El ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, analizó ayer con el canciller libanés, Gebran Bassil, las relaciones bilaterales, en particular los negocios, tras llegar aquí al frente de una delegación empresarial.

Malmierca viajó a Beirut acompañado del presidente de la Cámara de Comercio de Cuba (CCC), Orlando Hernández Guillén, para participar en el segundo foro económico binacional con el Consejo de Hombres de Negocios Libanés-Cubano (CHNLC), que preside Alí Kazma.

El encuentro con Bassil en la sede de la Cancillería será el primer contacto con autoridades de El Líbano, tras ser recibido en el aeropuerto Rafic Hariri de esta capital por Kazma, un representante del ministro de Economía y Comercio, Alain Hakim, y el embajador cubano, René Ceballo.

Bassil visitó Cuba en febrero de este año también encabezando una delegación de empresarios libaneses y se interesó entonces por varios planes de desarrollo y las opciones de inversión que ofrece la economía de la isla caribeña, lo cual explica su respaldo a contactos de ese tipo.

La comitiva cubana la integran, además, la directora de inversiones del ministerio de Comercio Exterior, Déborah Rivas, el director de África Norte y Medio Oriente de esa dependencia, Rafael Jimeno, así como autoridades de los ministerios de Turismo y de Industrias.

Igualmente, viajaron a esta nación árabe especialistas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel, un proyecto que alentó iniciativas de inversión de 24 empresarios libaneses cuando lo visitaron meses atrás.

Al comentar a Prensa Latina sus impresiones de aquella primera misión exploratoria, Kazma la calificó de “viaje perfecto” que abrió muchas oportunidades de negocios y motivó a trabajar duro para garantizar el éxito del foro binacional que tendrá lugar mañana en esta capital.

En estos momentos, indicó el presidente del Consejo de Hombres de Negocio Libanés-Cubano, otra prioridad es asegurar la presencia libanesa en la Feria Internacional de La Habana, que será en noviembre y a la cual ya confirmaron 12 compañías nacionales, pero estamos trabajando para más, acotó.

Por su lado, el ministro libanés Hakim defendió también el desarrollo de relaciones económicas y comerciales de alto nivel con Cuba, voluntad compartida por hombres de negocios y representantes de la isla.

“Creemos que la relación entre nosotros y Cuba debe desarrollarse más y debido a eso ya enviamos hace unos seis meses una comisión de exploración (a la isla caribeña) que regresó con una retroalimentación muy positiva”, señaló Hakim a Prensa Latina tras una rueda de prensa para anunciar el foro.

En aquella reunión con periodistas en la sede de la Cámara de Comercio libanesa, el embajador Ceballo explicó que las dos partes mantienen contactos para impulsar inversiones, asociaciones conjuntas y otros nexos farmacéutica, servicios, en particular los financieros, y turismo.

Prensa Latina