La afiliación sindical de los trabajadores del sector no estatal aumenta paulatinamente en el territorio y contribuye a fortalecer el proceso de actualización del modelo económico del país.

De los más de 22 300 mujeres y hombres inscriptos como trabajadores por cuenta propia sin vínculo alguno con establecimientos estatales al momento de acogerse a esa forma de trabajo, ha sido posible agrupar el 81,5 % en más de 400 secciones sindicales.

Para que los afiliados se sientan representados correctamente, las organizaciones obreras de ba­se promueven la intensificación del enfrentamiento a personas que actúan fuera de la ley co­mo cocheros, bicitaxistas, vendedores ambulantes y otros oficios ejercidos sin pagar impuestos.

Igualmente, son atendidas preocupaciones relacionadas con la disponibilidad de piqueras, adquisición de piezas de repuesto para coches, bicicletas y camiones, acceso a sitios donde realizar los mantenimientos de esos medios y el mejoramiento en general de las condiciones laborales en las áreas de ubicación.

En el territorio se aprovechan las experiencias de los sectores del Transporte y Puertos, Turismo, la Industria Alimentaria y la Administración Pú­bli­ca, que se esmeran por atender correctamente a los cuentapropistas, igual que lo hacen con los trabajadores estatales.

Las relaciones aún deben modificarse en muchos organismos, sobre todo en la Con­s­trucción y la Agricultura de forma general, mientras que el Comercio

debe encontrar la forma definitiva de mejorar los vínculos con quienes laboran en los bazares.

El secretario general de la Central de Tra­ba­jadores de Cuba en la provincia, George Batista Pérez, quien suministró a Granma la información contenida en este reporte, también aseguró que la mayoría de los acogidos a la modalidad de trabajo por cuenta propia es gente con calidad humana, que responde con prontitud cuando se les convoca, pero eso no contradice los esfuerzos por incrementar su formación.

“Deseamos que dominen las leyes que los protegen y el rol del sindicato en la defensa de sus derechos, sin descuidar compromisos co­mo el pago de la cuota sindical y la contribución al presupuesto estatal a través de las obligaciones tributarias”.

cubainformación