El gobierno de Costa Rica anunció este miércoles que su sistema de “Banca para el Desarrollo” logró colocar créditos por US$286 millones para pequeñas y medianas empresas (pymes) hasta julio de 2016, por lo que espera cerrar el año con una inversión total de US$334 millones.

El sistema brinda recursos a empresas que desean crear o fortalecer proyectos productivos, de manera que puedan impulsar la generación de empleo, la competitividad y el valor agregado de la producción costarricense.

El ministro de Economía, Industria y Comercio de Costa Rica, Welmer Ramos, dijo que el gobierno se encuentra complacido por la magnitud del aporte, que incluso superó al de 2015 en julio pasado.

“Estamos muy satisfechos por la evolución del ‘Sistema de Banca para el Desarrollo’ que, desde la reforma a la ley, se ha dinamizado de manera importante, al aumentar la colocación de créditos 84 por ciento en 2015 y alcanzar la meta para 2016 prácticamente en el primer semestre”, señaló.

El sistema crediticio se creó en 2008, pero sufrió una reforma en 2014 que potenció el alcance de su cobertura.

Las aportaciones del sistema cerraron en US$130 millones en 2014, en US$241 millones en 2015 y se espera que finalicen en US$334 millones en 2016. Además, se proyecta una inversión mínima de US$405 millones para 2017.

El gobierno de Costa Rica detalló que el sistema ha impactado a distintos sectores productivos en lo que va de 2016, principalmente el agropecuario (44% de los créditos), el de servicios (25%) y el comercial (21%).

La administración también destacó que los préstamos suelen apoyar a mujeres, cooperativas y adultos mayores, entre otras poblaciones que suelen ser vulnerables en el ámbito crediticio.

“De esta forma, importantes grupos de la población que anteriormente estaban excluidos de la banca comercial tienen la posibilidad de recibir respaldo financiero, lo que genera empleos, aumenta la competitividad y dinamiza la economía nacional”, señaló el gobierno en un comunicado de prensa.

América Economía