La región de América Latina y el Caribe debe evaluar los impactos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) no solo en términos de acceso a nuevos mercados sino también considerando su contribución a la diversificación productiva y exportadora de los países, a los procesos de integración regional y a la transición hacia la economía digital, plantearon este martes 5 de abril diversos representantes reunidos en la CEPAL.

El seminario titulado El Acuerdo de Asociación Transpacífico: impactos para América Latina y el Caribe fue organizado en Santiago por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON) del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

La inauguración fue encabezada por el Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Antonio Prado, en representación de la Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena, y Andrés Rebolledo, Director General de Relaciones Económicas Internacionales de Chile. Participaron negociadores de los tres países latinoamericanos incluidos en el TPP (Chile, México y Perú), además de académicos, funcionarios internacionales, dirigentes empresariales y representantes de la sociedad civil.

El TPP, suscrito el 4 de febrero por 12 países de América, Asia y Oceanía, es el primero de una nueva generación de acuerdos comerciales de vasto alcance, conocidos como megarregionales, destacó Antonio Prado, quien manifestó el interés de la CEPAL de seguir estudiando los impactos e implicancias de este pacto con una mirada integral. El TPP se diferencia de otros acuerdos previos “por su carácter simultáneamente plurilateral e interregional”, dijo, y “una vez que entre en vigor constituirá la mayor área de libre comercio del mundo (medida por el PIB conjunto de sus miembros)”, agregó.

“Para Chile es un acuerdo de la mayor trascendencia”, señaló, por su parte, Andrés Rebolledo, de la DIRECON, quien enfatizó que el TPP “marca la frontera en materia comercial” y “está configurando las nuevas reglas del comercio internacional”. El funcionario chileno adelantó que en los próximos meses se iniciará el proceso formal de discusión en el Congreso para ratificarlo, que espera contar, dijo, con la participación de toda la sociedad.

En una primera evaluación, el TPP puede traer mayor acceso a mercados relevantes, especialmente en agricultura, e incentivos para la integración productiva vía acumulación de origen, entre otras oportunidades, sostuvo Mario Cimoli, Director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial y Oficial a cargo de la División de Comercio Internacional e Integración de la CEPAL, quien estuvo a cargo de la primera ponencia del encuentro.

No obstante, hay todavía interrogantes respecto a la autonomía de los países para desarrollar políticas (industriales, de innovación, de inversión extranjera, ambientales, laborales, educativas, de salud pública y culturales) y acerca de cómo el TPP impactará en la integración regional latinoamericana, especialmente en la convergencia Alianza del Pacífico-Mercosur, advirtió Cimoli.

A su juicio, “se debe evitar una evaluación estática (basada en la estructura exportadora actual) y adoptar una evaluación dinámica (basada en lo que se desea exportar en 10 o 20 años más)”. “El TPP por sí solo no generará un proceso dinámico de diversificación productiva y exportadora. Si no se lo acompaña de políticas apropiadas (industriales, tecnológicas, de innovación), la transición hacia la economía digital podría incluso verse dificultada”, dijo.

Por la tarde, en la mesa dedicada a las visiones desde la sociedad civil, intervinieron José Aylwin, Codirector del Observatorio Ciudadano de Chile, Ana Romero Cano, Coordinadora Ejecutiva de la Red Peruana por una Globalización con Equidad, y Alfredo Tourné, Miembro del Comité de Honor y Justicia de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura de México, quienes expresaron críticas al proceso de negociación del acuerdo en sus respectivos países y manifestaron su preocupación por la participación de la sociedad civil, y en particular de los pueblos indígenas, en la actual etapa de ratificación.

En otro panel, expusieron representantes del sector empresarial, entre ellos, Manuel José Prieto, Gerente Internacional y de Comercio Exterior de la Sociedad de Fomento Fabril de Chile (SOFOFA), Rafael Arribas, Gerente de Asuntos Internacionales de la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (COMEXPERU) y Edgar Ubbelohde, Asesor de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas de México (CANAME).

El TPP fue firmado por Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam y está actualmente en espera de ratificación al interior de los respectivos países.

CEPAL