El pleno del Senado aprobó el miércoles (24) un proyecto de ley que acaba con la participación obligatoria de Petrobras en la explotación de los yacimientos de petróleo de la capa presal. El texto, que aún será votado en la Cámara, establece que la estatal tendrá la prerrogativa de elegir si quiere ser operadora del campo o si prefiere abstenerse de la exploración mínima del 30% que actualmente exige la ley.

“Hoy en día, la ley obliga a Petrobras a participar en algo que ella no quiere y eso obstaculiza el proceso”, explicó el senador Romero Jucá, ponente del proyecto.

El dictamen sustituye el proyecto original del senador opositor José Serra, que proponía el fin de la participación obligatoria de Petrobras en la exploración del presal, aunque no le daba la prioridad sobre los campos. De acuerdo con el nuevo texto, corresponderá al Consejo Nacional de Política Energética ofrecer a Petrobras la exploración mínima del 30% de cada campo, y la empresa manifestará si acepta o no la responsabilidad.

El texto ha provocado mucho debate. Varios senadores, especialmente los del Partido de los Trabajadores (PT), afirmaron que el proyecto entrega el petróleo brasileño a empresas extranjeras a un precio bajo, una vez que el barril de crudo se está vendiendo muy barato.

“Estamos queriendo entregar la capa presal a las multinacionales a precio de ganga, a 30 dólares el barril. Petrobras la descubrió, hizo todas las inversiones y ahora, a 30 dólares el barril, se quiere sacar a Petrobras de la jugada.  Estamos dando a cambio de nada nuestro futuro, el presal”, sostuvo Lindbergh Farias (miembro del PT) en Río de Janeiro.

Para el autor del proyecto, sin embargo, el objetivo es todo lo contrario. Serra recordó que Petrobras viene atravesando una fuerte crisis económica y no tiene condiciones de hacer las inversiones necesarias para explorar el petróleo del presal. En su opinión, la obligatoriedad de la exploración es perjudicial para la empresa.

“El problema es financiero. Petrobras está ahogada financieramente”, afirmó Serra. “No estamos infringiendo ninguna prerrogativa de Petrobras, solo estamos liberándola de algunos grilletes que aprisionan y confunden la vida de la empresa”, completó el senador de São Paulo.

Agencia Brasil