Se estima que en Centroamérica se producen anualmente unos 1,035 millones de metros cúbicos de aguas residuales, de los cuales un 68.7 % (712.4 millones de metros cúbicos) son descargados sin ningún tipo de tratamiento. Del total de aguas residuales generadas en el istmo, un 15 % proviene de la actividad industrial manufacturera.

Los sectores industriales que mayor utilización de agua hacen en sus procesos productivos son los textiles, alimentos y bebidas y la elaboración de papel.

De acuerdo con David Aguilar, gerente técnico de la empresa Hydroambiente, cerca de un 90 % de la industria que opera en la región “está en pañales” en cuanto al adecuado tratamiento debido a que no hay conocimiento o experiencia técnica, Solo el restante 10 % corresponde a operaciones internacionales que funcionan con altos estándares medioambientales.

Los costos para montar la infraestructura y el tratamiento de aguas residuales en la región se han mantenido en los últimos años. De hecho, existen ya maquinarias más eficientes energéticamente que pueden ayudar a reducir esos valores.

En todo caso, según Aguilar, estos pueden oscilar entre $0.50 y $1.50 para tratar un metro cúbico de agua. Pero el monto dependerá también del nivel de contaminación y si la compañía aspira a tener certificaciones internacionales.

Según Orlando Altamirano, desarrollador de negocios y consultor de WESA Tecnologías, poco a poco las empresas de la región han comenzado a usar de una mejor manera el recurso hídrico, ya sea por presiones de los entes reguladores, por una cuestión de buena imagen corporativa, o por el simple hecho de que no hacer nada y desechar tal cual el agua contaminada les resulta, a la larga, más costoso.

“Definitivamente hay un nivel de contaminación más allá de la sostenibilidad del recurso hídrico, sumado a los efectos de sequía que provoca el cambio climático. Si no se corrige eso, las concentraciones de contaminación serán mayores con graves efectos en la salud y el medioambiente”, afirma Altamirano.

Durante el Foro Regional sobre el Recurso Hídrico, organizado recientemente por Water Industry of El Salvador (WAISA), se discutió sobre el estado del agua y esfuerzos de la industria centroamericana para utilizarlos sosteniblemente.

A continuación, puede ver más datos sobre el estado de este recurso en el istmo.

El Economista