El acuerdo, además de reducir las barreras de impuestos al comercio entre las naciones, armoniza la legislación en temas como el acceso a internet, la protección a los inversionistas, la propiedad intelectual en áreas como los farmaceúticos y la producción digital, así como normas de protección al medio ambiente.Los críticos de la iniciativa alegan, en cambio, que fue negociada en secreto y que beneficia principalmente a las multinacionales.

Constituye cerca del 40% de la economía mundial -unos 800 millones de personas- lo integran potencias como Estados Unidos y Japón, pero sólo tres de los 11 países latinoamericanos que lo pueden integrar forman parte de él.

Y tampoco está China

Se trata del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (o TPP por sus siglas en inglés), un controversial acuerdo de integración económica que este lunes firmaron Estados Unidos, Japón y diez países más de la Cuenca del Pacífico.

Entre las naciones que formarán parte del bloque hay tres países latinoamericanos: México, Perú y Chile.

Y el gran ausente entre las potencias económicas del Pacífico es China, que no hace parte del TPP por el momento.

El acuerdo, que todavía debe ser ratificado por los respectivos países, sienta las bases para un súper bloque económico que reducirá las barreras comerciales en las 12 naciones que participan en él.

El compromiso fue alcanzado luego de cinco días de negociaciones en la ciudad estadounidense de Atlanta.

Pero las negociaciones llevaban cinco años en curso, durante las cuales se produjeron varias demoras por diferencias en patentes farmaceúticas.

Los otros países integrantes del TPP son Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Un bloque poderoso
El nuevo bloque comercial abarca 800 millones de personas.

Se estima que el acuerdo al que se llegó el lunes puede aumentar la actividad económica mundial en US$200 mil millones anuales.

Es considerado también una parte integral de la estrategia económica de las tres naciones latinoamericanas que hacen parte.

Chile fue la pionera de la región en buscar sociedades comerciales distintas a las tradicionalmente orientadas a Estados Unidos y Europa.

Fue, incluso, una de las cuatro naciones fundadoras del acuerdo precursor al TPP, junto con Brunei, Nueva Zelanda y Singapur.

México y Perú también buscan aumentar sus exportaciones y atraer importantes inversiones provenientes de países asiáticos.

El acuerdo, además de reducir las barreras de impuestos al comercio entre las naciones, armoniza la legislación en temas como el acceso a internet, la protección a los inversionistas, la propiedad intelectual en áreas como los farmaceúticos y la producción digital, así como normas de protección al medio ambiente.

Entre las naciones de la Cuenca del Pacífico, sin embargo, la ausencia más notoria en el TPP es la de China, la economía más grande de Asia por largo trecho y la segunda mayor del mundo.

Estados Unidos ha dicho que el eventual ingreso de China al TPP sería bien visto en la medida en que esa nación muestre su disposición a aceptar normas en temas como la propiedad intelectual y en la protección a los inversionistas.

Por lo que la creación de este acuerdo es visto por algunos como una iniciativa de la Casa Blanca que busca presionar a Pekín a que empiece a “seguir las reglas” reforzadas por el TPP.

En declaraciones conocidas este lunes, el presidente estadounidense Barack Obama aseguró que “con más de 95% de nuestros clientes potenciales viviendo fuera de nuestras fronteras, no podemos dejar que países como China escriban las reglas de la economía global”.

Obama agregó que “nosotros deberíamos escribir esas reglas, abriendo nuevos mercados para los productos estadounidenses a la vez que se establecen altos estándares para proteger a los trabajadores y preservar el medio ambiente”.

Otras potencias económicas de la región como Corea del Sur también han mostrado su interés en unirse eventualmente al acuerdo.

Disputa por biotecnología

El primer ministro japonés Shinzo Abe le dijo a los periodistas que el acuerdo “es un logro importante no solo para Japón sino para el futuro del Asia Pacífico”.

El acuerdo fue formalmente presentado en las horas de la tarde del lunes.

Después debe ser ratificado individualmente por las naciones firmantes.

Los que apoyan el acuerdo dicen que tiene el potencial de aumentar en miles de millones de dólares el intercambio comercial y la actividad económica en la zona del Pacífico.

Los críticos de la iniciativa alegan, en cambio, que fue negociada en secreto y que beneficia principalmente a las multinacionales.La ronda final de negociaciones se demoró por disputas en torno a la protección de propiedad intelectual concedida a los medicamentos de última generación.

Estados Unidos buscaba que se concedieran 12 años de protección a dichos medicamentos, para promover la inversión.Otras naciones integrantes del TPP, como Nueva Zelanda y Australia, temían que dichas normas elevaran el costo de los sistemas de salud pública de sus países.

Ganadores y perdedores
Como suele ocurrir en todas las discusiones en torno a los tratados de libre comercio, en los distintos países se esgrimen intereses que podrían verse fortalecidos o afectados por el TPP.

Los exportadores de distintas naciones están esperanzados con la expansión comercial que promete el acuerdo, otorgándoles nuevos mercados.

En cambio, en naciones como Estados Unidos varios sindicatos argumentan que el acuerdo ayudará a que más empleos industriales bien remunerados sean relocalizados a países de menor costo de mano de obra en el sureste de Asia como Vietnam.

El Mostrador

Firma del TPP: gobierno celebra y organizaciones ciudadanas se declaran en pie de guerra

El canciller Heraldo Muñoz dijo que el acuerdo suscrito en Atlanta incorporará al país enelal ” esquema económico más grande y moderno del mundo”. Pero sus detractores advierten que las tratativas se llevaron a cabo bajo el más absoluto secretismo y que tendrá impacto en ” en los derechos humanos de la población y la soberanía.

Tras casi cinco años de intensas negociaciones, los doce países integrantes del Acuerdo Trans Pacífico de Libre Comercio (TPP) culminaron exitosamente las conversaciones y lograron sellar un acuerdo en la ciudad de Atlanta, Estados Unidos. La noticia, sin embargo, no fue recibida por la plataforma ciudadana Chile mejor sin TPP, que agrupa a varias organizaciones, la que adelantó que echará mano a todos los instrumentos a su alcance para impedir que el Congreso ratifique el acuerdo que acusa de haberse gestado bajo un absoluto secretismo.

Desde Valparaíso, el canciller Heraldo Muñoz se refirió al cierre de las tratativas que concretaron los grupos técnicos y en los últimos cuatro días los ministros y representantes de Comercio Exterior de los países negociadores del TPP, que consiste en un amplio proceso de integración económica en la región del Asia-Pacífico, cuyas tratativas se iniciaron en 2010 y en las cuales participó Chile, junto a otros once países: Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

“Estamos complacidos porque se ha logrado un acuerdo muy valioso para Chile, resguardando nuestros intereses, pues va a permitir consolidar nuestra relación con la región Asia-Pacífico. El TPP definirá los acuerdos comerciales del siglo XXI. Seremos parte del esquema económico más grande y moderno del mundo, considerando que el TPP es la negociación plurilateral más importante de los últimos 20 años”, resaltó el Ministro.

Con respecto a las negociaciones, Muñoz agradeció la participación y apoyo de todos los ministerios involucrados a lo largo de proceso, especialmente la estrecha coordinación con el Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y la ministra de Salud, Carmen Castillo.

La delegación de Chile fue encabezada por el director general de la DIRECON de Cancillería, Andrés Rebolledo, quien destacó el fin de este proceso. “Estamos satisfechos; nos parece que hemos llegado a un buen acuerdo, adecuadamente balanceado que supondrá importantes beneficios para nuestro país, a la vez que hemos protegido apropiadamente las sensibilidades que se presentaron en Chile durante el proceso; los intereses del país han sido resguardados debidamente”, declaró.

Rebolledo agregó que uno de los puntos más controvertidos fue el referido a la protección de los medicamentos biológicos, que frenó hasta última hora el cierre de la negociación. Este asunto fue finalmente resuelto en forma satisfactoria para nuestro país con un período de protección de 5 años, en línea con lo que hasta ahora está estipulado en el acuerdo comercial bilateral entre Chile y Estados Unidos.

El acuerdo considera 30 capítulos, que abarcan las siguientes áreas: Acceso a Mercados, Reglas de Origen, Obstáculos Técnicos al Comercio, Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, Defensa Comercial, Competencia, Compras Públicas, Servicios, Inversiones, Comercio Electrónico, Telecomunicaciones, Entrada Temporal, Servicios Financieros, Asuntos Legales, Propiedad Intelectual, Medio Ambiente, Laboral y Cooperación. Adicionalmente, se han incorporado los denominados temas horizontales que incluyen Coherencia Regulatoria, Competitividad, Desarrollo y Pequeñas y Medianas Empresas.

Un comunicado de la Cancillería asegura que el TPP abrirá nuevas oportunidades para que el comercio de Chile siga creciendo y diversificando su oferta exportadora. Si bien Chile ya tiene acuerdos con todos los miembros del TPP, no todos los acuerdos presentan el mismo grado de profundidad. Este acuerdo permitirá terminar con exclusiones que afectan, por ejemplo, a nuestro sector agroalimentario. Estos cambios se traducirán en mayor acceso a mercado cuando comience a regir el nuevo acuerdo.
Por ejemplo, mientras con Estados Unidos y Australia tenemos casi el 100% del comercio con arancel cero, los tratados bilaterales con países como Japón, Malasia y Vietnam poseen importantes exclusiones, especialmente en el sector agroalimentario.
En el período 2009-2014, el comercio chileno del sector agropecuario, silvícola y pesquero con los países que integran el TPP, tuvo un crecimiento promedio anual de 5,3%. En particular, de los más de 3.000 millones de dólares de exportaciones de fruta fresca al año, un 42% se dirige a esa zona.

El acuerdo negociado deberá continuar con su revisión legal, luego de lo cual deberá entrar a discusión parlamentaria en los países integrantes.

No obstante, la Plataforma Ciudadana Chile Mejor Sin TPP manifestó su más profundo rechazo por “el actuar irresponsable del gobierno de Michelle Bachelet, representado por la Cancillería y el grupo negociador que se encuentra reunido en la ciudad Atlanta, Estado Unidos, por ceder ante las presiones de las principales potencias que forman parte del Acuerdo Transpacífico (TPP) para adoptarlo durante esta ronda de reuniones, ello sin mayor consideración a los impactos tendrátuando a espaldas de la ciudadanía”.

Denunciaron, a su vez, que durante más de cinco años este acuerdo se ha negociado en un secretismo absoluto y sin participación efectiva de la ciudadanía, así como tampoco del Parlamento, donde se rechazó una moción que pedía conocer su contenido. De hecho los únicos tres capítulos de los cuales se tiene información, de los 30 que posee el Acuerdo, solo han podido conocerse gracias a filtraciones de Wikileaks. Asimismo, que los 12 países que participan de las negociaciones, entre ellos Chile, habrían acordado no revelar parte de los documentos hasta cuatro años después de su suscripción.

Es por ello que anunciaron que se movilizarán para insistir en que el Congreso no apruebe este mega acuerdo comercial, y que se garantice una participación efectiva de la ciudadanía durante el proceso legislativo, incluida la consulta previa a pueblos indígenas, como establece el Convenio 169 de la OIT ratificado por el Estado chileno y vigente en el país.

Señalaron, por último, que utilizarán todos los mecanismos administrativos y legales, como la Ley de Transparencia, para exigir al gobierno dar a conocer los textos completos del Acuerdo, así como los documentos técnicos elaborados por los distintos ministerios para evaluar la conveniencia de la firma del TPP. Más aún cuando Chile ya posee tratados de libre comercio y bilaterales con los restantes 11 países del Acuerdo.

Navarro: “traerá más costos que beneficios”

Otro de sus detractores es el senador del MAS Alejandro Navarro, para quien el TPP “disfraza de tratado de libre comercio una serie de cambios que las empresas multinacionales no han sido capaces de aprobar en el Congreso, como lo son las restricciones a la privacidad en Internet, el aumento de la protección de patentes, un mayor acceso a los litigios y una mayor desregulación financiera”.

Para el legislador “este un tratado que traerá más costos que beneficios para Chile, poniendo en juego, incluso, el cumplimiento de la ley Ricarte Soto, al extender la exclusividad de los fármacos biológicos, al menos por 5 años. El tratado busca extender la exclusividad para los datos clínicos usados en el desarrollo de fármacos biológicos, impidiendo a nuestro país poder bajar los precios de los medicamentos”.

El parlamentario sostuvo que “este es un tratado de sometimiento a las farmacéuticas y al poder corporativo. Ejemplo de esto es que en Estados Unidos –donde las farmacéuticas tienen más poder que en ninguna otra parte del mundo– la población gasta alrededor de 300 billones de dólares al año en medicinas. Sin el monopolio de las patentes, esta suma sería diez veces menor: 30 billones”.

Navarro enfatizó que “de aprobarse este tratado, estaremos siendo condenados a la dependencia y supeditación de los laboratorios farmacéuticos internacionales que buscan mantener sus millonarias ganancias a costa de la necesidad de salud en el mundo, cercenándoles la capacidad a 792 millones de personas (población combinada de los 12 países) de acceder a medicamentos genéricos, los que son sustancialmente más económicos”.

“Un país en vías de desarrollo como el nuestro estaría firmando la sentencia de muerte de miles de chilenos, incapaces de costear los altos precios de medicamentos de enfermedades tan letales como el cáncer. En consecuencia, el TPP es un ataque frontal contra cualquier política pública que intente ampliar los servicios de salud”, dijo.

El Mostrador

TPP: claves sobre el Acuerdo de Asociación Transpacífico que se negoció en secreto

El Acuerdo de Asociación Transpacífico o TPP (por sus siglas en inglés) si bien se presenta como una iniciativa de cooperación económica entre doce países miembros del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), entre los que figura Perú, es un tratado de libre comercio multilateral que revisa diferentes aspectos.

Con el respaldo de Estados Unidos, su principal impulsor, el tratado también involucra a otros países como Perú, Chile, México, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam y Canadá.

Desde noviembre del 2008, el Perú está en negociaciones para ingresar a este tratado, que, inicialmente, solo tuvo a cuatro países firmantes (Brunéi, Chile, Nueva Zelanda y Singapur).

Secretismo

El acuerdo de cooperación económica también abarca diferentes aspectos desde propiedad intelectual hasta el comercio de lácteos, pasando por la regulación laboral, registro de patentes, derechos de autor y hasta inversiones estatales.

Aunque existe bastante hermetismo y las reuniones suelen realizarse en secreto, Wikileaks filtró en noviembre del 2013 más de 26 capítulos de negociación del acuerdo que no hacen más que demostrar que el tratado no solo establece parámetros en cuanto a cooperación económica como se cree.

A raíz de esta publicación parcial del borrador del acuerdo, políticos de otros países han solicitado, y en algunos casos hasta exigido, a sus gobiernos transparencia en la gestión y negociaciones del TPP.

Es así que en diciembre del 2014, parlamentarios de Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú y Nueva Zelanda suscribieron una carta solicitando que se difunda y publique el texto completo del borrador del TPP, como muestra de debate público y escrutinio detallado.

Por el Perú, suscribieron el documento los legisladores Alberto Beingolea Delgado, Carmen Rosa Núñez De Acuña, Cecilia Tait, Claudia Coari Mamani, Daniel Mora Zevallos, Gustavo Rondón Fudinaga, Jorge Rimarachín Cabrera, José León Rivera, Leonardo Agustín Inga Vásquez y Manuel Dammert Ego Aguirre.

También firmaron Manuel Merino de Lama, María Soledad Pérez Tello, Mariano Portugal Catacora, Marisol Espinoza Cruz, Mesías Guevara Amasifuén, Norman Lewis Del Alcázar, Rosa Mávila León, Verónika Mendoza Frisch, Vicente Zeballos Salinas, Virgilio Acuña Peralta y Yonhy Lescano Ancieta.

El TPP no solo es criticado por la forma en que se ha llevado, dentro de una burbuja de silencio manejada al antojo de algunos países impulsores, sino también por lo que podría significar para un país firmante débil a nivel internacional.

Derechos de autor
Un aspecto polémico referido al derecho de autor es el plazo del dominio público, el cual consiste en el período de tiempo en que la obra científica o trabajo artístico permanecerá protegida a partir de la muerte del autor. Tras cumplirse este plazo, el trabajo pasa a ser de dominio público.

Si bien expertos en la materia consideran que este plazo debería ser de 15 años, el principal tratado internacional sobre este tema, Acuerdo sobre los aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionadas con el Comercio (ADPIC), fija que sea de 50 años.

Sin embargo, la propuesta de la TPP es que el plazo no sea menor a los 90 años, llegando en algunos casos a los 120 años. Una posición que va en contra al libre acceso y a generar investigación en base a trabajos previos.

Control de contenidos online

Asimismo, el polémico acuerdo busca fortalecer las medidas tecnológicas de protección (MTP), aquellos sistemas de control de acceso que protegen de usos no autorizados a los contenidos de tipo texto, audio o vídeo.

Las ONG defensoras del Internet Libre de diversas partes del mundo han alzado su voz de protesta por estas nuevas restricciones. Es así que en el Perú, Hiperderecho ha pedido a los países tratantes mayor transparencia en las negociaciones.

Patentes de medicamentos
Los medicamentos no son ajenos a este acuerdo. Uno de los capítulos del TPP busca implementar o extender el plazo de protección de las patentes de medicamentos, es decir, durante un tiempo determinado no se podrá elaborar un genérico de un producto con precio elevado.

La persona que no cuente con los recursos económicos necesarios no podrá adquirir este medicamento. Los precios de los estas medicinas podrían elevarse ante la ausencia de los genéricos.

Importaciones
Con el derecho a la importación promovido en el TPP se busca poner fin a las denominadas importaciones paralelas, sin tomar en cuenta las compras de productos a través de la Internet.

Este capítulo del acuerdo pone una gran traba al comercio electrónico, al establecer parámetros que podrían ser calificados de ridículos. Por ejemplo, se plantea la prohibición de la importación de copias lícitas de una obra.

La República

Humala: TPP abre varias oportunidades de diversificación productiva al Perú

El presidente Ollanta Humala sostuvo que el Perú ha dado un paso transcendental en la ruta del desarrollo sostenible al concluir con éxito las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y remarcó que dicho instrumento abrirá diversas oportunidades de crecimiento y diversificación productiva al país.

“Con el Acuerdo Transpacífico se abren diversas oportunidades para el crecimiento y la diversificación productiva de nuestra economía. Por ejemplo se incrementarán las oportunidades para que las pymes participen activamente de los beneficios del comercio internacional”, subrayó.

Perú, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam, países que integran el TPP, alcanzaron este lunes en Atlanta, un acuerdo de libre comercio.

El jefe del Estado peruano destacó que el TPP reúne a un grupo selecto de países que representan en conjunto más del 40 por ciento de la economía mundial, y un mercado de más de 800 millones de consumidores.

“El Perú se suma de este modo a una de las iniciativas más ambiciosas a nivel global destinada a acelerar el comercio”, aseveró en un Mensaje a la Nación, acompañado de los ministros de Estado.

Refirió que, a propuesta de Perú, es la primera vez que un acuerdo del libre comercio involucra un capítulo específico en beneficio de las pequeñas y medianas empresas (pymes) para insertarlas en el juego del comercio internacional.

“En reglas de origen, se abre la posibilidad de poder abastecerse y ser abastecedor de insumos, con lo cual las posibilidades de las pymes peruanas se incrementarán exponencialmente y se puedan insertan en las cadenas globales de valor (…)”, anotó.

Indicó el mecanismo denominado Acumulación de Origen permitirá que una pyme metalmecánica pueda adquirir los mejores insumos y a los precios más competitivo, además de producir el bien final y exportarlo con preferencia arancelaria a cualquiera de los países que integran el TPP.

Asimismo, señaló que Perú podrá contar con áreas que permitan el desarrollo de su capital humano, a través de la promoción de la educación, además de captar conocimiento y tecnología de los países del TPP.

Impacto en exportaciones
Comentó que el impacto de la TPP incidirá en el volumen de las exportaciones peruanas no tradicionales, en especial en sectores como agroindustria, pesca, confecciones de algodón y alpaca, y manufacturas diversas.

“Ello equivale aproximadamente al 25 por ciento de nuestras exportaciones no tradicionales”, expresó.

El Mandatario explicó que Perú suscribió el mencionado acuerdo para profundizar las relaciones comerciales con la región Asía – Pacífico, lograr que el Perú sea el “Hub” de acceso al Asia por Sudamérica y consolidar las exportaciones mediante el acceso a nuevos mercados.

“El TPP permitirá a los exportadores de servicios peruanos proveer servicios a los consumidores de los distintos países miembros, sin restricciones”, explicó.

Asimismo, afirmó que en materia sanitaria y fitosanitaria, se contará con mecanismos más eficientes para evitar demoras injustificadas en la entrada de productos a nuevos mercados, y que mediante el capítulo de inversión, se protegerá la inversión de las empresas peruanas en los países brindándoles trato igualitario respecto a los inversionistas locales.

“Este acuerdo permitirá también atraer mayor inversión extranjera directa de los países del TPP a nuestro país”, precisó.

En materia de medio ambiente, dijo que se ha introducido un artículo de comercio y biodiversidad propuesto por el Perú, en el que se reconoce la importancia de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad a través del comercio.

“El Perú es uno de los países más megadiversos del mundo, lo cual nos da un potencial de ser la reserva alimentaria y de medicinas del futuro”, recordó.

Propiedad intelectual y patentes
Asimismo, resaltó que es la primera vez que el Perú ha logrado que Estados Unidos incluya en un capítulo de propiedad intelectual disposiciones sobre conocimientos tradicionales y recursos genéticos dentro del mismo acuerdo, a pesar de ser un tema sensible para ellos.

“Estas disposiciones son prioritarias para el Perú, pues somos un país con comunidades que detentan conocimientos ancestrales relacionados con los recursos genéticos que deben ser protegidos”, puntualizó.

Respecto a las patentes, las cuales protegen cualquier innovación, sostuvo que se mantiene el plazo de protección por 20 años, establecido en la legislación peruana a través de la Decisión 344 de la Comunidad Andina, desde el año 1993.

“En materia de datos de prueba, que son los ensayos clínicos que permiten verificar la seguridad y eficacia de un nuevo producto farmacéutico, el Perú tiene experiencia protegiendo dichos datos por cinco años cuando se trata de productos farmacéuticos de origen químico. Con el TPP, se protegerá también por cinco años los datos de prueba de los productos farmacéutico de origen biológico”, acotó.

Para el jefe del Estado el citado acuerdo comercial representa un conjunto de oportunidades que deben ser aprovechadas con miras a cumplir los objetivos planteados de crecimiento y diversificación productiva.

RPP