El embargo impuesto por Estados Unidos a Cuba en 1962, en plena Guerra Fría, y que aún está vigente “hiere a los cubanos, en vez de ayudarlos”, dijo este martes en La Habana el presidente estadounidense Barack Obama.

Een el Teatro Nacional de La Habana ofreció un discurso al pueblo de Cuba efectuando un emotivo llamado a la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos.

“Vine aquí a dejar atrás los últimos vestigios de la Guerra Fría. Vine aquí extendiendo la mano de la amistad al pueblo cubano”, afirmó.

Construir algo nuevo

En el marco de su último día de visita a Cuba, el mandatario llamó en idioma español a los jóvenes a “construir algo nuevo”.

El embargo es “una carga obsoleta sobre el pueblo cubano. Los cubanos no van a alcanzar su potencial si no se hacen cambios aquí en Cuba”.

Durante el discurso, en el cual citó varias veces al poeta y héroe cubano José Martí, también instó a la reconciliación entre los cubanos, se refirió al “dolor” de la diáspora cubana “que ama a Cuba” y habló del “sufrimiento” de las familias separadas.

Genoveva Monpié, una empleada de 63 años en un pequeño hotel de La Habana Vieja, se declaró agradada por el discurso.

“Me gustó porque Obama fue muy respetuoso y reconoció los valores del pueblo cubano. Me gustó el llamado a la reconciliación entre los cubanos de aquí y de allá”.

Las palabras de Obama fueron seguidas desde el balcón de honor del teatro por el presidente cubano Raúl Castro y los principales funcionarios de su gobierno.

Raúl Castro aplaudió sus frases en contra del embargo estadounidense, vigente desde 1962, y una mención al ejemplo del líder sudafricano Nelson Mandela.

Obama también evocó las profundas diferencias entre los dos países -“Cuba tiene un sistema de partido único, nosotros multipartidista”, dijo-, pero a la vez señaló que Estados Unidos “no tiene la intención ni la capacidad” de forzar los cambios en la isla.

Obama es el primer presidente de Estados Unidos que visita Cuba en 88 años.

En su estancia de tres días le acompañan su esposa Michelle, sus hijas Sasha y Malia, y su suegra Marion, así como una importante delegación gubernamental y de empresarios.

Obama y Castro anunciaron la normalización de los vínculos de Estados Unidos y Cuba en diciembre de 2014. El 20 de julio de 2015 restablecieron las relaciones, rotas desde 1962.

Pese a que Obama ha emitido decretos para aliviar el embargo, solo el Congreso dominado por la oposición republicana puede levantarlo.

El Telégrafo