Casi con timming local, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó ayer en Ginebra sus cálculos sobre desempleo juvenil. La región de América latina y el Caribe mostrará -según el informe- el índice más alto del mundo. Se espera que este año llegue al 16,8% y que en 2017 alcance el 17,1%. Pero para la Argentina, según los datos difundidos anteayer por el Indec, la realidad es peor: en el segundo trimestre del año, la desocupación entre los menores de 29 años ya es del 18,9%.

En números absolutos, en 2015 había 8,5 millones de desempleados jóvenes en la región, una cifra que se espera que aumente hasta 9,2 millones este año y a 9,3 millones en 2017, indica el documento “Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo”, presentado ayer. El Indec, en tanto, no calculó el número absoluto de jóvenes con falta de empleo en el país en su informe.

El de los jóvenes no es el único problema estructural del mercado laboral argentino. El desempleo femenino fue del 10,5% en el segundo trimestre del año y superó así el nivel general, del 9,3%. Para los especialistas, no sólo tienen una mayor dificultad que los hombres para acceder a un trabajo, sino que además sus empleos son más precarios.

El Indec informó anteayer su primer dato sobre el mercado laboral de la era Macri. El desempleo en los 31 centros urbanos de la Argentina en la que fue relevado afecta al 9,3% de la población activa. Se trata de 1,16 millones de personas. No obstante, la cifra de aquellos con problemas de insuficiencia de trabajo llega a 5,3 millones, según el organismo.

Para el caso de las mujeres, por caso, la tasa de subocupación (son aquellas personas que trabajan menos de 35 horas semanales por cuestiones involuntarias) fue del 13,9%, un dato más elevado que la que registraron los hombres (9,2%).

“El impacto de la incertidumbre económica en Brasil es un factor muy importante para el repunte [del desempleo juvenil en la región]. Hay que recordar que el PBI cayó considerablemente. Además, la situación en la Argentina, aunque no tan grave, también afecta”, explicó en conferencia de prensa Steven Tobin, economista de la OIT.

Por su parte, Susana Puerto, una de las expertas de la OIT, matizó que si bien el crecimiento del desempleo juvenil en América latina es un hecho negativo, “la OIT no lo ve como una tendencia alarmante”.

“El repunte es debido a la situación en Brasil y en la Argentina, pero no se siente como algo estructural de la región”, sostuvo Puerto.

Las tasas de empleo (ocupados sobre los activos) y las de actividad (aquellos que buscan empleo), fueron, en el segundo trimestre del año, menores para las mujeres y los jóvenes que para el resto. Es decir, hubo menos ocupados en esos segmentos, pero también hay más desalentados para seguir buscando trabajo. “Los diferenciales, tanto de desocupación como de precarización, de todos los indicadores malos del mercado de trabajo siempre fueron mayores en los jóvenes y las mujeres”, afirmó ayer en declaraciones radiales la directora de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec, Cynthia Pok.

“Lo más relevante del dato del Indec fue que el alza del desempleo no tuvo que ver con que hubo una destrucción de empleo grave, sino con que hay más gente que busca empleo porque el salario no alcanza”, dijo el economista Claudio Lozano, que estimó en 300.000 los desempleados ocultos por el viejo Indec. “El desempleo juvenil duplica el nivel general. En el caso de la mujer, la tasa de empleo es más baja y los trabajos son más precarizados”, cerró.

“Despedir a los jóvenes es menos costoso para las empresas”, explicó Agustín Bruno, director de la consultora Labour, Capital & Growth (LCG). “Luego hay factores coyunturales en el caso del empleo joven. Si la economía no crea empleo desde hace cinco años, afecta más a los jóvenes que van ingresando al mercado laboral”, completó.

Los jóvenes sin trabajo

16,8%

Estimación de la OIT

Es la previsión difundida por la OIT para el desempleo juvenil en la región

18,9%

Desempleo argentino

Es la tasa de desocupación juvenil en el segundo trimestre, según el Indec

10,5%

Desocupación femenina

La tasa de desempleo para las mujeres fue superior al nivel general (9,3%) presentado anteayer

La Nación


Según INDEC, el desempleo creció a 9,3% y ya afecta a 1.165.000 personas

A tono con la recesión que afecta que afecta a la economía, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), informó que el desempleo subió a 9,3% de la población en el segundo trimestre de 2016.

Los funcionarios se encargaron de aclarar que, en virtud que las mediciones anteriores deben ser tomadas “con reservas”, este dato no es comparable con la última cifra difundida por el organismo oficial, correspondiente al tercer trimestre del año pasado, que fue de 5,9%.

Siendo el sector manufacturero uno de los más afectados por la retracción – y particularmente las pequeñas y medianas empresas – no extraña que las cifras más altas de desempleo coincidan con los centros industriales.

Asimismo, el empleo se hace sentir con mayor intensidad en las ciudades más pobladas, por la caída en la construcción. Según el último informe del Estudio Bein, los números de actividad del segundo trimestre y los primeros registros del tercero son elocuentes: la economía sigue en recesión con caídas que alcanzan al 18% interanual en construcción, 6% en industria y 5% en comercio.

Las mayores tasas de desempleo corresponden a Gran Rosario – 11,7%), -Mar del Plata – 11,6%-, Gran Córdoba – 11,5% -, partidos del Gran Buenos Aires – 11,2%-, Río Cuarto – 10,5% – y Gran Buenos Aires- 10,6% -. De esta forma, y según surge de los datos del INDEC, la cantidad de desocupados asciende a 1.165.000 personas.

“Es evidente que estamos ante una situación grave en el mercado de trabajo”, dijo el titular del Indec, Jorge Todesca, en la conferencia de prensa.

La tasa superior al 9% difundida por el organismo oficial es coincidente con algunas estimaciones privadas, tal el caso del Estudio Bein que proyecta un 8,5%, mientras que se distancia de otras, como por ejemplo el cálculo de Ecolatina que proyecta un promedio de desempleo de 12% para el año. Por su parte, la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires calculó que la tasa de desocupación en el primer trimestre del año llegó a8,6%, con una suba de casi dos puntos con relación al 6,8% correspondiente a finales de 2015.

La subocupación también alcanza cifras elevadas. De acuerdo con el INDEC representa el 11,2% de la población. La mayor parte, 7,7% corresponde a aquellos desempleados que se encuentran buscando empleo, en tanto que el 3,5% restante corresponde a los no demandantes.

Otro dato que surge del informe oficial es que uno de cada tres trabajadores trabaja en negro. Según el INDEC, la proporción de empleo no registrado llega a 33,4%, una cifra que se mantuvo en los últimos años.

De acuerdo con especialistas en el mercado de trabajo, la permanencia de una elevada tasa de empleo en negro responde a distintos factores, entre los que se destaca una legislación laboral que favorece los litigios con fallos que generalmente, terminan perjudicando al empleador. Y también la pesada carga de impuestos y contribuciones. Según las categorías, los empresarios deben enfrentar un costo laboral que representa entre 35 y 50% del salario. Por su parte, los trabajadores sufren un descuento de 12% por aportes, o más si se ven afectados por el impuesto a las Ganancias.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Trabajo correspondientes a mayo pasado, el empleo registrado alcanza a 6.135.000 personas, cifra que supone una destrucción de casi 60.000 puestos con relación al mes anterior.

En los últimos cinco años no se registró aumento del empleo formal en el sector privado. Este faltante fue cubierto con aumento de la ocupación en el ámbito público. De acuerdo con datos de FIEL, durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner aproximadamente se duplicó de agentes estatales, pasando de 2 a 4 millones de personas.

Otro de los problemas, de los muchos que afectan al mercado laboral, es la existencia de trabajos precarios. De acuerdo con una medición del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, en la actualidad existen unos 450.000 planes sociales, 50% más que a comienzos de los años 2.000.
Por último, cabe señalar que los datos del mercado laboral no se conocían desde la segunda parte del año pasado, ya que fueron suspendidos luego de que el director del ente,Jorge Todesca, declarara en diciembre de 2015 la emergencia estadística.

El INDEC aclara que “no se incluyen datos de trimestres anteriores dado que, conforme a la emergencia estadística, el INDEC ha dispuesto que las series publicadas con posterioridad al primer trimestre de 2007 y hasta el cuarto trimestre de 2015, deben ser consideradas con reservas”.

Ámbito