El equipo económico del gobierno inició este lunes el road show por Estados Unidos y Gran Bretaña para presentar los títulos de deuda pública que se ofrecerán en el mercado financiero para reunir los fondos para cancelar los acuerdos alcanzados con los holdouts y salir del default. El secretario de Hacienda, Pedro Lacoste, y el secretario de Finanzas, Luis Caputo, se presentarán en Nueva York hoy y mañana, mientras el jueves viajarán a Los Angeles y el viernes a Washington. En tanto, Santiago Bausili, subsecretario de Finanzas, y Vladimir Werning, jefe de Gabinete de la Secretaría de Política Económica, liderarán las reuniones en Londres hoy y mañana y en Boston el jueves. A su vez, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay aseguró que después de pagarles a los buitres será el turno del FMI. “Vamos a tener una discusión (con el FMI) para ponernos de acuerdo sobre el calendario real para la siguiente evaluación del Artículo IV, que ocurrirá en algún momento de septiembre”, aseguró el ministro, dejando en claro que una misión del organismo multilateral volverá al país después de casi diez años.

“Estamos de vuelta en el mundo después de cuatro meses vertiginosos en los que nos hemos dedicado a ordenar el desorden que heredamos”, aseguró Prat-Gay quien participó el fin de semana de la asamblea anual del Banco Interamericano de Desa- rrollo, que se llevó adelante en Panamá. Luego de anunciar que les pagará a los buitres, tomando deuda en el mercado para de ese modo destrabar el conflicto y así poder seguir tomando deuda, Argentina despertó la ilusión del sector financiero internacional. En primer término el Gobierno buscará 12.500 millones de dólares para cancelar la deuda con los holdouts. El menú prevé la emisión de tres títulos, a cinco, 10 y 30 años, con una tasa que no debiera superar el 8 por ciento, pero en Hacienda ya dejaron trascender que esperan poder reducir ese costo para ampliar la emisión hasta 15 mil millones de dólares.

Una vez desactivado el conflicto con los buitres, se apostará a seguir tomando deuda y para ello es central el FMI, encargado de darle el visto bueno a los inversores a través de sus evaluaciones periódicas. “No tenemos ningún problema con que los técnicos del FMI miren lo que hacemos porque tenemos mucha confianza en lo que estamos llevando adelante”, aseguró Prat-Gay, aunque apenas asumió al frente de Hacienda suspendió la difusión de todas las estadísticas, incluyendo el índice de inflación, justo en el momento de mayor aceleración de los precios desde 2002.

Página12

Prat Gay pide a la Justicia de EEUU que anuncie su decisión lo antes posible

A través de una carta enviado a los magistrados, Prat Gay formalizó este pedido para que el mismo jueves se conozca la resolución, informó el Ministerio a través de un comunicado.

“En circunstancias normales no me dirigiría a ustedes sobre un asunto que se encuentra exclusivamente dentro de las facultades de la Cámara como es el plazo para la emisión de vuestra Decisión”, destaca la misiva y lo hacemos con el máximo respeto acerca de las prerrogativas de vuestro tribunal.

Sin embargo, “consideramos que de no solicitar la presente resolución expeditiva de la apelación no actuaríamos de manera diligente en nuestro carácter de funcionarios públicos”.

“Por ello, si fuera posible, esperamos que Ustedes puedan darle consideración a anunciar vuestra Decisión el mismo día de la audiencia, o tan pronto luego de la misma como sea prácticamente posible”, destacó la misiva.

La Cámara deberá decidir el jueves si levanta las medidas cautelares que impiden el pago de la deuda a los bonistas por parte del Gobierno.

Si estas medidas no se levanta, el Gobierno tampoco no podrá pagarle tampoco a los Fondos Buitre las sentencias que tienen a su favor en primera instancia, y deberá pagar punitorios hasta que la Corte resuelva favorablemente.

Prat Gay, quien se encuentra en Nueva York como parte de una gira para conseguir financiamiento para el país, destacó que el Gobierno que “la primera de las dos condiciones requeridas por el Juez Thomas Griesa para el levantamiento de las Medidas Cautelares han sido cumplida”, como fue la derogación por parte del Congreso de la denominada “Ley Cerrojo” y de la Ley de Pago Soberano.

Argentina “está comprometida a cumplir con las obligaciones asumidas en los acuerdos cancelatorios firmados, los que a la fecha superan los 8.000 millones de dólares”.

El ministro advirtió que “un grupo de litigantes”, refiriéndose al Fondo Aurelius y MNL con un acuerdo por 4.650 millones de dólares, “cuenta con el derecho unilateral de terminar su acuerdo con la República en caso que no reciban su pago el día 14 de abril”, y recordó que “nuestra emisión de bonos en el mercado de capitales está organizada y preparada para ser ejecutada a nivel global, pero no podrá llevarse a cabo sin una indubitable resolución por parte de la Cámara”.

télam 

Argentina alcanzó un nuevo acuerdo con los fondos buitre por u$s 253 millones

El Gobierno argentino logró nuevos acuerdos con tenedores de bonos soberanos impagos por U$s 253 millones. Así lo confirmó hoy Daniel Pollack, el special master que media las negociaciones del acuerdo entre la República de Argentina y los tenedores de sus bonos en default, a través de un comunicado.

“La Argentina, el jueves y el viernes de la semana pasada, firmó acuerdos por un total aproximado de u$s 253 millones con numerosos tenedores de bonos en default, que incluyen tanto a instituciones como a individuos”, dice el comunicado.

Según el mismo, el jueves la Argentina llegó a un acuerdo con el fondo Honero de Nueva York por un total de u$s 80 millones. En tanto, el viernes alcanzó un acuerdo con 35 clientes del fondo Stone Harbor Investment Partners por u$s 127 millones. Adicionalmente, ese mismo día, Argentina también acordó con 31 tenedores de bonos por aproximandamente u$s 46 millones.

Todos estos acuerdos están dentro de los términos de la propuesta publicada por la Argentina el 5 de febrero, pero podrán ser apelados por la Corte de Apelaciones el próximo miércoles 13 de abril.

“En calidad de special master, con la responsabilidad de presidir la conducción de las negociaciones del acuerdo, estoy muy satisfecho de que los tenedores del aproximadamente 90% de los bonos en litigio del Distrito Sur de Nueva York hayan alcanzo acuerdos con Argentina”, dice Pollack al cierre del comunicado.

El cronista 

Bonistas argentinos en default afirman que el Gobierno los discrimina frente a los fondos buitre

Los bonistas argentinos minoristas que siguen en default reclaman que el Gobierno les otorgue, al menos, la misma compensación que a los fondos buitre que ganaron el juicio del pari passu para aceptar un acuerdo.

El directivo de la Asociación de Damnificados por el Default y la Pesificación (Adapd), Horacio Vázquez, dijo a LA NACION que los acreedores nacionales “no pueden aceptar menos que lo que se le pagará a NML”.

“Por qué vamos a aceptar cuatro o cinco veces menos que NML cuando pagamos los bonos por un valor cuatro o cinco veces más que ellos”, expresó Vázquez.

Vázquez detalló que la semana pasada pidieron una reunión a los asesores legales del Ministerio de Hacienda y Finanza, que conduce Alfonso Prat-Gay, pero aclaró que todavía no obtuvieron “ninguna respuesta”.

“Nos sentimos discriminados porque a los bonistas italianos de las Task Force les concedieron lo que pedían sin que hayan ganado un juicio, mientras que a nosotros, que sí ganamos, en la Argentina y en Estados Unidos, no nos ofrecen nada diferente a la oferta base”, indicó.

Por esta razón, adelantó que si el Gobierno mantiene la misma actitud, van a ir “a la justicia federal argentina para reclamar un trato equitativo”.

“Estamos pidiendo prioridad para las excepciones; ya hay 42 bonistas argentinos que murieron y nadie nos presta atención”, se quejó.

En este sentido, agregó: “Ya que el Gobierno le está ofreciendo a cada grupo una propuesta diferente, a nosotros deberían darnos lo que nos merecemos”.

Cabe recordar que el Gobierno presentó dos ofertas: a los holdouts sin la sentencia delpari passu, el monto del capital adeudado más un 50%; y a quienes sí tengan ese fallo, ratificado por la justicia norteamericana en 2014, el 100% del monto original reconocido en esa sentencia, con una quita del 30 por ciento.

La Nación