El Sistema Empresarial del Ministerio de la Agricultura (MINAG) trabaja en la gradual implementación de los lineamientos de la política agroindustrial que permitan garantizar la sostenibilidad alimentaria.

Esa actividad es fundamental para darle valor agregado a las producciones nacionales que tributan al plan de sustitución de importaciones  y ventas en el exterior.

Es sistemáticamente chequeada por la Organización Superior de Dirección del Estado de Cultivos Varios, la cual es responsable de la reanimación citrícola y frutícola en Cuba y la búsqueda de nuevos mercados internacionales para colocar sus productos.

Leonardo Martínez López, director del programa de la mini industria en la entidad, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que la principal tarea hoy se acomete es la siembra de nuevas áreas para poder responder a los planes de desarrollo previstos para los próximos años.

Informó que se trabaja directamente con los integrantes del movimiento de las 206 cooperativas de avanzada de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños para dotarlas de sistemas de riego, mini industrias y recursos que le posibiliten incrementar la presencia de frutas en los principales polos turísticos y comenzar a su exportación.

Esa es una actividad priorizada para facilitar la entrada de divisas frescas a la economía nacional, acotó Martínez López.

Recordó que las condiciones climáticas de la Isla favorecen la inestabilidad en las producciones por lo cual se deben aprovechar los años de mejores condiciones para llenar los almacenes  y las neveras con pulpas para prevenir posibles malas temporadas.

Según datos del sector la agricultura cubana posee una capacidad industrial de procesamiento de frutas que ronda las 500 mil toneladas anuales.

ANC