La unidad de los trabajadores a escala mundial es uno de los sueños que siempre persigue la izquierda. Y un paso, por lo menos en América del Sur, está dando el Bloque de Trabajadores de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), constituido formalmente en Caracas por centrales sindicales de Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Venezuela.

Se debe recordar que el ALBA está integrado desde 2004 por Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Para esta primera reunión estuvieron presentes Oswaldo Chica y Oswaldo Galarza, ambos de la Confederación Unificada de Trabajadores de Ecuador (CUT–E); por El Salvador asistieron Onidia Gómez de la Plataforma Sindical de Centroamérica y el Caribe (PSCC) y Luis Berrios de Confuerza; José Antonio Zepeda y José Angel Bermudez del Frente Nacional de Trabajadores de Nicaragua (FNT) y José Luis Baquedano del Frente Nacional de Resistencia de Honduras (FNRH). En el caso venezolano, la abanderada es la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST), encabezada por su presidente Wills Rangel; el coordinador general Carlos López y los directivos Rafael Chacón, Orlando Castillo y Elizabeth Totesaut.

El coordinador de relaciones internacionales de la CBST, Jacobo Torres, esbozó: “Esta reunión constitutiva es un encuentro de integración y unidad con nuestros hermanos y hermanas del ALBA, donde por fin estamos cumpliendo un viejo sueño para ratificar el legado de nuestro comandante Chávez y todo el impulso que nuestro presidente obrero Nicolás Maduro le ha dado a la construcción de la unidad latinoamericana y, muy en especial, la unidad de los países del ALBA”.

DOCE MILLONES

El directivo insistió en que el Bloque de Trabajadores del ALBA, “es, antes que nada, una herramienta para la defensa de los procesos políticos y las revoluciones que están en marcha en nuestros países. Se trata de defender al presidente de Ecuador, Rafael Correa frente a la agresión de la Chevron Texaco; es defender a la Revolución Bolivariana frente a la agresión por el tema del Esequibo y la Exón Mobil como punta de lanza del imperio, es defender a la Revolución Salvadoreña. Es defender incluso a los que no están en el ALBA, como por ejemplo la presidenta brasileña, Dilma Rousseff; y al presidente de Bolivia, Evo Morales, quien está siendo víctima de nuevos ataques, después que estuvieron quietitos un tiempo”.

Cuando el Correo del Orinoco le preguntó a Torres sobre el problema que presentaría para este bloque las diferentes leyes del trabajo existentes en estos países aliados, no titubeó al señalar que “se avanzará en una posible unificación, respetando las asimetrías de la legislaciones laborales y los niveles de desarrollo de cada país. Es ver qué aporta cada quien y contribuir a producir esos espacios y una agenda común”.

En cifras, el dirigente indicó que esperaban que cerca de 12 millones de trabajadoras y trabajadores puedan adherirse a esta iniciativa, “ya que además de los países signatarios del ALBA, están invitados a integrarse naciones observadoras para totalizar 12 naciones. En segundo lugar, es avanzar en los proyectos de integración que fueron la inspiración fundamental del Comandante Hugo Chávez Frías”.

UNIDAD… UNIDAD

Asimismo, adelantó Torres que el 5 de noviembre y “en el marco de la conmemoración de los 10 años de la derrota del ALCA y el nacimiento del ALBA, se celebrará un encuentro internacional de solidaridad en Venezuela organizado por el Bloque de Trabajadores del ALBA y el Encuentro Sindical Nuestra América (ESNA). Aquí está la vanguardia de los trabajadores de América Latina construyendo una integración distinta a los modelos que ya conocemos”.

Por su parte, Wills Rangel explicó que el Bloque Alba Trabajador espera participar el 2, 3, 4 y 5 de agosto en un evento en Curazao con delegaciones de países de la Comunidad del Caribe (Caricom) “para debatir sobre la soberanía de los pueblos”.

Apuntó que la idea que tienen es que Alba Trabajador pueda debatir en bloque ante la Organización Internacional de los Trabajadores (OIT), con los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), “hasta llegar al Esna, el Encuentro Sindical de Nuestra América, que reúne a los países de la Celac -Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Además, seguiremos dando el debate en torno a la creación de una Celac Obrera, idea propuesta por el presidente Nicolás Maduro”.

Fuente: Correo del Orinoco