Matthew Bishop –editor sénior de la prestigiosa publicación ‘The Economist’ y quien además hace parte del comité que diseña, implementa y analiza el Índice de Progreso Social 2014 (IPS)– dijo, a su paso por Colombia, que el bajo acceso a educación y salud, los problemas de movilidad y la discriminación de la población desplazada, reinsertada, con discapacidad y LGTBI les restan oportunidades de progreso a los habitantes de ciudades como Bogotá.

En entrevista con EL TIEMPO, el economista dijo que si bien los resultados del informe muestran serios atrasos en localidades de la capital del país que históricamente han sido muy vulnerables, en especial las del sur, que eran las más rezagadas, “se ve cómo se cierra la brecha frente a las zonas con mayor progreso social. Por ejemplo, Ciudad Bolívar logró avanzar en necesidades básicas a un nivel bueno, incluso frente a estándares internacionales y se ve un progreso social en la localidad de Santa Fe”.

Entre el 2009 y el año pasado, la brecha de progreso social entre la primera y última localidad se redujo de 31 a 20 puntos. Según el estudio, las localidades con menores puntajes de IPS presentaron los mayores avances.

En materia de progreso social, la localidad de Teusaquillo está en primer lugar, con cerca de 80 puntos, propio de los niveles altos de calidad de vida. Puente Aranda y Engativá, con ingreso medio 2,5 veces menor que el de Teusaquillo, ocupan la segunda y tercera casillas, mientras que Santa Fe está en el último lugar con problemas críticos de salud, seguridad y educación básica, muestra el estudio.

Bishop, quien además es director de Social Progress Imperative, agregó que uno de los mayores obstáculos que tiene el progreso social en Bogotá es el tema de movilidad, a lo que se suma la violencia y el hecho de que ciertos líderes se aferran al poder y no abren espacios para que otros actores puedan participar.

El experto agrega que un nivel de progreso social ideal estaría por encima de los 75 puntos, pero hoy el promedio en muchas partes de la ciudad está en 60.

Por eso cree que es clave que la gente entienda la importancia de la información que se está produciendo, porque si bien ha habido progreso, muchos de los datos están por debajo del estándar en que debería estar.

El IPS indica que la falta de oportunidades se está convirtiendo en el principal obstáculo para que haya un verdadero y rápido progreso social en el país, pues 10 de sus principales ciudades, en especial en Bogotá, tuvieron una baja puntuación en ese frente, clave dentro del índice que mide dicho avance.

Con 71 puntos en el IPS 2014, la capital del país, catalogada como la de mayor ingreso promedio, se sitúa en el cuarto puesto del ‘ranking’ de este índice, después de Bucaramanga, Medellín y Manizales, lo que significa que tienen niveles medio altos de progreso social.

Aunque los resultados del análisis se presentan en tres frentes –necesidades básicas, bienestar y oportunidades–, el mismo tuvo en cuenta 47 indicadores que fueron evaluados en una escala de 0 al 100 para conocer su grado de progreso en cada una de las 19 localidades de la capital.

En términos generales, la ciudad sale bien librada en cobertura, necesidades básicas con una puntuación muy alta, obtenida por 16 de sus localidades. Las tres restantes, Ciudad Bolívar, Santa Fe y Los Mártires, obtuvieron una calificación medio alta.

En bienestar, solo seis localidades de la capital presentaron avances importantes que se reflejaron en un puntaje alto, mientras que las otras 13 obtuvieron una puntuación medio alta. En materia de oportunidades, la calificación de la totalidad de las localidades de Bogotá fue medio baja, por debajo de los 63 puntos, siendo la de Los Mártires la peor, con 41,19 puntos (muy baja).

Las localidades del norte de la ciudad no se comportan muy diferente, aunque tienen un IPS promedio de 76 puntos, es decir, alto. En el occidente, por su parte, hay niveles de progreso social apenas un poco por debajo de los del norte.

En bienestar, solo seis localidades de la capital presentaron avances importantes que se reflejaron en un puntaje alto, mientras que las otras 13 obtuvieron una puntuación medio alta. En materia de oportunidades, la calificación de la totalidad de las localidades de Bogotá fue medio baja, por debajo de los 63 puntos, siendo la de Los Mártires la peor, con 41,19 puntos (muy baja).

El Tiempo