El economista Mauricio Clavería, especialista en comercio internacional de la consultora Abeceb, consideró hoy que el Brexit “es un tema más vinculado a la Unión Europea, y es algo interno que no va a tener demasiada implicancia respecto del comercio externo argentino”.

“El grueso del mercado exportador de la Argentina pasa por Brasil, el resto de Latinoamérica, China, los mercados de Oriente y África”, detalló en diálogo con Télam.

“El comercio con la Unión Europea depende más de la tasa de crecimiento económico y no tanto de la estructura institucional” del bloque, estimó.

En cambio, consideró que el Brexit “puede incidir en el acuerdo entre la Unión Europa y el Mercosur, que se puede ver demorado. No hay demasiadas expectativas que ese acuerdo se cierre rápido, y el Brexit es una traba que pondrá un período de transición. Es difícil que el acuerdo se logre en el mediano plazo”, estimó.

Consultado sobre si la venta de granos argentinos al exterior se puede ver afectada por el Brexit, dijo que “nos puede afectar, pero todo depende de los precios, para mantener el equilibrio externo”.

Estimó que el Brexit es un “ruido” de corto y mediano plazo, y que justamente la Argentina en los meses de mayo, junio y julio se encuentra vendiendo su cosecha, por lo que una eventual caída de precios puede afectar su balanza comercial y las cuentas externas.

Sobre el costo del financiamiento internacional, dijo que el Brexit “puede implicar cierto desorden en los mercados, aunque la tasa de los Estados Unidos está muy baja y se modifica poco”.

“El costo financiero para la Argentina depende más de sí misma, de su riesgo país, determinado por la inflación, el ordenamiento fiscal y la balanza de pagos”, detalló.

Para Clavería, la Unión Europea es una suerte de “camisa de fuerza” que determina el déficit fiscal, las cuentas externas y el tipo de cambio de los países miembros, lo que representa una “pérdida de autonomía” de las naciones.

Por su parte, el economista Mauricio Clavería, especialista en comercio internacional de la consultora Abeceb, consideró hoy que el Brexit “es un tema más vinculado a la Unión Europea, y es algo interno que no va a tener demasiada implicancia respecto del comercio externo argentino”.

“El grueso del mercado exportador de la Argentina pasa por Brasil, el resto de Latinoamérica, China, los mercados de Oriente y África”, detalló en diálogo con Télam.

“El comercio con la Unión Europea depende más de la tasa de crecimiento económico y no tanto de la estructura institucional” del bloque, estimó.

En cambio, consideró que el Brexit “puede incidir en el acuerdo entre la Unión Europa y el Mercosur, que se puede ver demorado. No hay demasiadas expectativas que ese acuerdo se cierre rápido, y el Brexit es una traba que pondrá un período de transición. Es difícil que el acuerdo se logre en el mediano plazo”, estimó.

Consultado sobre si la venta de granos argentinos al exterior se puede ver afectada por el Brexit, dijo que “nos puede afectar, pero todo depende de los precios, para mantener el equilibrio externo”. Estimó que el Brexit es un “ruido” de corto y mediano plazo, y que justamente la Argentina en los meses de mayo, junio y julio se encuentra vendiendo su cosecha, por lo que una eventual caída de precios puede afectar su balanza comercial y las cuentas externas.

Sobre el costo del financiamiento internacional, dijo que el Brexit “puede implicar cierto desorden en los mercados, aunque la tasa de los Estados Unidos está muy baja y se modifica poco”. “El costo financiero para la Argentina depende más de sí misma, de su riesgo país, determinado por la inflación, el ordenamiento fiscal y la balanza de pagos”, detalló.

Para Clavería, la Unión Europea es una suerte de “camisa de fuerza” que determina el déficit fiscal, las cuentas externas y el tipo de cambio de los países miembros, lo que representa una “pérdida de autonomía” de las naciones.

Ansur


El Brexit, mala noticia para América Latina

La decisión de los votantes de Gran Bretaña de salirse de la Unión Europea (UE) tendrá un impacto económico negativo para América Latina, pero su potencial impacto político podría ser mucho más peligroso.

Empecemos con las consecuencias económicas del Brexit, como es conocida la decisión británica de salir de la UE.

Según un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, las materias primas representan el 97 por ciento de las exportaciones comerciales en Bolivia, el 96 por ciento en Venezuela, el 94 por ciento en Ecuador, el 88 por ciento en Chile, el 87 por ciento en Perú, el 83 por ciento en Colombia, el 69 por ciento en Argentina y el 67 por ciento en Brasil. México y Centroamérica son menos dependientes de las materias primas que Sudamérica.

Además, el apetito por los valores de Estados Unidos está fortaleciendo al dólar, lo que hace que se encarezca la deuda en dólares de los países de América latina, así como las importaciones y las vacaciones en Miami para los latinoamericanos.

Muchos economistas temen que el actual nerviosismo en los mercados se mantendrá por meses, sino es que por años. Según las reglas de la UE, Gran Bretaña y los miembros de la UE tendrán dos años para negociar los términos de la salida.

Los temores a una desintegración de la UE no son enteramente irracionales. La historia reciente está llena de ejemplos de reacciones en cadena.

Cuando cayó el muro de Berlín en 1989, hubo un efecto dominó en Europa Oriental. En la década de los 2000, el populismo radical de Venezuela se extendió a varios otros países latinoamericanos, y la llamada “primavera árabe” se expandió en el norte de África.

Mi opinión: el impacto económico del Brexit en América Latina será serio, pero probablemente no será catastrófico. Un aspecto positivo para América Latina es que ayudará a que se mantengan bajas las tasas de interés en Estados Unidos, lo que podría llevar a los inversores a regresar a la región en busca de mayores retornos por su dinero una vez que el pánico actual se disipe.

Pero el máximo riesgo a largo plazo del Brexit es político, porque podría alentar a los demagogos proteccionistas y antiglobalización en todas partes, incluyendo a Donald Trump en Estados Unidos. Desde el voto del Brexit, Trump ya está escalando sus promesas de renegociar los acuerdos de libre comercio de Estados Unidos con México y Asia.

Con todas sus fallas y asignaturas pendientes, la globalización ha logrado una reducción de la pobreza sin precedentes en China, India y el resto de Asía y, en menor medida, en América Latina, en los últimos 30 años.

Y un regreso al proteccionismo podría conducir a las guerras comerciales que desataron la gran depresión en la década de 1930, y América Latina y Asia – que dependen del comercio mundial mucho más que Estados Unidos – estarían entre los mayores perdedores de una nueva depresión mundial. Todos deberíamos estar rezando por la supervivencia de la UE.

el Nuevo Herald


Rafael Correa: ‘Brexit’ podría dilatar las negociaciones con la Unión Europea

El presidente Rafael Correa aseguró la tarde de este martes 28 de junio del 2016 que la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) podría dilatar las negociaciones de un acuerdo comercial entre Ecuador y ese bloque por el cambio de prioridades tras el ‘Brexit’.

En su habitual conversatorio de los martes, desde Guayaquil, el Mandatario aseguró que como consecuencia ya se cancelaron “un par de reuniones” previstas para la próxima semana.

“Conceptualmente el ‘Brexit’ no tendría que afectar la negociación con la UE, pero en la práctica sí podría tener cierta afectación porque distrae a las autoridades europeas (…) Las prioridades van a ser otras, entonces van a estar ocupados en otras cuestiones, atendiendo los desafíos que representa la separación de Gran Bretaña”.

En lo económico aseguró que la situación afecta en tres aspectos al país: la apreciación del dólar, la caída del precio petróleo e inestabilidad de los mercados, lo cual demora decisiones de inversión y financiamiento.

Durante la ronda de preguntas, Correa reconoció que a los transportistas el Gobierno les adeuda USD 70 millones por concepto de compensación por subsidio de los medios pasajes que benefician a adultos mayores, mujeres embarazadas y niños y USD 23,5 millones por el programa de chatarrización.

El Mandatario aseguró que hasta finales de año espera que el Estado se ponga al día con el sector transportista y comentó que los atrasos se originaran por un problema de liquidez.

En el programa de chatarrización anotó que esta semana se cancelaría la mayor parte de los USD 23,5 millones, para ello se hizo un “análisis muy profundo y vimos cómo podíamos liberar recursos”.

Sobre el pago de la compensación por subsidios, acotó que se irán poniendo al día “con el transcurrir del tiempo” y que el atraso fue ocasionado por “fallos de financiamiento” en las últimas semanas.

“Hemos reducido los atrasos, pero aún los tenemos, nos fallaron algunos financiamientos estás últimas semanas, realmente cuando se están normalizando las cosas vienen otros golpes: se depreció el petróleo nuevamente, se apreció el dólar y desestabilizó los mercados. Falló un poco la planificación de financiamiento”, añadió Correa.

Convención de AP

Correa desmintió que exista división en el interior de Alianza País (AP) en cuanto a la nominación de las candidaturas presidenciales y aseguró que se decidirá el tema en la convención nacional de la agrupación, el próximo 1 de octubre.

El Presidente cuestionó a quienes se quejan por el pacto ético que propone para impedir que sean candidatos quienes tienen capitales en paraísos fiscales.

“Cierta prensa está tratando de deslegitimar la propuesta que hicimos de pacto ético y dicen que esto es discriminación, con este mismo argumento puedo decir que es discriminación que se prohíba la reelección de cierta persona. ¿Qué pasa si la Corte Constitucional no acepta la transitoria y yo me les presento?”, comentó.

Sobre la candidatura a la Presidencia de la socialcristina, Cynthia Viteri, Correa dijo que es el “mayor favor” que le pueden hacer al oficialismo y que la nominación evidencia que la Unidad se destruyó “antes de la primera candidatura”.

“Ella le recuerda a todo el Ecuador la partidocracia, los amarres, la inestabilidad, no es una candidata buena, es una candidata con un techo muy bajo, no tiene simpatía. El que sí es muy astuto es Jaime Nebot porque sabía que iba a perder y acabar su vida política con una tercera derrota en elecciones presidenciales habría sido terrible para él”, añotó tras confiar en que su movimiento mantendrá la Presidencia y una mayoría en la Asamblea.

También el Mandatario minimizó la propuesta del precandidato de CREO, Guillermo Lasso, de desaparecer la Senescyt. “No me preocupa porque no va a ganar (…) Como el señor nunca estudió la universidad no sabe lo que habla”.

El Comercio