“¡Se vive, se siente, el paro está presente!”, con esa arenga cientos de personas salieron a las calles del centro de Medellín para protestar por el salario mínimo, la venta de Isagen y la reforma tributaria de Colombia.

A las 9:00 de la mañana, con carteles, pitos y gritos salieron cerca de 2.000 manifestantes, desde la calle Carabobo a la altura del Jardín Botánico hasta el Parque de las Luces, con el único fin de hacer sentir una voz de protesta y unirse a la movilización nacional que pretende llamar la atención del gobierno colombiano, para que revisen las inconformidades y se implementen nuevas soluciones.

Según los manifestantes el Iva no debe subir, por el contrario piden a Juan Manuel Santos que lo reduzca al 12% como lo prometió antes de ser elegido presidentey que el salario minimo aumente un poco más de la cifra ya establecida.

El paro que también se desarrolló en otras ciudades como Bogotá, Pereira, Cali, entre otras, fue convocado por redes sociales y reunió a trabajadores, estudiantes y pensionados. En Medellín, no sufrió ninguna alteración de orden público.

Caracol

Paro Nacional: Colombianos marcharon contra decisiones económicas

Centenares de colombianos se manifestaron en diferentes lugares del país contra las decisiones económicas del Gobierno, entre ellas el bajo incremento del salario mínimo, una previsible alza de impuestos, la venta de la empresa de energía Isagen y los precios de los combustibles.

Acá más información sobre actualidad

En ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Manizales, Armenia, Ibagué y Cartagena, entre otras, representantes de sectores sindicales, económicos, educativos y sociales protestaron atendiendo una convocatoria promovida en las redes sociales.

En Bogotá, unos 500 manifestantes se congregaron en la céntrica Plaza de Bolívar donde aseguraron que esperan enviar una petición al Gobierno del presidente del país, Juan Manuel Santos, con la propuesta de que el aumento del salario mínimo sea del 12 % y no del 7 % como se decidió por decreto.

De igual manera pedirán al mandatario que no aumente el porcentaje del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del que se dice subirá del 16 % al 19 %, y que además revoque la medida del 4×1.000, un impuesto sobre las transacciones bancarias.

“Somos cerca de 47 millones de colombianos contra 300 que están arriba en el poder. ¿Vamos a permitir que sigan haciendo con nuestro dinero y nuestras vidas lo que quieran?, afirmaron algunos de los líderes de la convocatoria a través de las redes sociales.

“La movilización que estamos haciendo es para protestar por el bajo salario mínimo que nos dejaron, no alcanza para nada, tienen aguantando hambre a los colombianos y con el alza de la gasolina los productos de la canasta familiar están por las nubes”, afirmó uno de los manifestantes.

En Medellín, la segunda ciudad más importante del país, los manifestantes aseguraron estar indignados por la corrupción y por los altos precios de la canasta familiar.

“El pueblo está cansado de que Santos haga lo que le da la gana”, dijo a periodistas María Victoria García, líder de la marcha en esa ciudad.

En Cali la vocera del Movimiento Ciudadano, Liliana Andrea Bermúdez, afirmó que la iniciativa tiene como objetivo protestar contra “las injusticias que se están cometiendo en este país contra los ciudadanos de a pie”.

Por su parte, la Confederación General del Trabajo (CGT) informó que luego de tres reuniones las centrales decidieron convocar a un Paro Nacional general que se realizará “en fecha que será acordada la próxima semana”, según un comunicado.

“Al paro se sumarán los gremios camioneros que conforman la Cruzada Camionera, cuyos dirigentes manifestaron su disposición de sumarse al cese de actividades a nivel nacional”, agregó la información.

El presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, señaló que la huelga fue aprobada tras analizar la situación económica y social del país y ante la negativa del Gobierno de revisar el decreto que fijó el aumento del salario mínimo.

También ante la reciente venta de Isagen al fondo de inversión canadiense Brookfield Asset Management, y las medidas económicas que se dispone a adoptar en una reforma tributaria, añadió.

COMITÉ EJECUTIVO DE LA CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO, CGT APRUEBA REALIZACIÓN DEL PARO NACIONAL

La Confederación General del Trabajo, CGT aprobó la realización de un paro general nacional en fecha que será acordada la próxima semana en reunión con los presidentes de la CUT, la CTC, la Confederación Democrática de Pensionados, CDP y otros sectores.

Al paro nacional general se sumarán los gremios camioneros ACC, ATC, AMT y CCT, que conforman la Cruzada Camionera, cuyos dirigentes manifestaron su disposición de sumarse al cese de actividades a nivel nacional.

El presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez Esguerra, dijo que la decisión del cese de actividades fue adoptada por el Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación tras analizar la situación económica y social del país ante la negativa del presidente Juan Manuel Santos de revisar el decreto mediante el cual fijó en un 7 por ciento el reajuste del salario mínimo, la absurda decisión de vender Isagen y las medidas económicas que se dispone a adoptar el Gobierno en materia de reforma tributaria.

El Comité Ejecutivo de la CGT facultó a Gómez Esguerra, presidente de la confederación, para que acuerde con los presidentes de la CUT, la CTC y de la Confederación Democrática de Pensionados, CDP, la hora cero del paro nacional.

Además de los gremios camioneros, al paro se sumarán otros sectores de trabajadores como los petroleros y del Estado, las dignidades agropecuarias, el movimiento cooperativo, los pensionados y un conjunto de organizaciones sociales.

Los dirigentes sindicales reafirmaron que la decisión de organizar y realizar el paro nacional se fundamenta en determinaciones lesivas adoptadas por el Gobierno como son el pírrico aumento del salario mínimo en un 7 por ciento; los incumplimiento de los pactos firmados con los campesinos, con los camioneros y con los pensionados; la venta de Isagen y la intención de privatizar otras empresas de la administración de Bogotá y otros activos de la Nación; el desmesurado incremento de precios de los productos básicos de la canasta familiar (que no es consecuencia únicamente del fenómeno de El Niño); el pésimo servicio de energía que presta Electricaribe en la costa Caribe; el aumento del desempleo y la creciente tercerización laboral, entre otros.

El presidente de la CGT advirtió que llegó la hora de reaccionar en defensa de los intereses del pueblo colombiano y aclaró que no se trata de un paro contra la población ni contra el proceso de paz sino de reclamar justicia para el conjunto de la población.

Departamento de Información y Prensa CGT

Bogotá, 22 de enero de 2016

CGT de Colombia