El bloqueo es el obstáculo más importante para el desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano, por eso su eliminación será esencial para normalizar las relaciones con Estados Unidos, afirmó hoy el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

En declaraciones a la prensa, luego de sostener conversaciones con el mandatario estadounidense Barack Obama y en presencia de éste, Raúl subrayó que esa injusta política, impuesta a la Isla hace más de 50 años, continúa en vigor, tiene componentes disuasivos y efectos intimidatorios de alcance extraterritorial.

Reconoció que en determinadas ocasiones el gobierno de Obama ha pedido a su Congreso el fin del bloqueo, al tiempo que calificó de “positivas pero no suficientes” las últimas medidas adoptadas por la Casa Blanca para intentar modificar aspectos de esta guerra económica.

Comentó que su eliminación será también beneficioso para la emigración cubana, que desea lo mejor para sus familias y sus países, por lo cual insistió en mayores pasos que lo desmantelen totalmente.

Raúl dijo que durante el intercambio con Obama dialogaron sobre la devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo, otro obstáculo para avanzar en la normalización; tema abordado en un editorial publicado el nueve de marzo por el periódico Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba.

Al iniciar sus palabras ante la prensa acreditada, el General de Ejército expresó que en 15 meses trascurridos desde que se anunció la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas “se han obtenido resultados concretos”.

Mencionó la reanudación del correo postal directo, la firma del acuerdo para restablecer los vuelos regulares, y la ampliación de la cooperación en áreas de interés mutuo a partir de dos memorándums de entendimiento sobre la protección del medio ambiente y las aéreas marinas; y otro para mejorar la seguridad de la navegación marítima.

Anunció que este lunes se firmará otro acuerdo de cooperación en el sector de la agricultura, y que actualmente ambos países negocian un grupo de instrumentos bilaterales para cooperar en la esfera del enfrentamiento al narcotráfico, la seguridad y el comercio.

Al referirse a la Salud  dijo que Cuba y Estados Unidos han acordado profundizar la colaboración en la prevención y tratamiento de enfermedades trasmisibles, como el Zika, y enfermedades crónicas no trasmisibles incluyendo el cáncer.

Raúl reiteró a Obama la disposición del Gobierno cubano de seguir avanzando en el camino hacia la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos “por el bien de nuestros pueblos y países”.

Señaló que en ese puente ya tendido, resulta positivo el ejemplo de la  nadadora estadounidense Diana Nyad, quien después de varios intentos, el dos de septiembre de 2013 logró cruzar a nado, sin una jaula que la protegiera de los tiburones, el Estrecho de la Florida, y vencer así la distancia que geográficamente separa a ambas naciones.

Esta proeza contiene un fuerte mensaje, dijo, por lo cual expresó la esperanza de que los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos  puedan seguir venciendo obstáculos.

En tal sentido reiteró mantener el diálogo en medio de diferencias políticas e ideológicas y aclaró que tal como señaló ante el Parlamento cubano cambiar todo lo que debe ser cambiado es asunto soberano y exclusivo de la nación cubana.

Ambos países debemos cooperar, y coexistir a pesar de las diferencias  en cuanto a temas como la paz, la seguridad, la estabilidad política, el desarrollo y la equidad en nuestro continente.

Hoy ratifico que podemos poner a práctica el arte de la convivencia civilizada y aceptar y respetar las diferencias, manifestó; y convidó a no hacer de ello el centro de nuestras relaciones, y sí promover el vínculo que beneficie a nuestros pueblos; concentrarnos más en lo que nos acerca y no en lo que nos separa, subrayó.

Largo camino hemos recorrido y por eso es importante haber comenzado a dar pasos para establecer “una relación de nuevo tipo”, enfatizó Raúl.

ACN

Bloqueo es una carga obsoleta sobre el pueblo cubano, reconoce Obama

El bloqueo mantenido por Estados Unidos es una carga obsoleta que pesa sobre el pueblo de Cuba, reconoció hoy en esta capital el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Es momento de levantar el bloqueo, sostuvo en un discurso público en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, en el cual consideró que ese cerco mantenido por más de medio siglo constituye también una carga para los estadounidenses que quieren venir a Cuba para trabajar e invertir aquí.

Como presidente de los Estados Unidos, afirmó, solicité al Congreso levantar el bloqueo porque es una carga obsoleta sobre el pueblo cubano.

El mandatario indicó que basado en una política dirigida a apoyar a la nación caribeña, su gobierno ya está realizando cambios que son posibles desde el ámbito administrativo con el fin de favorecer las relaciones bilaterales.

En este sentido, precisó que se van a realizar intercambios en el área científica para encontrar curaciones a enfermedades.

También mencionó la flexibilización al envío de remesas y la promoción de los viajes de estadounidenses a la isla, lo que contribuye a incrementar los ingresos.

Obama destacó las potencialidades de desarrollo en Cuba y puso el ejemplo de los emprendimientos de los trabajadores por cuenta propia, quienes pueden innovar y adaptarse a los tiempos actuales sin perder identidad.

El presidente norteamericano pronunció el discurso en su último día en esta capital, luego de una visita de tres días considerada histórica por la prensa internacional.

En el teatro estaban presentes el presidente de Cuba, Raúl Castro, y la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso.

Prensa Latina 

Empresarios de Cuba y EE.UU. ven potencial ilimitado de negocios

Empresarios cubanos y estadounidenses identificaron hoy un potencial ilimitado de negocios conjuntos, aunque coincidieron que podría ser mayor si se eliminase totalmente el bloqueo económico que pende sobre la isla desde hace más de medio siglo.

En un foro empresarial desarrollado en el antiguo almacén de la madera y el tabaco de esta capital, convocado por la Cámara de Comercio de Cuba, la administradora del departamento federal de Pequeñas y Medianas Empresas de Estados Unidos, María Contreras-Sweet, afirmó que debatir sobre ello constituye el reinicio de una bella relación.

Cuba tiene talento para ofrecer, consideró Contreras-Sweet, quien además aseguró que los empresarios que participaron junto a ella en el foro comprenden el esfuerzo que hace Cuba hacia un movimiento del emprendimiento y el trabajo por cuenta propia.

La funcionaria agregó que los cubanos tienen grandes ideas y muchas cosas por hacer, pero con la ayuda y convenios con contrapartes estadounidenses podrían avanzar mucho más y contribuir a la consolidación de vínculos económicos entre sus países.

Por la parte cubana, la directora de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM), Ana Teresa Igarza, explicó a empresarios estadounidenses interesados en el proyecto las peculiaridades del mismo y su atractivo comercial.

Igarza detalló que la ZEDM funciona en parte como un sistema de ventanilla única, en el que pueden establecerse y promocionarse distintas industrias, como las del sector biotecnológico, que tanto interés reviste para las dos naciones.

En esa esfera la mayor de las Antillas exhibe logros concretos, que no pueden trasladarse a empresas estadounidenses debido a la persistencia de muchas prohibiciones contenidas en la política de bloqueo y aislamiento que Washington ha impuesto a La Habana durante medio siglo.

Entre esos logros destacan una vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón, que ha elevado la calidad de vida del 23 por ciento de los pacientes que la han recibido, y el Heberprot P, el mejor producto registrado para el tratamiento del pie diabético.

El foro, donde también participaron cooperativistas y pequeños emprendedores cubanos, denominados en la isla “cuentapropistas”, culminó con una intervención del presidente Obama, quien además dialogó con los participantes.

De visita oficial en Cuba, la primera de un jefe de la Casa Blanca en casi 90 años, el mandatario señaló las posibilidades de negocios que existen entre ambos países.

Asimismo, afirmó la voluntad de su gobierno de contribuir al desarrollo de los vínculos bilaterales en materia de economía y comercio, a pesar de las divergencias políticas existentes entre las dos naciones.

Similar planteamiento hizo también en la conferencia de prensa que ofreció en la jornada junto a su homólogo anfitrión, Raúl Castro, luego de sostener conversaciones oficiales.

Prensa Latina

Obama ofrece a ‘cuentapropistas’ de Cuba apoyo en negocios durante reunión cara a cara

Lidiando con las limitaciones derivadas del embargo de Estados Unidos a Cuba, cerca de medio millón de “cuentapropistas”, como se conoce en la isla a los emprendedores, se han abierto paso con sus negocios privados, y este lunes unos pocos le expresaron directamente al presidente Barack Obama sus expectativas y preocupaciones. En un encuentro cara a cara en La Habana, un peluquero, una diseñadora, un agricultor, una médica y una creadora de aplicaciones para celular, se presentaron ante el mandatario estadounidense para contar experiencias, obstáculos y requerimientos. “Estoy hoy, aquí, para decirles que Estados Unidos quiere ser su socio”, les dijo. “Esta visita y esta reunión (con el presidente Raúl Castro horas antes) creo que demuestra que los cubanos no tiene por qué temerle a los EE.UU. y yo les dije a los estadounidenses: ‘no tenemos que temer nada de Cuba’”, añadió. A pesar de la buena voluntad del presidente Obama y su gobierno, un obstáculo sigue vigente: las restricciones que impone el bloqueo económico, financiero y comercial decretado en 1961. Desde que los dos países restablecieron las relaciones diplomáticas en 2015 tras más de medio siglo de ruptura, Obama ha impulsado una serie de medidas para flexibilizar el embargo, medidas que Castro había reconocido más temprano “son positivas, pero no suficientes” para tener relaciones comerciales y financieras normales. Aún así el medio millón de cuentapropistas, que representan el 10% de la población económicamente activa –el resto trabaja para el Estado o en empresas mixtas-, apostaron por iniciar emprendimientos. Talento e ingenio cubano Gilberto Balladares, peluquero, fue el primero en tomar la palabra y contar a Obama que cuando empezó, el 95% de los peluqueros eran trabajadores estatales y apenas el 1% privados, porcentajes que hoy se han invertido. De su lado, Idiana del Río, diseñadora que fundó junto a su socia española Leire Fernández la tienda de ropa Clandestina, una empresa que empezó como un proyecto de amigas y hoy tiene 14 empleados, la mayoría mujeres, explicó que “estamos teniendo entrenamiento en negocios, que es fundamental para nosotras y que nos ha cambiado la vida y la manera de pensar en nuestro proyecto”. Días atrás, entrevistada por EL TELÉGRAFO, Idiana del Río hablaba de un hecho concreto que el levantamiento del embargo significaría para su negocio. “Me beneficiaría muchísimo porque si yo digo: ‘necesito tela’. La puedo traer de México que es buena, la puedo traer de República Dominicana que es buena también, pero ¡la puedo traer de Miami, que está aquí mismo!”, afirmó. Pero no solo los negocios han crecido en los últimos años, el ingenio cubano y el desarrollo en investigación científica también han tenido resultados en, por ejemplo, la creación de una vacuna para el cáncer del pulmón que –otra vez, debido al embargo- no puede ser comercializada en EE.UU. Y las dificultades en el acceso a internet no impidieron la creación de aplicaciones para celulares. En el mercado se distribuyen, a través de memorias USB o instalaciones directas, aplicaciones “off-line” que no requieren internet para ser vistas y que permiten desde ubicar restaurantes hasta revisar programaciones culturales. En el marco de la cita, los “cuentapropistas” refirieron necesidades que esperan puedan ser solucionadas con la ayuda de EE.UU. y el retiro del embargo. Desde acceso a maquinaria, insumos para producción, tecnología, telecomunicaciones y, por supuesto, el libre uso del dólar para los negocios, hoy restringido

El Telégrafo

Declaración ante la prensa de Rodrigo Malmierca Díaz, Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba

Buenas días

Sin lugar a dudas, una de las cuestiones que generó mayores expectativas a partir de los anuncios realizados el 17 de diciembre de 2014 por los presidentes de Cuba y Estados Unidos, fue el nuevo escenario que se crearía en las relaciones económicas bilaterales.

La aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba hace más de 50 años, ha prohibido el establecimiento de vínculos de negocios entre empresas cubanas y estadounidenses, incluso con las sucursales de estas en terceros país.

La autorización emitida en el año 2000 para la importación de productos agrícolas y alimentos procedentes de Estados Unidos, permitió la realización de las únicas operaciones comerciales que han podido desarrollarse, con grandes limitaciones, en ese mercado. Su condicionamiento a la aplicación de estrictas reglas que se alejan de la práctica comercial internacional y reducen la competitividad de los productos estadounidenses, han motivado la tendencia decreciente en los volúmenes de alimentos que se importan, cuyos valores entre el 2008 y el 2015 se redujeron considerablemente, de 801 MMUSD a menos de 200 MMUSD.

Es justo señalar que a pesar de la política de bloqueo mantenida por el gobierno estadounidense, muchos hombres de negocios de ese país estuvieron pendientes de las oportunidades que ofrecía el mercado cubano. El sector agrícola fue uno de los más activos en la oposición al bloqueo, pero no fue el único, y en los últimos años se fue incrementando el respaldo dentro de los Estados Unidos al cambio de una política, que ha sido condenada año tras año por la Asamblea General de Naciones Unidas. Sin embargo, las administraciones estadounidenses la mantuvieron e incluso se adoptaron nuevas medidas para recrudecerla.

Este escenario, tuvo un cambio trascendental el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente Barack Obama reconoció el fracaso de esa política y se comprometió a sostener un debate con el Congreso de los Estados Unidos sobre el levantamiento del bloqueo.

Desde ese momento, 4 paquetes de medidas han sido aprobados por el presidente Obama, en enero y septiembre de 2015 y en enero y marzo de 2016.

Como hemos expresado, estas medidas van en la dirección correcta y han sido demostraciones claras de las amplias facultades ejecutivas que posee el presidente Obama para, en correspondencia con su declarada oposición al bloqueo, ir vaciando su contenido con la excepción de aquellos elementos que solo pueden ser modificados por el Congreso estadounidense, al estar codificados en Ley.

El proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, en particular el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de las respectivas embajadas en Washington y La Habana, ha contribuido a establecer vías de comunicación sobre temas de interés común.

Uno de estos temas ha sido el desarrollo de los vínculos en el ámbito económico y comercial. Para abordarlo, hemos sostenido intercambios con los departamentos de Estado, de Comercio y del Tesoro de los Estados Unidos. Entre estos se destacan las dos rondas entre autoridades regulatorias, que se han dado a conocer como “Diálogos regulatorios”. El primero se efectuó a inicios de octubre de 2015 en La Habana y el segundo tuvo lugar en Washington a mediados de febrero último.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos, conducido por la secretaria Penny Pritzker, ha jugado un papel importante en estos intercambios. La Secretaria Pritzker fue la segunda alta funcionaria que viajó a Cuba después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas y a solo cinco meses de su primera visita estará nuevamente en nuestro país como parte de la delegación que encabezará el presidente Barack Obama.

Como ha sido anunciado por el Departamento de Comercio, la Secretaria Pritzker estará llegando esta tarde. Hemos conversado telefónicamente sobre este nuevo encuentro y tenemos previsto reunirnos hoy mismo, para continuar intercambiando sobre temas de interés bilateral en el ámbito de las relaciones económicas y comerciales, en correspondencia con el objetivo que compartimos de lograr la eliminación del bloqueo.

La secretaria Pritzker y la delegación que la acompañará, que incluye representantes del sector empresarial estadounidense, será recibida con respeto y hospitalidad. Esperamos seguir estableciendo puntos en común en la dirección de avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales.

Debo expresar que ambas partes hemos reconocido la validez de los diálogos regulatorios que se han sostenido, y su contribución a la comprensión de las regulaciones que impiden el establecimiento de vínculos normales en el ámbito de los negocios. Consideramos que estos intercambios son provechosos y nos hemos comprometido a mantenerlos.

En ese sentido, recientemente se efectuó un nuevo encuentro de este tipo que se centró en el alcance de las nuevas medidas anunciadas el pasado 15 de marzo.

Reconocemos que en este último paquete se han introducido cambios importantes en algunos de los temas planteados por la parte cubana en los dos primeros diálogos regulatorios, entre los que destacamos el levantamiento de la prohibición del uso del dólar en nuestras transacciones internacionales.

La efectividad de esta medida debemos comprobarla en la práctica, pues las instituciones financieras han sido sometidas a una férrea persecución y se les han aplicado sanciones que superan los 14 mil millones de dólares en los últimos años, por lo que es de esperar que se mantenga cierta resistencia a operar con Cuba, si no cuentan con seguridad y garantías de que les está permitido. Pensamos que el gobierno de los Estados Unidos puede dar pasos para trasladar mensajes claros y directos en esa dirección.

Esta es una de las cuestiones del último paquete que consideramos tiene mayor implicación en el comercio cubano, pero sólo para operaciones que se realicen con otros países, pues persiste la prohibición de utilizar el dólar en las transacciones con empresas estadounidenses, excepto algunos casos autorizadas, lo que genera costos adicionales y va en contra del interés de establecer negocios mutuamente ventajosos entre Cuba y Estados Unidos.

Téngase en cuenta que medidas aprobadas en paquetes anteriores, que podrían tener una incidencia positiva considerable, no han sido implementadas, como la capacidad de que entidades estadounidenses provean financiamiento para las operaciones autorizadas de exportación hacia Cuba, excluyendo el sector agrícola.

Otras cuestiones, que están al alcance de las facultades ejecutivas del presidente Obama, no fueron incluidas en este paquete de medidas. Menciono solo algunos ejemplos:

a)    La imposibilidad de las empresas cubanas de exportar productos y servicios a Estados Unidos.

b)    La prohibición a los empresarios estadounidenses de invertir en Cuba, más allá del sector de las telecomunicaciones.

c)    La autorización a los bancos cubanos de establecer relaciones directas con bancos estadounidenses y de abrir cuentas de corresponsalía en estos últimos.

Además, las medidas anunciadas mantienen un sesgo discriminatorio hacia las empresas del sector público, que dado el modelo económico que soberanamente ha escogido nuestro pueblo es la forma principal en la economía nacional. Por otro lado, la orientación específica hacia determinados sectores, refleja, en nuestra opinión, propósitos políticos.

El bloqueo es el principal obstáculo al desarrollo de Cuba, como lo demuestran los perjuicios que ha provocado a nuestro país, que superan los 121 mil millones de dólares. Aun adoptando medidas como las que acabo de mencionar, que están al alcance de las facultades ejecutivas del presidente Obama, no podríamos alcanzar una real normalización de las relaciones, pues el bloqueo seguiría vigente y se mantendría pendiente la solución de otros temas de alta importancia para Cuba, como por ejemplo, la devolución del territorio ocupado por la base naval de Guantánamo.

Será necesario que el Congreso de los Estados Unidos atienda a los reclamos del mundo, así como de una parte considerable del pueblo y la comunidad de negocios estadounidenses, y elimine el injusto e inmoral bloqueo al que ha sido sometido nuestro país.

En cualquier caso, Cuba seguirá avanzando en el proceso que venimos desarrollando para impulsar nuestro modelo económico, sin aplicar políticas de ajustes ni terapias de choque, con el objetivo de hacer próspero y sostenible nuestro socialismo.

Los pasos dados para promover la atracción de la inversión extranjera, la creación de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, el incremento de la autonomía del sector empresarial cubano, y la ampliación del papel que juega el sector no estatal, están entre las decisiones que hemos adoptado con este propósito.

Se ha ido restableciendo paulatinamente la confianza de los empresarios en el mercado cubano, a partir del estricto cumplimiento de los compromisos financieros asumidos por Cuba. Recientemente se llegó a un Acuerdo con el Grupo Ad hoc del Club de París y se han ido firmando los acuerdos bilaterales con los países acreedores.

Por nuestra parte, hemos ampliado los vínculos económicos con el mundo, mantenemos relaciones comerciales con más de 75 países, y hemos definido como política que debemos continuar diversificando nuestros socios y estamos trabajando de manera permanente en ese sentido.

Pensamos que el sector de negocios de los Estados Unidos debe tener la posibilidad de acceder al mercado cubano, de igual modo que lo hacen los empresarios del resto del mundo. No es Cuba quien los discrimina, sino las propias leyes estadounidenses.

Entre las actividades que se desarrollarán como parte de la visita del presidente Barack Obama, en el día de mañana se efectuará un foro de negocios convocado por la Cámara de Comercio de la República de Cuba. Las palabras inaugurales de este evento estarán a cargo del presidente de la Cámara de Comercio Orlando Hernández Guillén y la miembro del gabinete María Contreras-Sweet, encargada de la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos. En este foro participarán empresas estadounidenses, empresas públicas cubanas y el sector no estatal de nuestro país, representado por cooperativistas y trabajadores por cuenta propia. Se realizarán paneles sectoriales para la promoción de las oportunidades de negocios; se espera que el presidente Barack Obama realice una intervención y tanto la Secretaria de Comercio Penny Pritzker como yo haremos uso de la palabra.

Les informo que más de 20 empresas cubanas han identificado intereses comerciales de importación en el mercado estadounidense, y esperamos que puedan lograr la concreción de operaciones comerciales en los próximos meses. Asimismo, las empresas exportadoras cubanas seguirán promoviendo bienes y servicios de reconocido prestigio internacional que consideramos tienen posibilidades de acceder al mercado estadounidense.

Ya se ha conocido sobre varios acuerdos de negocios adoptados entre empresas cubanas y estadounidenses en materia de comunicaciones y correo postal. Esperamos que en los próximos días se den a conocer otros negocios o protocolos de intención asociados a la operación hotelera y de cruceros, así como al comercio de equipos y componentes para el sector eléctrico, la trasportación aérea y la asistencia médica.

Estos sólo son algunos ejemplos de las grandes potencialidades existentes.

Como parte de la visita del presidente Obama se encuentra en Cuba una importante representación de líderes empresariales estadounidenses. Esperamos que sea una ocasión propicia para que establezcan vínculos con las empresas cubanas, aumenten su conocimiento sobre las oportunidades que ofrece el mercado cubano y puedan sumarse en su país a la campaña por la total eliminación del bloqueo.

Muchas gracias.

Minrex