La economía costarricense creció 5,1 por ciento en los primeros siete meses de 2016, pero la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronosticó para todo el año un índice del 4,1, según datos conocidos hoy en esta capital.

Un análisis difundido por el Banco Central de Costa Rica indicó que la producción nacional registró hasta julio de 2016 variaciones media e interanual del cinco y 5,1 por ciento, respectivamente, impulsadas por el desempeño favorable de las industrias de servicios, manufacturera y agropecuaria.

Si bien esas tasas ubican la actividad económica en niveles todavía por debajo del producto potencial, resultan satisfactorias en un contexto internacional de moderado crecimiento, donde los principales socios comerciales registraron en promedio de alrededor de dos por ciento en 2015, indicó la fuente.

No obstante, un reporte difundido ayer en Santiago de Chile por la Cepal redujo de 4,2 a 4,1 la previsión de crecimiento de la economía costarricense para 2016, mientras que la región en su conjunto sufrirá una contracción de 0,9.

Esa agencia de Naciones Unidas consideró que los países suramericanos acusan un mayor deterioro económico, afectados principalmente por un descenso en sus términos de intercambio, una menor demanda externa y una importante desaceleración de la interna, que se refleja en una significativa caída en la inversión doméstica.

Sin embargo, vaticinó mejores expectativas para 2017 con un repunte del 1,5 por ciento de la economía regional.

Con respecto a Centroamérica al Cepal calcula un crecimiento de cuatro puntos para 2017, superior al 3,7 estimado para el presente año.

Prensa Latina