Diferentes Sindicatos, agrupados en “Trabajadores por una Mejor Reforma Laboral” y el “Comité de Iniciativa por la Unidad Sindical” (CIUS), rechazan el proyecto de ley conocido como Reforma Laboral y preparan sus actividades en el mediano plazo.

La “Agrupación de Trabajadores por una Mejor Reforma Laboral” y el “Comité de Iniciativa por la Unidad Sindical”, han concluido que el proyecto de reforma laboral impulsado por el gobierno no cumple con las necesidades básicas que tenemos los trabajadores.

Todas las propuestas e indicaciones hechas por el gobierno, son de naturaleza pro empresarial, lo que consolida y profundiza el Plan Laboral de la Dictadura en cuanto mantiene la negociación colectiva circunscrita al ámbito de la empresa e incluso introduce nuevas formas de flexibilidad laboral que precarizan aún más las jornadas de trabajo, otorgándole así nuevas concesiones al empresariado.

Lo que se ha mostrado a la opinión pública como avances del proyecto se anulan frente al grave daño que se hará a los trabajadores con medidas como el aumento de la jornada de trabajo a 12 horas diarias, a 7 días corridos, la eliminación del tope diario de horas extras y del tiempo de cambio de vestuario de la jornada laboral, la exigencia de quórum para negociar, el descuelgue individual de la negociación en cualquier momento, la duplicación de las causales para proporcionar “equipos de emergencia”, la suspensión de la negociación colectiva, la eliminación del pago de indemnizaciones adicionales en caso de despido antisindical, la prohibición de huelga a empresas estratégicas y la reanudación de faenas por decisión judicial sin eliminar la amplitud de las causales.

El proyecto no resuelve las justas demandas y necesidades de las organizaciones sindicales y la clase trabajadora. No se dice nada de la “Negociación Ramal”, del despido por “necesidades de la empresa”, el “pago de gratificaciones”, el “subcontrato”, el “reajuste mínimo por IPC” entre otras demandas. El carácter “antisindical” de este proyecto de ley no va a cambiar, así se ha demostrado durante todos estos meses. Es por eso que hacemos un llamado a todas(os) las(os) Trabajadoras(es) y a todas las Organizaciones Sindicales de Chile a “rechazar este proyecto de ley” y a trabajar en forma conjunta para enfrentar este nuevo escenario adverso, con “organización y movilización”. Adhieren a esta declaración, trabajadoras(es), dirigentas(es).

El Mostrador