Con un bus especialmente acondicionado con contenedores de reciclaje para seis tipos de materiales, el que recorrerá 120 colegios de 16 comunas de la Región Metropolitana, generando a su vez una recuperación de residuos de 21 toneladas aproximadamente, se dio el vamos a la Ley de Fomento al reciclaje que permitirá establecer una política pública eficiente en materia de reciclaje. A su vez, la ley de Fomento al Reciclaje cuenta con un presupuesto de 6 mil millones de pesos y generará un “Fondo de Reciclaje”, que permitirá desarrollar emprendimientos en esta materia.

“Hoy es un día histórico para el reciclaje en Chile. Formalizar esta industria, no es propio de países ricos, sino que de países inteligentes. Muchos de ustedes recordarán que en las casas antiguamente existía la bolsa para comprar el pan, las botellas para comprar leche o cuando nuestros zapatos se rompían los llevábamos al zapatero. Ahora llegó el momento de rescatar esas tradiciones que hoy se definen como “economía verde”, con esta ley llegó el momento definitivo de pasar de la cultura de lo desechable a la cultura de lo reutilizable”, así lo señaló el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier. Con este paso, la ley queda lista para su promulgación por parte de la Presidenta Michelle Bachelet.

“Contar con una Ley de Fomento al Reciclaje traerá al país más empleos y emprendimientos verdes, información y ecoetiquedado para privilegiar los productos amigables con el medio ambiente. Actualmente en Chile se recicla solo el 10% de los residuos, con esta ley, triplicaremos al menos nuestras tasas de reciclaje”, explicó el ministro Pablo Badenier.

Cabe destacar que Chile genera al año 17 millones de toneladas de residuos, 7 millones de toneladas de residuos son domiciliarias y de eso, actualmente no se alcanza a reciclar el 10 por ciento. Además la tasa de generación de residuos en los chilenos es alta y creciente, cada uno de nosotros produce 1,1 kilo de residuos por habitante/país. Se espera con esta nueva ley, disminuir la cantidad de residuos generados y bajar la demanda de uso de rellenos sanitarios.

También, el ministerio del Medio Ambiente tendrá nuevas competencias para la gestión de residuos: certificación, rotulación y etiquetado, sistema de depósito y reembolso, ecodiseño, mecanismos de separación en origen y recolección selectiva, mecanismos para manejo ambientalmente racional de residuos y mecanismos para prevenir la generación de residuos.

Más de 60 mil recicladores de base (ex cartoneros) serán empadronados y calificados para el manejo de residuos y materias primas

Para que la ley sea una realidad, son varios los actores que estarán involucrados en su implementación: los empresarios y fabricantes de productos prioritarios, los consumidores y los “gestores” de estos residuos, que serán las empresas, municipios y los recicladores de base.

Los municipios y recicladores de base jugarán un rol clave en la recuperación de residuos. Los recicladores contarán con una definición especial que les reconocerá como gestores para la ley. Además se registrarán y se certificarán en el Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales. “Los recicladores de base se convertirán en verdaderos profesionales del reciclaje, hoy los recolectores conforman una industria informal, con la ley van a lograr su propio modelo de negocios”, destacó el titular del Medio Ambiente.

Desde los municipios se podrán celebrar convenios con sistemas de gestión y con recicladores de base. La Ley les permitirá pronunciarse fundadamente sobre solicitudes de permiso para el establecimiento la instalación y/u operación de instalaciones de recepción y almacenamiento. Además, deberán incorporar en sus ordenanzas municipales la obligación de separar los residuos en origen, cuando así lo determina el Decreto Supremo. También, promoverán la educación ambiental sobre prevención y valorización, diseñarán e implementarán estrategias de comunicación, sensibilización y medidas de prevención.

En paralelo, Exequiel Estay, dirigente nacional de los recicladores de base de Chile, indica que son 60 mil los recicladores que cubren el territorio y que han conformado una gremial: “Nosotros hemos estado desde el origen de esta ley participando. Desde el gobierno anterior de la presidenta Bachelet, luchando por nuestra inclusión en esta ley. Fuimos perseverantes e insistimos en decir que para esta ley somos fundamentales. El reciclaje que nosotros realizamos en las calles es de 2 toneladas al mes de material que se recupera. Esa información nos permitió demostrar que somos importantes en este modelo y al mismo tiempo le exigimos al gobierno que nos entregara una certificación de nuestras competencias, para poder entrar en los sistemas de gestión. Necesitamos estar capacitados y formalizados por ChileValora y el Ministerio del Medioambiente y quedó estipulado en la ley. Esto tiene una duración de 5 años y deberíamos terminar siendo gestores profesionales. Es importante tomar los ejemplos de Brasil, Colombia y Argentina, ya que el Banco Mundial hizo un estudio sobre los recicladores en América Latina y el Caribe, donde el resultado arrojó una cifra de 4 millones de personas que viven de lo que desecha la sociedad, de lo que todos dejamos en nuestros basureros. Además, tomamos como desafío incorporar a la mujer, porque actualmente existen más mujeres que hombres recicladores”, apuntó Estay.

Finalmente, los productos prioritarios que establece el proyecto, son seis: aceites lubricantes, envases y embalajes, aparatos eléctricos y electrónicos, baterías, pilas y neumáticos. Fueron elegidos porque son de consumo masivo, de volumen significativo, la mayoría (tres de ellos) son residuos peligrosos, son factibles de valorizar y se puede generar una regulación comparada con ellos.

“Esta ley permitirá que en Chile se cree una industria formal de reciclaje que permita incrementar nuestros índices en esta materia y lo transformen en una actividad económica relevante. Esto también ayudará a impulsar una cultura de separación de residuos por parte de la comunidad, incentivando su contribución a la cadena de reciclaje, y ayudará a implementar sistemas de etiquetado y ecodiseño que permitan una mayor recuperación” concluyó el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

El Ciudadano