Un presupuesto de $ 600 millones tiene el Ecuador para los casos de contingencia. De ese monto, el Ministerio de Finanzas solicitó un primer desembolso de $ 160 millones que serán empleados para atender los daños causados por el terremoto del sábado pasado. Así lo informó hoy Fausto Herrera, ministro de Finanzas.

El funcionario indicó además que el Gobierno Nacional tomó la decisión de transferir $ 43 millones a todos los Gobiernos Autónomos Descentralizados de Manabí (consejos provinciales, municipios y juntas parroquiales) para que puedan sean empleados para combatir las consecuencias que dejó este desastre natural.

La asignación económica fue uno de los planteamientos que se conoció durante el gabinete ampliado que se realizó en el Palacio de Carondelet.

El ministro explicó que previo a la asignación de los $ 43 millones, primero se pusieron al día con los dineros que estaban atrasados en la provincia. “Ahora están pagados completamente y tendrán recursos para afrontar esta emergencia”, reiteró.

El secretario de Estado indicó que en la actualidad se trabaja en una re-programación económica para verificar qué afectación tienen las zonas afectadas y verificar qué otras medidas se deben tomar.

Otro de los aspectos abordados fue redoblar el apoyo por parte de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) y de la Policía Nacional para las zonas afectadas por el movimiento telúrico.

En el encuentro participaron delegados y representantes de los organismos de Seguridad, entre ellos el Ministerio Coordinador de Seguridad, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, Ministerio del Interior, entre otros.

Pedro Solines, secretario Nacional de la Administración, presidió la reunión dentro de la cual se realizaron video enlaces con el presidente Rafael Correa. Solines explicó que se prevé el apoyo de las Fuerzas Armadas y de los policías. Añadió que actualmente hay un contingente de 10 mil soldados que se encuentran en labores de rescate, mientras que 3.500 gendarmes están en operaciones en dichas zonas. Las labores que cumplirían los miembros de la fuerza pública será vigilar el orden (control policial) y que los militares ayuden a canalizar las donaciones (alimentos, carpas, ropa, medicina, agua, etc).

Otro de los puntos en análisis fue el empleo de planteles educativos para albergar a los damnificados. Sobre ese aspecto el ministro de Educación, Augusto Espinosa indicó que alrededor de 100 unidades educativas tienen que afectación entre leves y medianos, en una primera evaluación. Explicó que luego de ese balance se conocerá qué instituciones educativas podrán ser empleados como albergues. El secretario de la Administración añadió que también se hará un análisis para realizar planes para dotar el servicio de energía eléctrica.

Solines advirtió que en la reunión se creará un Comité Ejecutivo liderado por el Ministerio de la Producción para canalizar la ayuda humanitaria del sector privado a las zonas afectadas (6 provincias declaradas en estado de excepción) y las acciones por parte de los organismos pertinentes. En este comité también participará el Ministerio de Salud Pública (MSP) y otras 2 secretarías de Estado.

Vinicio Alvarado, ministro Coordinador de la Producción, destacó el apoyo y respuesta por parte de la ciudadanía. Señaló que el sector productivo puso su contingente para apoyar en movilización.

“Este comité va a permitir una labor más eficiente en el traslado de estas ayudas”, dijo tras mencionar que se ha recibido todo tipo de ayuda especialmente maquinaria para remover escombros.

El secretario de la Administración indicó que el gabinete sesionará permanentemente para dar insumos al presidente Correa y al vicepresidente, Jorge Glas, quienes se encuentran en un recorrido en las provincias afectadas por el movimiento telúrico de 7,5 grados que afectó la zonas costeras del país.

En declaraciones a los medios de comunicación, Solines desvirtuó los rumores que señalaron que las autoridades ecuatorianas no aceptaron ayuda de México.

Explicó que el apoyo internacional fue debidamente canalizado a través de Cancillería, Secretaría de Riesgos y el Ministerio Coordinador de Seguridad. Explicó que esa ayuda tiene que ser avalada por los organismos competentes. “Las ayudas internacionales ofrecidas por los gobiernos, las hemos recibido y las hemos canalizado”, comentó.

Natalia Cárdenas, viceministra Coordinadora de Seguridad, informó que arribaron 130 rescatistas mexicanos que apoyan en Manabí. Además se recibió el apoyo de un equipo de 49 bomberos de Chile. También hay rescatistas de Venezuela, Colombia, Perú, Cuba, Bolivia, Suiza y España. Indicó además que se espera que en las próximas horas venga un contingente de los Estados Unidos

El Telégrafo 

Presidente Correa asegura que reconstrucción costará “miles de millones de dólares”

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró este lunes que la reconstrucción del desastre provocado por el potente terremoto del sábado llevará años y “costará centenas, probablemente miles de millones de dólares”.

“Habrá que reconstruir Pedernales, el centro de Portoviejo, el barrio de Tarqui en Manta, Canoa, Jama… Eso tomará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares”, aseguró durante una visita al cantón Pedernales, severamente golpeado y epicentro del sismo.

Aseguró que muchos edificios se derrumbaron en el potente terremoto “por mala construcción” y pidió que el país saque “lecciones para el futuro” de esta dolorosa experiencia.

“Muchos edificios se derrumban por mala construcción. Nadie quiere eludir responsabilidades, pero esa responsabilidad es sobre todo de los gobiernos locales”, dijo.

El Jefe de Estado añadió que “de esta dolorosísima experiencia, ojalá saquemos lecciones para el futuro. Después del terremoto de Haití, se empezaron a estudiar normas de construcción mucho más fuertes, que se aplican ya en 2014, pero antes de eso realmente había construcciones tremendamente precarias y por eso tal vez los daños son mayores”.

Correa emplazó además al país a ser “más estrictos en las normas de construcción”. “En un terremoto de casi 8 grados en la escala Richter, aquí, en Japón y Estados Unidos van a derrumbarse edificios, pero probablemente menos edificios y de forma menos catastrófica. Aquí hay edificios que se fueron compactando, achatando, y eso es falla estructural”, agregó.

El Mandatario señaló que se ha coordinado con los organismos respectivos el apoyo a los damnificados para su ubicación en los albergues. En Pedernales hasta el momento se han ubicado 4 albergues.

Correa señaló que “la magnitud del desastre obliga a planificar sitios temporales donde las personas puedan permanecer los próximos meses”.

Cuando el presidente Correa explicaba la planificación del gobierno, una mujer se le acercó llorando. El Primer Mandatario la acompañó hasta las carpas de la Fiscalía, donde se encuentran los forenses y los médicos legistas.

Hasta el momento, los forenses de la Fiscalía han efectuado 146 pericias. El legista William Ibujes, indicó que al momento solo se ha registrado un cadáver que se encuentra como N.N. (sin identificar), pues los demás ya han sido identificados por sus familiares. Incluso se les entregó un ataúd sin costo alguno, para que puedan iniciar los trámites del sepelio.

Una de las afectadas, Calixta Molina, perdió a sus familiares por el terremoto. “Perdí a mi tía, sobrina, y una prima, la familia está destrozada, por suerte la casa donde vivo solo sufrió daños menores. Aquí vinieron mis parientes. Hemos recibido ropa, y agua, pero nos hace falta alimentos”.

El presidente Correa tenía previsto iniciar un recorrido en una Escuela del Milenio del sector, y luego la verificación de los daños en las calles. En el estadio de Pedernales se encuentran organismos como los Cuerpos de Bomberos de 5 provincias, personal del Ministerio de Salud, que instaló carpas hospitales para la atención de los heridos. También personal de los Ministerios de Obras Públicas, Vivienda y el MIES. Así como funcionarios de la Fiscalía y la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR). Agentes de la Dinased también están presentes para recibir las denuncias de las personas desaparecidas. Al momento son 34 personas que no se han localizado.

El Telégrafo