie histórica iniciada en el 2002.

El cierre de empleos formales ocurre en medio de una fuerte baja del nivel de actividad, con la economía de Brasil enfrentando su mayor recesión en un cuarto de siglo.

En el año pasado, el PIB se contrajo un 3,8 por ciento, mientras que este año también sufriría un retroceso que superaría un 3 por ciento, de acuerdo a las previsiones del mercado financiero.

Junio fue el décimoquinto mes seguido de cierre de  puestos de empleo formales, aunque el resultado del mismo mes del año pasado mostró la eliminación de 111.199 empleos.

Casi todos los sectores de la economía brasileña expulsaron mano de obra en el primer semestre, con excepción de la administración pública y de la agricultura. El sector del comercio lideró el cierre de vacantes, seguido por la construcción civil.

Brasil 24/7