Apenas en el último año el bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba por parte de Estados Unidos causó afectaciones por un monto de tres mil 850 millones 916 mil dólares.

Esa cifra tiene como un indicador especial el de las exportaciones de bienes y servicios dejadas de realizar debido a la medida punitiva, las cuales totalizan el 70 por ciento de ellas, por lo cual se eleva a dos mil 698 millones 636 mil 842 dólares.

Los indicadores relativos al cierre del mercado estadounidense muestran que, en el espacio de tiempo puntualizado, las prohibiciones aumentaron en un 196 por ciento.

A consecuencia de ello se inmovilizaron en territorio cubano cuantiosos recursos en inventarios al tener que cubrirse largos períodos de transportación desde lugares muy lejanos y aumentar el costo de las operaciones por la utilización de intermediarios.

La guerra económica declarada por Washington incidió directamente en la reducción de los flujos de inversión extranjera, según se explicó en el informe elevado por Cuba a la Asamblea General de la ONU sobre el comportamiento del bloqueo en el último año.

Según el texto, los inversionistas muestran temor frente a las gigantescas multas impuestas por el Departamento del Tesoro estadounidense a empresas y compañías que se atrevieron a realizar alguna compra o venta a La Habana.

Cubadebate