El ministro de Economía salió al cruce de los dichos del expresidente y senador del Movimiento de Participación Popular (MPP) José Mujica sobre Ancap y calentó aun más la interna del Frente Amplio. En declaraciones al semanario Búsqueda, lo acusó de “tergiversar la realidad” y “ocultar el verdadero problema” lo que “le hace mal al país”.

Mujica había responsabilizado ayer al Ministerio de Economía de la situación de Ancap y dijo que la empresa tenía “un sobrecosto no reconocido” de US$ 200 millones por año que “era la cuenta de distribución de combustible” que no podía trasladar a precios para evitar un aumento de la inflación. Según Mujica, Economía decidió que Ancap “se aguante” y por eso la empresa “tuvo que comerse ese choclito”.

“El senador Mujica insiste con el mismo enfoque del problema de Ancap que ya había planteado el vicepresidente (Raúl) Sendic y las autoridades de Ancap. Es un enfoque con el que discrepo absoluta y totalmente porque significa tergiversar la realidad y el verdadero problema”, aseguró Astori a Búsqueda.

Añadió que a su juicio “el verdadero problema no es que no se hayan reconocido algunos costos sin oque se incurrió en costos absolutamente excesivos que, a través de decisiones muy fundadas, el Ministerio de Economía resolvió no trasladarle a toda la sociedad”. Ejemplo de estos gastos excesivos, son para Astori los acuerdos con las estaciones de servicio, “el propio costo de la empresa” y el crecimiento de su masa salarial que “en cinco años aumentó 50% en términos reales”.

“Hubo una muy mala política de inversiones, sobre todo las que tienen que ver con el cemento (lo que genera) todo un panorama que explica la crítica situación que tiene hoy Ancap (…) El enfoque de Mujica le hace mal al país, porque tiende a ocultar la verdadera razón de los problemas que tiene Ancap y en lugar de ayudar a la empresa la perjudica”, señaló.

Astori añadió que “a las empresas públicas se las defiende no ocultando los problemas sino enfrentándolos y administrándolas bien”.

La visión de Vázquez

“Vamos a capitalizar y si hay que disponer de personas más aptas para Ancap no nos temblará el pulso”, afirmó anoche el presidente Tabaré Vázquez. Los que están en la cuerda floja son el presidente de Ancap, José Coya (lista 711) y el exsindicalista Juan Gómez, quienes integran el directorio desde el período pasado, dijeron a El País fuentes frenteamplistas. A su vez se analiza la remoción de varias gerencias vinculadas al áreas de negocios petroleros, marítimos y compras.

La capitalización de Ancap ya es una decisión tomada. Lo que el gobierno analiza es con qué dinero lo hará, si hay disponibilidades internas o si se pedirá algún crédito de organismos internacionales, informó Vázquez en una entrevista concedida al programa Santo y Señade canal 4.

El gobierno entiende que una capitalización de entre US$ 800 y US$ 1.000 millones no puede transcurrir con los mismos directores y gerentes que hicieron que Ancap tuviera un déficit acumulado de US$ 600 millones en cuatro años. Si no se cambian las autoridades y la empresa sigue al mismo ritmo que hasta ahora, en tres o cuatro años estaría nuevamente en problemas, afirmaron las fuentes consultadas por El País.

“No descarto, es una posibilidad hacer remociones, como puede ser que queden, pero que hay que gestionarla distinta es así, y que debe haber un contralor mayor por parte del Ministerio de Economía y de Industria sobre la gestión de Ancap, no me cabe dudas, y en ese sentido he dado instrucciones”, dijo anoche el presidente.

Para eso, encargó un informe a los ministerios de Economía y de Industria sobre la situación de Ancap y las medidas que se deben llevar adelante. En 10 o 12 días el presidente tendrá ese plan en sus manos y definirá finalmente si lleva adelante una renovación de autoridades en el ente. “Ancap es una empresa y la tenemos que manejar como empresa (…) y tiene que rendirle al país”, afirmó el primer mandatario.

Sobre la comisión investigadora del Senado, Vázquez se limitó a decir que “hasta el momento no se ha demostrado ningún tipo de dolo. Se han planteado irregularidades que están siendo estudiadas. Dejemos que trabaje la comisión”.

Además, argumentó que la gestión de las empresas públicas debe cambiar porque ahora tienen la obligación de “aportar el 1% del PIB (US$ 600 millones) para bajar el déficit al 2,5%, como proyectamos”.

“La prolijidad en el manejo de la macroeconomía va a continuar, como lo han demostrado los gobiernos del Frente Amplio”, afirmó el primer mandatario en la entrevista.

La interna del FA

Mientras tanto, la interna del Frente Amplio sigue caliente por las afirmaciones del senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) el domingo en El País, quien planteó que “a futuro Ancap necesita una capitalización” y que ese cambio “debe ir acompañado de una renovación de autoridades”. Hacía referencia a algunos directores y gerentes del ente.

Mujica no fue el único que disparó contra los astoristas. El diputado José Querejeta (lista 711) los acusó de querer “matar mezquinamente” la candidatura presidencial del vicepresidente Raúl Sendic para el 2019. “Qué sería de las empresas públicas si fueran privadas (…). O es que además de matar (mezquinamente) un posible candidato del FA también quieren volver a su idea de asociarla como hace 12 años atrás”, escribió Querejeta en su cuenta de Facebook.

El legislador tildó a Michelini de “desleal” y “cobarde”. “Debería leer lo que dice en forma clara y sensata el director blanco en Ancap (Diego Labat) sobre cuál fue el impacto del dólar en el déficit; o quizás no le da para entender que a los inteligentes de economía, se les viene escapando el rango meta de la inflación y también el dólar!!!!”, aseguró.

“Por suerte Tabaré y Pepe no detuvieron las inversiones; esa receta ya sabemos quiénes la quieren; frenar obras es menos mano de obra trabajando. Tirar para el costado es desleal y cobarde; hay que hacerse cargo de todo”, concluyó Querejeta en referencia al ministro de Economía, Danilo Astori.

La disputa entre el astorismo y Sendic da cuenta de una mala relación que se arrastra desde hace varios años y que tuvo su punto más álgido en el caso Pluna, cuando Sendic tildó de “fantasmas” a los que trajeron al exgerente general de la aerolínea, Matías Campiani.

Cuando se conformaban las listas para las internas de junio de 2014, Astori acusó a Sendic de “comprar votos” por haber realizado una alianza electoral con el ahora intendente de Salto, Andrés Lima.

En plena campaña electoral, Sendic y Astori se mostraron juntos. En una entrevista con El País, Sendic contó su reconciliación con el ministro. “Estuve mucho tiempo sin hablar con Astori. En esta última campaña electoral un día Astori apareció en Florida, ahí nos saludamos y empezamos a conversar como si nunca hubiéramos tenido un distanciamiento”, relató Sendic. La crisis de Ancap volvió enfrentarlos.

El País