En un comunicado de prensa conjunto, las dos instituciones gubernamentales informaron que los estadounidenses ahora podrán hacer viajes personales e individuales no turísticos a Cuba, en lugar de hacerlos en grupo.

La nueva regulación implica que cualquier ciudadano de esa nación puede venir legalmente a la mayor de las Antillas “siempre y cuando el viajero se involucre en un programa de tiempo completo de actividades de intercambio educativo destinadas a mejorar el contacto con el pueblo cubano, apoyar la sociedad civil o promover la independencia del pueblo cubano de las autoridades del país”.

Esta medida desecha el costoso requerimiento para que los estadounidenses vinieran a Cuba bajo las 12 categorías de licencias generales que debía ser en grupos, aunque se mantiene la prohibición de que los ciudadanos del país norteño  pueden hacer turismo en la Isla por las leyes del bloqueo que solo el Congreso puede eliminar.

Los cambios de hoy, junto con el reciente anuncio de reanudar los vuelos directos entre puntos de los dos países, aumentarán significativamente la capacidad de los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba para el llamado “contacto pueblo a pueblo”, refiere la nota del Tesoro y Comercio.

Las medidas, que entrarán en vigor mañana cuando sean publicadas en el Registro Federal, también permitirán a los bancos procesar transacciones del gobierno cubano que pasen, incluso momentáneamente, por el sistema bancario estadounidense, según fue anunciado hoy.

El presidente Barack Obama llegará el domingo a Cuba en una visita oficial, la primera de un mandatario en funciones del país norteño desde que estuvo en La Habana Calvin Coolidge en 1928.

Como se ha reiterado, el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra la Isla desde hace más de cinco décadas es el principal escollo en el camino hacia la normalización de vínculos.

Aun cuando las medidas de hoy son un paso más en el camino hacia una relación diferente, habrá que sopesar el verdadero alcance de estas medidas, dado que tres paquetes anteriores han sido aprobados por la administración Obama pero con una trascendencia limitada.

Granma

Cuba elimina penalidad al dólar, a tres días de la visita de Obama

El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, anunció que sería eliminado el impuesto del 10% con el que se grava a los dólares estadounidenses que entran a Cuba.

El Gobierno cubano anunció el jueves que eliminará el impuesto del 10% con el que grava a los dólares que entran a Cuba. La medida se conoce a sólo tres días del arribo del presidente de Estados Unidos Barack Obama a La Habana.

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, anunció esta medida en una conferencia de prensa, donde valoró como “positivas” y “en la dirección correcta”, las regulaciones anunciadas el miércoles por el Gobierno de Estados Unidos para flexibilizar el embargo, cuyo levantamiento definitivo volvió a reclamar.

“Deseo anunciar que el Gobierno cubano ha decidido eliminar el gravamen del 10% al dólar norteamericano que ingresa a nuestro país”, dijo Rodríguez, en una conferencia de prensa.

Pero el canciller subrayó que la medida estaría condicionada a que Cuba pueda comprobar que ya puede utilizar el dólar USD en sus transacciones internacionales, como indicaron los departamentos de Comercio y Tesoro de EE.UU. al anunciar el pasado martes un cuarto paquete de enmiendas regulatorias relativas a la isla.

En octubre de 2004, el exgobernante cubano Fidel Castro anunció el fin de la “dolarización” de la economía cubana que había facilitado en 1994 para sobrevivir a la pérdida de la ayuda soviética. La moneda estadounidense fue sustituida por un peso convertible (CUC), que sigue en circulación en Cuba.

El dólar penalizado

En 2005, el banco suizo UBS fue multado con 100 millones de dólares por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro estadounidense por sustituir dólares viejos en una cuenta de 5.000 millones de dólares a nombre del régimen cubano, Castro reaccionó decretando un impuesto del 20% a la moneda de Estados Unidos.

En marzo del 2011, el gobierno de Raúl Castro estableció una paridad entre el dólar y el CUC para las transacciones del Estado, pero la penalidad al dólar en la tasa cambiaria no fue eliminada, sino reducida al 10%. Desde entonces cada USD se cambia en Cuba por 87 centavos de CUC, lo que incluye un 3% de comisión.

En una reacción a la noticia de la despenalización en el cambio del dólar el economista hispano-cubano Elías Amor consideró que la medida podría preludiar una inminente unificación de la doble moneda en Cuba.

El gobierno paga los salarios en pesos moneda nacional (CUP), pero vende muchos artículos básicos en pesos convertibles (CUC), los cuales equivalen cada uno a 24 CUP.

Se espera que la despenalización de la tasa de cambio del dólar beneficie a los cubanos que reciben remesas del exterior o trabajan en áreas con acceso a divisas.

Martí Noticias

Cuba estudia alcance real de nuevas medidas anunciadas por EE.UU.

Cuba analiza el alcance real de las medidas anunciadas el 15 de marzo pasado por Estados Unidos para modificar algunos aspectos del bloqueo económico, comercial y financiero, afirmó hoy el canciller de la isla, Bruno Rodríguez.

En conferencia de prensa, el Ministro de Relaciones Exteriores apuntó que si bien lo anunciado por los departamentos norteamericanos del Tesoro y Comercio es positivo y marcha en la dimensión correcta, habrá que estudiar su profundidad.

Apuntó sobre la autorización a Cuba para el uso del dólar en sus transacciones internacionales que próximamente la isla caribeña realizará trasferencias en esa moneda con entidades bancarias de terceros y en propios de la nación norteña.

De esta manera se podrá verificar si estas pueden realizarse y si los bancos extranjeros y norteamericanos tienen indicaciones de que pueden hacer estas operaciones sin temor a injustas pero intimidatorias penalizaciones, explicó.

Habría que esperar que no se repitan multas como las más recientes, después de avanzado el proceso de restablecimiento de las relaciones entre ambos países, contra el banco alemán Commerzbank y el francés Crédit Agricole.

Asimismo comentó que para que esta medida sea viable se requerirá seguramente declaraciones políticas de muy alto nivel del gobierno de Estados Unidos, se requerirán documentos de alcance jurídico, aclaraciones legales, numerosas aclaraciones del Departamento del Tesoro que den seguridad a bancos extranjeros y los propios de ese país.

Los bancos tendrán que entender si en efecto esta medida significa en futuro próximo a la persecución financiera a Cuba, afirmó.

Consideró el canciller cubano que habrá que revertir efectos intimidatorios acumulados durante décadas en particular en el último periodo en el cual se aplicaron sanciones a entidades bancarias extrajeras de terceros países por valor de unos 14 mil millones de dólares por relacionarse de forma legal con la isla.

Rodríguez destacó que algunas medidas recientes amplían el alcance de las anteriores como la de viajes para intercambios educaciones, pese a ello se mantiene la prohibición legal de viajar, la cual consideró insana e injustificada.

“Únicamente Cuba es un destino prohibido” para los ciudadanos norteamericanos, dijo el ministro.

Prensa Latina