Brasil, que enfrenta su recesión más aguda en varias décadas, suprimió en los siete primeros meses de este año 623.520 puestos formales de trabajo, el mayor número para el período en su historia, informó el Gobierno.

El total de empleos formales extintos entre enero y julio de este año supera significativamente el del mismo período de 2015, cuando el número de despidos superó al de contrataciones en 485.069, según el balance divulgado por el Ministerio de Trabajo.

De acuerdo con el Ministerio, en los doce meses entre agosto de 2015 y julio de 2016 Brasil perdió 1,7 millones de puestos formales, que son los declarados oficialmente y que cuentan con todas las garantías laborales.

El número de brasileños con empleo formal cayó desde 40,77 millones en agosto del año pasado hasta 39,06 millones en julio de 2016.

El Ministerio atribuyó la fuerte caída del empleo formal a la recesión de Brasil, cuya economía se retrajo un 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años, y que, según las últimas previsiones, debe encoger cerca del 3,2 % en 2016, con lo que el país encadenará dos años consecutivos de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930.

La pérdida de empleo formal ayudó a elevar el número de desempleados en Brasil a mediados de este año hasta el récord de 11,4 millones de personas, el equivalente al 11,2 % de la población económicamente activa.

Según el Ministerio de Trabajo, en julio, cuando el número de despidos superó el de contrataciones en 94.724, Brasil completó 16 meses consecutivos de pérdida de empleo formal.

La última vez que el número de contrataciones formales superó al de despidos fue en marzo del año pasado, cuando fueron creados 19.200 nuevos puestos de trabajo.

La pérdida de empleos en julio de este año, sin embargo, fue inferior a la del mismo mes del año pasado, cuando el país suprimió 157.905 puestos de trabajo.

Según el ministro de Trabajo, Ronaldo Nogueira, la reducción de los empleos formales perdidos entre julio de 2015 y el mismo mes de este año muestra que la economía comienza a reaccionar tras una larga recesión.

“Ese resultado muestra una recuperación gradual de la economía”, dijo Nogueira, quien prevé que en el segundo semestre de este año el número de contrataciones supere el de despidos.

El Espectador