El jefe del aeropuerto de Santiago de Chile, Juan Luis Rodríguez, descartó hoy que existan “riesgos de seguridad” para los pasajeros en la segunda jornada de la huelga convocada por los trabajadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), en demanda de mejores pensiones.

“El personal de la Fuerza Aérea que reemplaza a los funcionarios en huelga está debidamente capacitado”, aseguró Rodríguez a los periodistas.

Añadió que “el aeropuerto está funcionando con normalidad, con todos sus servicios” y precisó que este jueves, primera jornada de la huelga de 48 horas, “se realizaron 360 operaciones aéreas, de las 420 que estaban programadas”.

Por su parte, el presidente de los trabajadores en conflicto, José Pérez, reiteró que las “medidas de contingencia” que han tomado las autoridades frente a la movilización “están poniendo en riesgo la seguridad de los pasajeros y las aeronaves”.

Asimismo, enfatizó que la presencia de los militares en los aeropuertos “nunca se había visto, no pueden decir que es una situación normal, es anormal y una forma de amedrentar”, sostuvo.

Entre tanto, el ministro de Defensa, José Antonio Gómez insistió ante los periodistas que “haber realizado este paro es absolutamente irracional” y recalcó que “las puertas del ministerio están siempre abiertas para el diálogo”.

Los trabajadores de la DGAC, institución que depende de la Fuerza Aérea, piden ser asimilados al sistema de pensiones de las Fuerzas Armadas, lo que ha sido descartado por el gobierno.

El ministro Gómez lamentó además las críticas de los huelguistas sobre la seguridad en los aeropuertos y las condiciones que se están dando a los pasajeros para que viajen.

Este mismo viernes, los funcionarios de la DGAC tienen prevista una asamblea para evaluar si extienden la paralización, que según la convocatoria original debiera terminar este viernes a la medianoche (03.00 GMT del sábado).

Para hoy fueron reprogramados 13 vuelos nacionales y se espera que durante todo el día despeguen de Santiago 380 aviones, con destinos dentro y fuera de Chile.

Mientras tanto, la aerolínea LAN suspendió el 35 % de sus operaciones, que son entre 63 y 67 vuelos, afectando a unos 2.000 pasajeros.

Expansión