Desde el 28 de enero el gobierno de China permite el ingreso de mango fresco ecuatoriano, lo que significa un nuevo mercado para los productores nacionales. Esta decisión es el resultado de un trabajo que realizaron Pro Ecuador y la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agrocalidad).

En la lista que publica la agencia china existen 22 empresas aprobadas para exportar. El anuncio lo hizo la Administración de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de China (AQSIQ) a través de su portal web. En Ecuador, Fundación Mango es la entidad que agrupa a la mayor parte de productores y exportadores de la fruta. Su director, Johnny Jara, explicó que esta decisión es una gran oportunidad para diversificar el destino del producto.

Hasta el momento el principal mercado del mango ecuatoriano es Estados Unidos. Según las cifras registradas en el Banco Central, desde  enero a noviembre de 2015 se exportaron 27.043 toneladas de mango por un valor FOB de $ 21’499.860. De ese total, el 88% se colocó en el mercado estadounidense. Esta información del Banco Central concuerda con la que registra la Fundación.

Jara explicó que la situación económica mundial no ha alcanzado al sector sino que, por el contrario, la apreciación del dólar ha provocado que las exportaciones se incrementen a Estados Unidos, llegando al 90%, entre octubre y enero, que es cuando se cosecha en el país.

En cambio, México y Canadá sí fueron mercados afectados por la apreciación del dólar, explicó Jara. El empresario resaltó que la situación con Estados Unidos se dio porque la agencia de control de ese país incrementó el peso permitido de la fruta.  Jara comentó que “antes solo se podía enviar mangos de 660 gramos como máximo. Ahora se exportan frutas de hasta 900 gramos”.

ProEcuador informó que Reino Unido es otro potencial mercado en desarrollo para los exportadores de la fruta. Las afirmaciones tienen como base las declaraciones del representante de Fundación Mango, Bernardo Malo, dice el comunicado.

El exportador explica que en ese mercado Ecuador cubre la brecha no satisfecha por la producción peruana y brasileña. Jara aclaró que primero sale la fruta de Brasil, luego de Ecuador y después de Perú. Así se abastece de fruta todo el año. (I)

El Telégrafo

China autoriza exportações de 17 frigoríficos brasileiros

O Ministério da Agricultura, Pecuária e Abastecimento informou hoje (4) que a China autorizou 17 frigoríficos brasileiros a exportar para o país asiático. Desse total, cinco são de carne bovina, oito de aves e quatro de suínas. As empresas estão distribuídas em cinco estados.

Em São Paulo estão três frigoríficos de bovinos e um de aves; em Minas Gerais, dois de bovinos e dois de aves, no Rio Grande do Sul dois de aves e dois de suínos, no Paraná, três de aves e em Santa Catarina dois de suínos.

Segundo o ministério, com as novas habilitações, haverá um aumento de US$ 340 milhões nos embarques de carnes para o mercado chinês. O órgão informou ainda que o início efetivo das vendas depende agora de negociação entre os frigoríficos e os importadores chineses.

As exportações de carne bovina do Brasil para a China foram retomadas no ano passado, com a suspensão, em maio, de um embargo do país asiático ao Brasil que durava desde 2012.

Em novembro de 2015, em missão à China, a ministra da Agricultura, Kátia Abreu, e o ministro da Administração-Geral de Supervisão de Qualidade, Inspeção e Quarentena (Aqsiq) daquele país, Zhi Shueing, concordaram em estabelecer um cronograma de trabalho para análise de estabelecimentos brasileiros que aguardavam autorização para exportar.

Com a habilitação dessas 17 plantas, o Brasil passa a ter 65 frigoríficos autorizados a exportar carne para a China. Desses, 38 são de aves, 16 de bovinos e 11 de suínos. Em 2015, o Brasil exportou à China um total de US$ 1,1 bilhão em carnes, dos quais US$ 477 milhões em carne bovina, US$ 608 milhões em carne de frango e US$ 10 milhões em carne suína.

Agência Brasil

MST de Brasil: “Estamos entrando en un nuevo periodo de la lucha de clases” /Carta de Caruaru

1. La actual crisis mundial del capitalismo, iniciada desde 2008, causa el aumento del desempleo, el aumento de la desigualdad social, la concentración de renta y riquezas, además de intensificar el uso de aparatos represivos del Estado en todas las partes del Mundo.

2. El gran capital se muestra incapaz de aportar salidas para esa crisis del capitalismo. Se enfatiza que será una crisis profunda, prolongada, que requerirá reformas estructurales. Sus consecuencias sociales son impredicibles.

3. En el escenario nacional, a la crisis internacional del capitalismo se suma el agotamiento del modelo neodesarrollista, basado en el crecimiento económico y distribuición de renta con conciliación de clases, iniciado en 2003.

4. Frente a la gravedad de la crisis, la clase dominante demuestra no tener unidad alrededor de un nuevo proyecto hegemónico para el país. Hay sectores de la burguesía que persisten en la defensa del modelo neodesarrollista. Y tiene la otra porción que anhelan la reanudación y profundización del modelo neoliberal.

5. La presidenta Dilma Rousseff, desde el inicio de su 2º mandato, erró en presentar un programa económico de medidas neoliberales, adoptado de su adversario político, derrotado en las urnas. Tal equivoco generó el agravamiento de la crisis económica y fragilizó el apoyo popular que aseguró su victoria en las elecciones presidenciales.

6. Así mismo, el gobierno siguió cediendo al gran capital, retirando derechos sociales y laborales y seguindo com el ajuste económico, que se hay mostrado fracassado em 2015.

7. Las anunciadas reformas laborales y de la seguridad social – que penalizan a la clase obrera y, especialmente, a las mujeres campesinas – son inaceptables; y si se concretizan provocarán una ola de luchas populares en todo el país contra el gobierno.

8. De la misma forma requerimos que el gobierno enfrente el modelo de agricultura del agronegocio. Es una agricultura financiada por el ahorro social y subvencionada con recursos públicos, destinada a atender las demandas del mercado internacional. Este modelo de agricultura causa la concentración de renta y de la propriedad de la tierra, aumenta la desigualdad social, produce alimentos con pesticidas, promueve una irracional destrucción ambiental en nuestro país y subordina toda la cadena de producción agropecuaria al control e interés de las empresas transnacionales y del capital financiero.

9. Todo este contexto señala un nuevo período histórico de la lucha de clases. Cabe a la clase obrera enfrentar el desafío de estimular las luchas populares en las calles, construir la unidad de clase y alimentar el Pueblo con los ideales de una sociedad avanzada, socialmente justa y democrática.

10. Urge a la clase obrera construir colectivamente, a través de todas la mediaciones: sindicatos, movimentos populares y partidos progressistas, un nuevo proyecto político para todo el país. Un proyecto fundamentado en la defensa y profundización de la democracia popular, en la distribución de la riqueza y en la soberanía nacional.

11. La Frente Brasil Popular (FBP), creado en septiembre/2015, en Belo Horizonte/MG, logro la unidad de una parte de la clase obrera alredor de una plataforma política mínima de un proyecto político para Brasil. Como miembros del FBP, vamos a hacer todo nuestro esfuerzo para su consolidación en todos los Estados y municipios. Nos corresponde también la tarea de ampliar el Frente con otros sectores y organizaciones, además de profundizar el diálogo con otros Frentes existentes.

12. En el campo, ante la ineficiência y apatía del gobierno en adoptar medidas a favor de la Reforma Agraria, intensificaremos las movilizaciones populares, las ocupaciones de latifúndios improdutivos y de fincas, según lo establecido por la Constitución Federal de 1988, que no cumplen con la función social.

13. Lucharemos por la Reforma Agraria Popular, centrada en la distribución de tierras para las famílias campesinas y en un nuevo modelo de agricultura basada en la agroecología que priorize la produción de alimentos sanos, y la cooperación agrícola, asociada con la implantación de agroindustrias en las áreas de Reforma Agraria.

14. La Reforma Agraria Popular es inseparable del derecho de la población del campo tener acceso a la educación y al conocimiento. Así, lucharemos contra el cierre de las escuelas de las zonas rurales y exigiremos, para cada área de asentamiento, la existencia física de escuelas que proporcionen una educación pública, de calidad social y gratuita. ¡La educación es un derecho, no una mercancía!

15. Juntos con la Via Campesina y los demás movimentos populares del campo, lucharemos por la soberania alimentaria de todos los pueblos, en defensa de las semillas como un patrimonio de la humanidad, y para que el alimento sea un derecho del ser humano y no uma mercancia que solo busca las ganancias de las empresas transnacionales, a expensas de la miseria y el hambre de millones de seres humanos.

Asumimos el compromiso de continuar e intensificar las luchas populares de 2015. En 2016 volveremos a las calles contra las fuerzas imperialistas, la derecha partidaria, el conservadorismo del Congreso Nacional, el oligopolio de los médios, los sectores reacionários y golpistas incrustrados en el aparato estatal. Estos quieren hacer retroceder el país en las conquistas sociales ya obtenidas, en los derechos laborales ya logrados y en el avance de las políticas económicas que reducen la desigualdad social.

Será un año de muchas luchas y superación de desafíos en la construcción de la unidad de la clase obrera, de la retomada de las luchas populares, de la solidariedad con todos los pueblos en lucha y la construcción de un proyecto político popular para nuestro país.
Caruaru/PE, 30 enero de 2016.
Coordinacción Nacional del MST

Resumen Latinoamericano