Una nueva ronda de negociaciones entre Centroamérica (menos Belice) y Corea del Sur para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) concluyó con avances en las políticas de competencia, defensa comercial, asuntos institucionales, solución de controversias y obstáculos técnicos al comercio.

Aspectos técnicos, en los que se requiere más diálogo y la negociación de listados y anexos, serían abordados en una minironda a realizarse en Seúl del 29 de marzo al 1 de abril próximo, informó en esa capital el Ministerio de Comercio surcoreano en un comunicado.

Esta tercera ronda de conversaciones tuvo lugar en San Francisco, California, EE.UU, del 22 al 25 de febrero pasado. Estos contactos se iniciaron con unas pláticas de aproximación en Houston, Texas, en septiembre pasado, y luego se realizaron dos encuentros formales, el primero en Seúl, y el segundo en San Salvador, en 2015.

La República de Corea significa un mercado muy interesante en oportunidades para productos agrícolas, agroprocesados y productos del mar de Centroamérica, por lo que  un acuerdo comercial de amplia cobertura contribuirá a reducir las barreras arancelarias y no arancelarias a nuestras actuales exportaciones.

Ambas regiones tienen una estructura industrial complementaria. Es decir, no necesitan competir en sus productos de exportaciones e importaciones, y por lo tanto de firmarse el pacto entre ambas partes, el comercio y las inversiones van a incrementarse sustancialmente.

La delegación surcoreana en las negociaciones estuvo liderada por el director general para TLC del país asiático, Cheong Seung-il, y la centroamericana, por el viceministro de Comercio de Honduras, Melvin Redondo.

Corea del Sur ha expresado un creciente interés en los recursos naturales de los países de la región centroamericana, que por su parte buscan atraer inversiones y vender productos como azúcar, café o minerales en el mercado surcoreano.

La cuarta economía de Asia se ha convertido en las últimas dos décadas en un importante socio comercial de varias naciones de América Latina hasta el punto de haber suscrito sendos tratados de libre comercio con Chile y Perú, y prevé ratificar uno con Colombia.

Corea del Sur y Centroamérica han ampliado sus intercambios comerciales a un ritmo promedio del 16 por ciento anual en los últimos 20 años, según datos del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

La voz del sandinismo