En los primeros 10 años de gestión del presidente Evo Morales (2006-2015), la deuda pública externa de Bolivia disminuyó de 67 hasta el 17 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), informan hoy fuentes oficiales.

El año 2016 inició con una deuda multilateral de cuatro mil 153,1 millones de dólares, de los cuales las cifras mayores corresponden a la Corporación Andina de Fomento (CAF), con mil 802,7 millones de dólares; y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con mil 425,0 millones de dólares.

La deuda bilateral de Bolivia en enero de este año asciende a 524,3 millones de dólares, de los cuales la mayor es con la República Popular China, con 396,9 millones de dólares; seguida por Brasil, con 56,0 millones de dólares; y la República de Corea, con 34,3 millones.

La deuda con acreedores privados a inicios de este año asciende a mil millones de dólares en bonos soberanos, precisa en su página Web el Ministerio de Economía y Finanzas.

En el año 1987, durante el período neoliberal, la deuda externa llegó a representar el 99,2 por ciento del PIB boliviano, y puso al país en primera fila de los mayores deudores en Latinoamérica.

Según destacó recientemente el presidente Evo Morales, el país cuenta con capacidad de endeudamiento, como producto de la estabilidad económica, política y social, y le continúan llegando propuestas de inversiones de países, organismos y empresas extranjeras.

Recientemente, agregó Morales, la República Popular China comprometió un crédito por más de siete mil millones de dólares y esto es posible porque Bolivia logró el 2015 el primer lugar en crecimiento económico en Suramérica por segundo año consecutivo.

La previsión de crecimiento del PIB para el período 2016-2020 en el Plan de Desarrollo Económico es del 5,0 por ciento anual, pese a la crisis internacional por la baja de los precios de las materias primas, en particular el petróleo.

El PIB mide el crecimiento económico de un país y es la suma de los valores monetarios de los bienes y servicios producidos durante un período, generalmente un año.

Prensa Latina

Para Evo Morales “la estabilidad económica en Bolivia permite acceder a créditos”

El presidente Evo Morales precisó el sábado en la ciudad turística de Uyuni, en el sudoeste de Bolivia, que la estabilidad económica del país, sostenida desde 2007, permitirá acceder a créditos internacionales en pro de la inversión pública, sustento del modelo de crecimiento económico boliviano a pesar de la caída de los precios internacionales de las materias primas y el petróleo.

“Cuando llegamos al Gobierno el Producto Interno Bruto era 9.000 millones de dólares, pero el (año) 2015 ascendió a 34.000 millones. ¿Cómo creció la economía?: tenemos deuda externa, pero, ¿cuánto?:  17% del PIB. Entonces tenemos estabilidad económica y podemos prestarnos miles de millones” de dólares del ámbito financiero internacional, dijo en la inauguración de la carretera Uyuni-Condo K.

El Presidente se recordó que una vez en Tupiza, en el límite de Bolivia con Argentina y jurisdicción del departamento de Potosí, los lugarejos hicieron bloqueos en demanda de carreteras, con repercusiones en la prensa en sentido de que “Bolivia no puede acceder a créditos, no puede prestarse plata y no tiene capacidad de endeudamiento”.

Estacional entre 1985 y  2005, el Producto Interno Bruto (PIB) boliviano se ha multiplicado casi por 4 en la última década.

Morales, que gobierna desde 2006, constrastó las condiciones boyantes del momento con la depauperación del tesoro público de antes de 2005, en que se carecía de capacidad crediticia.

Ratificó que en la reunión ampliada del gabinete, celebrada el jueves tras el triundo del No a su repostulación en las elecciones de fines de 2019, el Ejecutivo decidió programar 8.300 millones de dólares para la inversión pública, es decir poco menos que el PIB de 2005 y más de 15 veces el índice de inversión pública promedio de ese año.

Entorno inteligente