Por Paola Bianco

Durante los primeros 100 días de gobierno de Mauricio Macri en Argentina hubo casi 110 mil despidos, no sólo en el sector público sino también en el sector privado, en actividades tales como construcción, energía, metalmecánica e industria metalúrgica. La caída del consumo -sólo 3% en enero- fue el resultado de la pérdida de salario real que trajo una devaluación de más del 50 por ciento y una inflación de casi 15 por ciento acumulada en tres meses, que se aceleró partir de la salida del ‘cepo cambiario’ -establecía límites a la compra de moneda extranjera-, con lo cual el dólar llegó a valer 16 pesos argentinos los primeros días de marzo. Otra de las medidas que configuran un contexto que puede afectar aún más la demanda, es la flexibilización sobre los controles a las importaciones. En entrevista exclusiva con este medio, el líder de la central sindical CGT y titular de Unión Obrera Metalúrgica (UOM) habla sobre las medidas que tomó el gobierno argentino en estos tres meses de gobierno.

Usted dio a conocer la semana pasada que hubo 3000 despidos y 4000 suspensiones en la industria metalúrgica y que se vienen otros tantos. ¿Qué relación tienen los despidos en el sector privado con las medidas que está tomando el gobierno de Macri?

Estamos preocupados. Estoy viendo que en varias industrias metalúrgicas hubo despidos, que no salen a la luz. A veces me preguntan de dónde sacó los despidos y digo: yo tengo 22 mil empresas, con uno por fábrica ya tengo 4 mil o 5 mil despidos así de golpe. No hace falta tener 200 o 300 despidos en un sólo lugar , eso es lo que está ocurriendo dentro del gremio metalúrgico, está pasando que dentro de una empresa uno se va, se van dos, se van tres, no sale en los diarios, los compañeros cobran indemnizaciones, eso es verdad, a alguno le pagan quizás más de lo que corresponde, pero hoy en día, si vos haces un análisis, lo más barato que hay es pagar una indemnización porque estás con los sueldos de junio del año pasado, entonces eso le sale poco a las empresas. Por eso nosotros dentro del movimiento obrero estamos pidiendo la ‘doble indemnización’, a ver si sale una ley, que el gobierno mande un proyecto o los diputados saquen un proyecto para que las empresas que quieren despedir no les sea tan fácil o, al menos para que los compañeros que se quedan sin trabajo, que es lo más triste que hay, tengan una indemnización acorde para poder vivir un tiempo.

¿La reunión que tuvo la semana pasada con el ministro de la Producción fue para para plantear esta preocupación?
Nosotros con la reuniones que tenemos en el ministerio de la Producción, ya tuve varias, siempre hablamos de esta situación que estamos atravesando. Vislumbro que al abrir la importación muchos trabajadores se van a quedar sin sus puestos de trabajo. Acá en la Argentina no podemos competir ni con China ni con Brasil. Si un celular que acá nosotros lo fabricamos en la provincia de Tierra del Fuego y vale $10.000, si vos lo traes de China y vale $2000, ¿cuál va a comprar la gente, el de China o el importado? Ahora que abrieron la ‘importación puerta a puerta’ -compras por la web al exterior-, ¿si hay un perfume barato dónde lo van a comprar los consumidores, en la Argentina o en la web? Es matemático, al comprar puerta a puerta, si hay mil personas que compran el celular que cuesta más barato yo tengo el equivalente de mano de obra menos de mil celulares en Tierra del Fuego. Esos mil celulares significan 20 puestos de trabajo. Esa es la ecuación que hago cuando digo lo que pasa y lo que puede venir en el país.

¿En los últimos años la industria creció a partir de proteger el mercado interno?
Sí, fue a partir de las políticas que implementó el gobierno de Néstor Kirchner y luego llevó adelante la presidenta Cristina Kirchner. Recién estuvo acá el ex ministro de Economía y actual diputado nacional, Axel Kicillof, y bueno hablábamos de eso, de que hubo una protección de la industria nacional en esos años. A lo mejor en algunos rubros estuvo demasiado protegida porque muchos empresarios en base a esa protección que no permitía importar, se abusaron con los precios.

Con respecto al tema de la apertura de la importación, hay un acuerdo comercial de 12 países con Estados Unidos, el Acuerdo Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), que es el mayor acuerdo de libre comercio que existe -los países miembro tienen el 40 % del PIB mundial-, que en América Latina firmaron México, Chile y Perú que integran también la Alianza del Pacífico. El TTP es un acuerdo hecho a la medida de las corporaciones, por las desregulaciones estatales que conlleva. Si uno se guía por las declaraciones de la cancillería, pareciera que la Argentina orienta su política exterior hacia el Pacífico también. ¿Qué piensa al respecto?
Sí, la Argentina va a adherir. Es que hoy en día estamos viendo como acá en Sudamérica todo gira hacia la derecha, todo gira hacia el libre mercado, todo gira en la misma dirección del acuerdo del ALCA, todo gira hacia el acuerdo del Pacífico y bueno, creo que si todos los trabajadores no nos ponemos en alerta…Miren lo que está pasando en Brasil, nuestro principal socio. Si Brasil anda mal, nosotros andamos mal y en Brasil los medios y la derecha como yo los llamo están haciendo cualquier cosa para echar a Dilma y que no asuma Lula tampoco.

Puntualmente, ¿cómo cree que impactaría el TTP en la industria nacional? Y, cómo puede impactar este TLC en el salario, que según datos de la Cepal es uno de los más altos de la región?
Va a impactar con más desocupación; esto ya lo vivimos acá. La UOM tenía en el año 70′ 450 mil afiliados. En el año 2001 nos quedamos con 50 mil y si la metalurgia no tiene trabajo, la industria no tiene trabajo porque la metalurgia es una de las industrias madres. El otro día, cuando tuve la entrevista con el señor Presidente, junto a los dirigentes gremiales, le pregunté si esta política que él iba a emplear era enfriar la economía, porque si se enfría la economía, donde tengo 100 trabajadores por ejemplo produciendo televisores voy a tener 50 porque la gente no va a comprar y, cómo le pasa a la UOM le va a pasar a Hugo Moyano con los camiones -Sindicato de Camioneros-, le va a pasar a Luis Barrionuevo con los mozos -Sindicato de Gastronómicos- y le va a pasar al de Comercio. Vos habrás visto en tu barrio algún comercio que en los últimos años ha progresado y que ha pasado de tener un empleado a tener tres, bueno, va a volver a uno con esta política. Bueno, es eso, es enfriar la economía acá en la Argentina porque hubo liberación de importaciones, hubo devaluación desmedida, aumentaron los servicios, aumentó la luz desmedidamente y los salarios están congelados y, cuando el salario está congelado es enfriar la economía porque el que ganaba $10.000 tenía para ir a comer una pizza con la familia y hoy en día los $10.000 los va a tratar de preservar para poder pagar la luz y para poder comer. Eso es enfriar la economía.
Este tratado va a impactar en todos lados. Nosotros acá el salario lo vamos a defender. Yo tengo paritarias, nosotros no vamos a firmar menos del 30 por ciento de acuerdo a cómo vino la inflación, menos de eso no va a ser. Igual, el salario comparado con la región acá es alto pero para la Argentina ya no es muy alto tampoco porque ahora apenas alcanza para los productos básicos de una familia.