El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estimó ayer que las exportaciones de América Latina y el Caribe retrocederán seis por ciento en 2016, lo que representará un cuarto año de declive consecutivo.

En semanas recientes, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) también auguró una caída en las ventas de la región, pero en una magnitud inferior, de cinco puntos porcentuales.

A juicio de la Cepal, la merma responde a la combinación de un persistente sesgo recesivo a escala mundial y al proteccionismo de grandes potencias, lo cual condujo a una ‘coyuntura especialmente difícil’ para las economías del área.

‘El valor de las exportaciones de la región caerá por cuarto año consecutivo (…) debido al menor dinamismo de la demanda mundial por sus productos y la creciente incertidumbre’, señaló la entidad de Naciones Unidas.

Los cálculos del BID indican que el total de la exportaciones en 2016 llegarán a alrededor de 850 mil millones de dólares, 50 mil millones menos que el año precedente.

Según recuerda el ente financiero, en 2015 la merma con respecto a 2014 fue del 15 por ciento, un dato coincidente con los reportes de la Cepal.

Bajo el título de ‘Estimaciones de las Tendencias Comerciales de América Latina y el Caribe’, el BID aprecia que la contracción comercial en 2016 refleja principalmente la reducción de las exportaciones hacia Estados Unidos (-5,0 por ciento) y dentro de la propia región (-11,0).

A ello se unen los menores los envíos a China (-5,0 por ciento), al resto de Asia y a la Unión Europea (-4,0), agregó el análisis.

Aunque el panorama general resulta desfavorable, el BID sostiene que la previsión más adversa recae sobre Sudamérica, con un descenso del ocho por ciento, debido esencialmente al ‘colapso en los precios de los productos básicos, en particular del petróleo y de los metales, y por la merma de la demanda de las economías asiáticas’.

De tal forma, el estudio prevé bajas notables en Colombia, Ecuador, Bolivia y Venezuela, cuyas economías tienen una alta dependencia de la factura petrolera y reciben el impacto de los bajos precios del crudo en el mercado internacional.

Mientras, México y Centroamérica en su conjunto vieron reducirse sus exportaciones en menor medida, en el orden de los tres puntos porcentuales, expone el documento.

Para 2017, el BID alerta sobre mayores riesgos de ponerse en práctica medidas proteccionistas anunciadas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, quien asumirá las riendas de la Casa Blanca en enero próximo.

‘Una aceleración de la demanda de Estados Unidos y de China podría sostener las exportaciones de la región, pero el resurgimiento de políticas comerciales proteccionistas podría afectar el pronóstico’, indicó el experto Paolo Giordano, coordinador del estudio.

En opinión de la Cepal, Latinoamérica y el Caribe deben fomentar la diversificación productiva, la innovación tecnológica y la integración dentro del área, entre otras medidas, para mejorar su inserción en la economía global.

Prensa Latina


Estimaciones de las Tendencias Comerciales de América Latina y el Caribe 

BID