El gobierno estadounidense autorizó hoy a los bancos de su país a facilitar créditos para que empresas cubanas adquieran en ese país, productos autorizados, excepto los agrícolas.

El nuevo paquete de medidas –el tercero luego de los de enero y septiembre de 2015– autoriza a las instituciones bancarias en Estados Unidos, o de ese país en terceras naciones, a proveer financiamiento a través de cartas de crédito a empresas de la Isla que importen productos autorizados en las medidas de 2015.

Sin embargo, los créditos para exportaciones a la mayor de las Antillas no comprenden a los productos agrícolas, pues eso está regulado por una ley que solo el Congreso puede modificar.

Las regulaciones anunciadas hoy, y que entrará en vigor este 27 de enero, discriminan al sector agrícola estadounidense que deberá seguir vendiendo por adelantado y en efectivo a Cuba.

Los anuncios flexibilizan algunas de las restricciones impuestas, como condiciones de pago y financiación de exportaciones norteamericanas autorizadas a Cuba, incluidos productos de EE.UU. creados en terceros países.

Sin embargo, las nuevas normas no se refieren al uso del dólar en las transacciones entre los dos países, uno de los principales obstáculos para el comercio, pues Cuba tiene que pagar a través de un banco en una tercera nación y en otra moneda, lo cual no deja claro cómo serán viables estas nuevas medidas.

No existe ninguna ley norteamericana que prohíba que el gobierno cubano utilice el dólar en sus transacciones, por lo que ello es una prerrogativa ejecutiva que deberá tomar el gobierno de Barack Obama, básicamente como una decisión política.

Según el comunicado emitido por los departamentos de Comercio y Tesoro de esa nación, también se modifican las restricciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) en varias materias, entre ellas las exportaciones, los viajes y la aviación civil.

Aunque se mantiene la prohibición para que los estadounidenses hagan turismo en Cuba, el paquete de este martes autoriza los viajes a la nación caribeña de las personas relacionadas con la actividad de exportación, el marketing comercial, la negociación de contratos y todas las actividades relacionadas con la venta de los productos autorizados.

También se mantienen las restricciones para los denominados viajes pueblo a pueblo, que deberán seguir realizándose en grupos, con un representante de la organización que gestione la visita y que garantice no se realicen actividades turísticas.

Las medidas del gobierno de Obama son un reconocimiento a la empresa estatal socialista como actor fundamental para la importación de productos para el bienestar del pueblo cubano, aunque limitada a determinados productos que serán revisados “caso por caso” para otorgar la licencia específica correspondiente.

Entre las excepciones que establecen los departamentos de Comercio y Tesoro para el acceso a los productos autorizados es que estos no estén dirigidos a generar ingresos para el Estado, incluida la industria del turismo, la extracción y producción de minerales, así como para las fuerzas armadas y de orden interior.

Como un intercambio en una sola dirección se podrían calificar las propuestas comerciales de estas medidas, pues solo se concentran en las exportaciones de EE.UU., y no en las importaciones desde Cuba, excepto unos pocos productos provenientes del sector no estatal cubano.

Por otra parte, en concordancia con el acuerdo logrado at referéndum entre La Habana y Washington para la reanudación de vuelos regulares directos entre los dos países, compañías estadounidenses podrán exportar equipos para la seguridad de la aviación civil y la operación de vuelos comerciales internacionales, incluido el arrendamiento de aeronaves de ese país a empresas estatales de la nación antillana.

Enfatiza el documento del Tesoro y Comercio que estas son medidas para “ayudar al pueblo de Cuba”, que no es más que parte del discurso de ese país respecto a que la intención de un cambio de régimen en Cuba se mantiene, aunque han cambiado los métodos.

Las nuevas medidas de este martes reafirman lo dicho por funcionarios de la cancillería cubana de que el Presidente Obama tiene amplias prerrogativas ejecutivas con un bajo costo político que aún no ha utilizado para dejar al bloqueo contra Cuba como un cascarón vacío y que impedirían retroceder en la política, tal y como él ha anunciado.

Desde hace cinco décadas el Departamento del Tesoro norteamericano emitió el Reglamento de Control de Activos Cubanos, para permitir la ejecución del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, que ha causado cuantiosos daños económicos valorados en cerca de 121 mil millones de dólares.

La Habana y Washington restablecieron relaciones diplomáticas el pasado 20 de julio, luego de siete meses de conversaciones diplomáticas, y caminan en la actualidad hacia la normalización de sus vínculos que comprenderá solucionar temas álgidos como el bloqueo contra Cuba, el cese de las trasmisiones radio televisivas ilegales al territorio insular, así como la devolución del territorio que ocupa ilegalmente la Base Naval de Guantánamo.

AIN Cuba 

Entran en vigor nuevas medidas de EE.UU. hacia Cuba

Las nuevas medidas de la Casa Blanca hacia Cuba, que entran en vigor hoy, permiten la concesión de créditos y flexibilizan los viajes de los estadounidenses a la nación caribeña, aunque mantienen el bloqueo económico, comercial y financiero

Las regulaciones fueron publicadas de forma conjunta la víspera por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, y el Buró de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio.

Los diarios USA Today, The New York Times, las principales cadenas televisivas y otros medios de prensa norteamericanos reflejaron la noticia y destacaron su impacto en el futuro de las relaciones bilaterales.

Por su parte, James Williams, presidente de la organización Engage Cuba, promotora del levantamiento de las sanciones unilaterales contra La Habana, expresó su satisfacción por las disposiciones de las autoridades de la nación norteña.

“Ya es hora de que el Congreso elimine el embargo (bloqueo), política que fue un colosal fracaso durante 50 años”, añadió Williams.

A juicio de expertos, las ordenanzas van en el camino correcto pero a la vez son insuficientes, y demuestran que Obama tiene facultades para eliminar elementos sustanciales de las sanciones anticubanas, aunque es el Congreso el único que puede levantar el bloqueo en su totalidad.

El paquete autoriza la concesión de créditos a Cuba para pagar ciertas exportaciones -excluyendo los productos agrícolas- desde Estados Unidos pero a la vez deja intacta la prohibición a la nación caribeña de usar el dólar en transacciones internacionales.

Por otra parte, las medidas amplían las posibilidades para que viajen a Cuba quienes operan o brindan servicios en embarcaciones y aeronaves, lo que está en consonancia con los recientes acuerdos preliminares entre ambas partes para la reanudación de los vuelos comerciales.

Pero las disposiciones evidencian un objetivo fundamental de la política de Washington, que es intentar con nuevos métodos el cambio del sistema sociopolítico cubano, algo que les fue imposible hacer durante más de 50 años con una estrategia que la Casa Blanca reconoce fue un fracaso total.

No obstante, las medidas que entran en vigor este miércoles estimulan a quienes esperan que Obama utilice sus atribuciones ejecutivas y levante el grueso de las restricciones que impiden mejorar los vínculos entre ambas naciones.

Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones diplomáticas el 20 de julio de 2015 y sus respectivas Secciones de Intereses se convirtieron en embajadas, hecho que marcó el inicio de un largo proceso hacia la normalización de los nexos bilaterales.

Las autoridades cubanas consideran que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington hace más de cinco décadas es el principal escollo para concretar vínculos normales.

Prensa Latina

Commerce and Treasury Announce Further Amendments to the Cuba Sanctions Regulations