Por Paola Bianco, de la redacción de NODAL Economía.

Se inauguró este miércoles en la sede del Incasur, en la Ciudad de Buenos Aires, el ciclo de charlas-debate del pensamiento nacional organizado por la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA), la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN), el diario Miradas al Sur y el portal de noticias Nodal, dirigido por Pedro Brieger.

El eje del primer encuentro, que tiene por finalidad realizar nuevas propuestas para el 2016, estuvo centrado en la discusión sobre el desarrollo para el próximo ciclo político que se inaugurará tras las elecciones presidenciales de octubre. Participaron como disertantes el joven economista de la UIA, Diego Coatz, el también economista y profesor universitarios de la UBA, Horacio Rovelli, y el ingeniero y empresario Rafael Kohanoff. La mesa fue moderada por el académico Jorge Marchini.

El debate se centró en el rol que tuvieron las políticas públicas en el proceso de industrialización iniciado en el año 2003 con la llegada de Néstor Kirchner, en los déficits y desafíos para profundizar dicho proceso en la etapa que viene, como así también en el análisis del contexto internacional en el cual deberán pensarse estas políticas. Al respecto, Rovelli -quien abrió la mesa- señaló que el mundo está cambiando y que estamos ante una fase económica mundial en la que EEUU busca abaratar los costos de las materias primas para mantener las ventajas competitivas. “Con ese fin revalúa su moneda y así puede pagar energía barata. Pero esto significa que se acabó el viento de cola”, afirmó el economista.

Dentro del complicado marco internacional, la Argentina tiene que proteger el mercado interno e integrarse a América Latina, según sostuvo Rovelli, y agregó que “tenemos que generar trabajo a partir del mercado interno y comprar a quien nos compra”. El académico sostuvo además que es el campo quien debe financiar el desarrollo industrial, como pasa en todos los países del mundo. “Este gobierno ha creado un mercado interno importante, que hoy es el doble de lo que era en el 2003”. ¿Qué es lo que faltó? se preguntó Rovelli. Un Plan estratégico basado en un Estado fuertemente regulador, ya que la economía Argentina está muy concentrada y extranjerizada, para lo cual hay que tener un programa fiscal que abarque a las empresas nacionales y extranjeras, fue la respuesta. Finalizando su primera intervención, agregó que “también es imperioso crear una red tecnológica y, sobre todo, saber qué vamos a producir. Necesitamos un régimen de compra del Estado, igual al que tiene YPF, que debe ampliarse y, por último, un Banco de Desarrollo”.

A su turno, Coatz comenzó su exposición sosteniendo que el modelo de desarrollo no está muy claro en los candidatos presidenciales. Sostuvo que desde el 2003 se combinaron aumento de la productividad e inversión, con empleo y salario, “algo que en este mundo es bastante inédito”. La tecnología se puso otra vez en la escena, igual que una política comercial fuerte y el rol del Estado, “pero este esquema funcionó hasta el 2011 y desde aquél momento llevamos tres años de estancamiento, ya que no hay crecimiento del empleo privado”, señaló. Además, existe un amesetamiento del comercio internacional que se suma a la retracción de Brasil, un país clave en la región en términos de comercio, agregó. El economista de la UIA coincidió así con Rovelli en que faltó un plan estratégico para la industria que permitiera, entre otras cosas, afrontar con mejor espalda la actual crisis internacional.

Por último, Kohanoff dijo que no podemos estar siempre analizando la coyuntura. “El tema es analizar el problema que tenemos. Si el país no produce los insumos que necesita la industria, entonces estos se tienen que importar, para lo cual siempre terminan faltando divisas. Esto pasó desde los gobiernos de Perón hasta la actualidad, este es el problema de la Argentina”, sentenció el ingeniero.

Para Kohanoff, el poder económico tiene que desplazarse a los trabajadores para producir un mejoramiento del ingreso de estos. Además, sostuvo que “hay muchas posibilidades de ampliar el mercado interno, porque hay muchas localidades del país que tienen todo tipo de necesidades. Por eso necesitamos un plan coordinado con los intendentes que incluya a todos los municipios, para romper con el monopolio que tienen las empresas. Así se van a solucionar los problemas locales y la falta de empleo”, agregó.

Para Kohanoff, quien integrara como industrial la Confederación General Económica (CGE) en 1973, este programa industrial lo tiene que implementar el Estado, con participación de la empresas. “Así se hizo en parte en el 73′, aunque la CGE y CGT no son lo mismo. Pero un programa de sustitución de importaciones es una decisión de Estado, hay que ir sustituyendo por partes”, sostuvo el ingeniero. Hay que instalar el debate, porque para esto se necesita un gran apoyo popular, concluyó.

El evento, del que participaron empresarios, académicos y miembros de agrupaciones políticas, es parte de un ciclo que tiene la pretensión de inaugurar un espacio para discutir temas centrales para el desarrollo del país.

Nodal Economía