Francia se pone al frente del acercamiento europeo a Cuba

Castro y Hollande establecen un primer fondo franco-cubano de 200 millones para impulsar la inversión

Raúl Castro ha elegido Francia para cursar su primera visita de Estado a un país europeo. Tras ser recibido con todos los honores, el presidente cubano ha agradecido al jefe del Estado francés François Hollande su liderazgo en las negociaciones con la Unión Europea y en la condonación de parte de su deuda externa. Francia, el país que más rápidamente ha reaccionado al inicio del deshielo cubano, se posiciona para multiplicar sus intercambios comerciales con la isla tomando la delantera a sus socios europeos; entre ellos, España.

Cuba se abre al mundo y Francia ha demostrado querer estar ahí, en primera línea, para beneficio mutuo. La alta representante de la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, viajó a La Habana en marzo de 2015, apenas tres meses después de que el presidente americano Barack Obama y Raúl Castro anunciaran el inicio de la normalización de sus relaciones. Pero François Hollande fue el primer líder de los Veintiocho que visitó Cuba después del deshielo, en mayo. Ese gesto histórico ha dado sus frutos para ambos países.

París ha jugado un papel esencial en la condonación de parte de la deuda cubana (11.900 millones de dólares) y La Habana ha respondido ofreciendo a Francia una “amplificación de las relaciones” en todos los terrenos. “Se han creado las condiciones más favorables para nuestras relaciones financieras”, ha dicho Raúl Castro este lunes en comparecencia pública tras entrevistarse con Hollande en el palacio del Elíseo en París. Parte de la deuda pendiente contraída con Francia hace más de 30 años la han convertido hoy ambos mandatarios en un primer fondo de inversión franco-cubano de 200 millones de euros.

Es una cifra enorme si se tiene en cuenta que en 2014 las exportaciones de Francia a Cuba ascendieron solo a 180 millones de euros. “Nuestras relaciones no han sido muy densas”, explica una fuente diplomática francesa, “y ahora podemos establecer una relación muy particular y casi inesperada. Cuba se está abriendo al mundo y hay que apoyarla”.

París se ha convertido para Castro en un aliado esencial en sus relaciones con la Unión Europea. Hollande ha expresado su deseo de enterrar el embargo y el bloqueo para que “Cuba ocupe el lugar que le corresponde en el mundo” y la intención de París de luchar para que la isla supere todos los obstáculos existentes en su entendimiento con Bruselas.

París se vuelve hacia América Latina

París aprecia el papel de La Habana como interlocutor importante para América Latina. “Cuba es una voz singular en el mundo”, dijo este lunes Hollande, recordando sus oficios de paz para Colombia y Venezuela. Latinoamérica es un continente sin graves conflictos que París cree haber desatendido hasta ahora. De ahí que Hollande haya programado para finales de febrero una visita a la Polinesia. Aprovechará para pasar por Perú, Argentina y Uruguay.

En el seno de la UE, solo el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha reaccionado con celeridad al deshielo cubano. Se entrevistó en mayo pasado con Castro en Roma, aprovechando la visita del cubano al Vaticano, y viajó a La Habana en octubre con una delegación de empresarios. Italia es, después de España, el país que más bienes exporta a la isla, según datos de la Comisión Europea. El gobernante italiano animó a los empresarios de su país a aprovechar las oportunidades de negocio en Cuba, un país que estima sus necesidades de inversión extranjera en los 8.000 millones de euros.

Alemania, con muchos menos intereses comerciales y de inversión en la región, también envió el pasado mes una delegación encabezada por Sigmar Gabriel, vicecanciller alemán y ministro de Economía. Como resultado de ese viaje, Berlín, tercer exportador europeo a la isla, decidió abrir allí una oficina comercial.

Este activismo político contrasta con el perfil mucho más bajo que han adoptado las autoridades españolas. Los datos son elocuentes: el 43% de todas las exportaciones europeas a Cuba proceden de España. Aun así, la máxima autoridad que ha viajado en los últimos años a la isla ha sido el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que salió de La Habana sin lograr entrevistarse con Castro en noviembre de 2014.

Fuentes españolas alegan que eso no implica un retroceso en la posición inversora y comercial en la isla y recuerdan que uno de los grandes contratos firmados gracias a la reanudación de relaciones entre Washington y La Habana, el del ferry que unirá Cuba con Estados Unidos, lo ha ganado una firma española. La naviera Baleària, propiedad del exministro del PP Abel Matutes, obtuvo a mediados de 2015 la primera licencia para conectar La Habana con Florida. El ministro de Industria, José Manuel Soria, viajó el pasado julio al país caribeño con una delegación de 75 empresarios interesados en abrir —o ampliar— negocio en la zona.

Hollande insta a Obama a “ir hasta el final” y acabar con el embargo a Cuba

Castro agradece a Hollande su apoyo de ‘ir hasta el final’ en el embargo comercial cubano impuesto por EEUU

En una rueda de prensa junto a Raúl Castro tras una reunión bilateral, describe el embargo como “vestigio de la Guerra Fría”.

Castro, que ha agradecido al mandatario francés su mensaje, ha reconocido a Francia como “un importante socio para Cuba”

Raúl Castro ha llegado a Francia por primera vez en visita oficial. El presidente cubano, que sucedió a Fidel Castro en 2006, aterrizó el sábado en París donde ha permanecido dos días sin encuentros oficiales -al menos de forma pública-, pero pasará este lunes y martes rodeado de la pomposidad que supone una visita oficial.

Su presencia aquí responde al viaje de François Hollande a Cuba, el pasado mes de mayo, que fue el primer líder occidental en visitar la isla después del deshielo de sus relaciones con Estados Unidos. Francia, uno de los 10 primeros socios económicos de Cuba, quiere convertirse en su primer aliado occidental y reforzar la presencia de empresas francesas en la isla.

En este sentido, tras reunirse con Hollande, el presidente francés ha instado a su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, a “ir hasta el final” para acabar con ese “vestigio de la Guerra Fría”, como ha descrito al embargo comercial impuesto sobre Cuba, informa Efe.

En una declaración ante la prensa junto al líder cubano, Hollande ha considerado que, pese a los “progresos” realizados por Estados Unidos, todavía falta “eliminar” el bloqueo.

“Obama, que ha conseguido que se progrese, debe, como él mismo ha dicho, ir hasta el final y permitir que este vestigio de la Guerra Fría tenga fin”, ha dicho Hollande.

Hollande quiere ser igualmente el intermediario entre las relaciones entre Cuba y la Unión Europea, cuyas negociaciones comenzaron en abril de 2014, buscando llegar a un “acuerdo de diálogo político y cooperación”.

Para el mandatario, Francia “siempre ha estado convencida de la necesidad de levantar el embargo pese a las tensiones internacionales” y ha recordado que ése fue el mensaje que trasladó a las autoridades cubanas al viajar a ese país en mayo pasado.

Tras la intervención de Hollande, Castro, en visita de Estado a Francia hasta mañana, ha agradecido al presidente galo su mensaje contra el embargo y por ejercer un “papel de liderazgo” en las relaciones entre la isla y la Unión Europea (UE)

“Francia es un importante socio para Cuba. Somos dos naciones con realidades históricas y culturales diferentes (…), pero nuestras relaciones son de amistad”, ha expresado Castro.

Menos de una semana después de la polémica visita del presidente de Irán, Hassán Rohani, con quien París firmó varios acuerdos millonarios, ahora Hollande se prepara para buscar nuevos pactos con este potencial aliado caribeño que aprovechará, al mismo tiempo, para mostrar su nuevo rostro.

Según afirmó una fuente diplomática a AFP, la cuestión de los derechos humanos solo se tocará en “discusiones bilaterales”.

Con los Campos Elíseos engalanados con banderas cubanas, Castro ha sido recibido oficialmente esta mañana bajo el Arco del Triunfo en presencia de la ministra de Ecología y Desarrollo, Ségolène Royal, para después reunirse con el presidente galo y acudir finalmente a una cena en su homenaje en el Palacio del Elíseo. Durante el martes, se reunirá con la directora general de la Unesco, Irina Bokova, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el Presidente de la Asamblea Nacional y del Senado, Claude Bartolone y Gérard Larcher respectivamente, y finalmente con el primer ministro Manuel Valls.

En 1995, Fidel Castro ya fue recibido por François Mitterand, casi al final de su mandato, en un encuentro oficial muy polémico, rodeado de protestas de los opositores cubanos. Por aquel entonces, Castro confiaba a un diplomático francés que aquella visita suponía el comienzo del “apartheid” de los países occidentales impuesto sobre Cuba, aunque la apertura real ha tardado veinte años más en producirse.

Cuba información

Francia ha sido, es y será un importante socio para Cuba

Declaración ante la prensa del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, en ocasión de la visita de Estado a la República Francesa, el 1ro. de febrero de 2016, “Año 58 de la Revolución”.

Buenas noches.

Estimado presidente François Hollande;

Distinguidos miembros de la delegación francesa;

Representantes de los medios de prensa:

Ante todo permítanme trasladar un cordial y afectuoso saludo al pueblo francés y a sus autoridades, en nombre del pueblo y Gobierno cubanos. Nuestros países están unidos por vínculos históricos y culturales y por profundos lazos de amistad.

Agradezco muy sinceramente las palabras que ha pronunciado el presidente Hollande, así como la calurosa acogida dispensada a la delegación cubana.

Recién hemos concluido las conversaciones oficiales con el presidente François Hollande. Este intercambio, al igual que en mayo del pasado año en La Habana, ha tenido lugar en el clima cordial y de respeto mutuo que caracteriza nuestras relaciones bilaterales.

Esta es la primera visita de Estado de un presidente cubano a Francia y a un país miembro de la Unión Europea. Reafirma el excelente estado de nuestras relaciones y refleja la voluntad compartida de consolidar el diálogo político al más alto nivel.

Hemos sostenido conversaciones fructíferas sobre los diversos temas que integran la agenda bilateral, dando continuidad a los objetivos y acuerdos alcanzados en la histórica visita efectuada por el presidente Ho­llande a Cuba en mayo pasado, primera de un mandatario francés a nuestro país.

Ratificamos la voluntad de ampliar y diversificar las relaciones bilaterales con Fran­cia en todas sus dimensiones:

políticas, económico-comerciales, financieras y de cooperación, académicas y culturales.

Hemos suscrito una Agenda Económica Bi­lateral que representa un importante me­canismo conjunto para la proyección, seguimiento y pro­moción de los vínculos económico-comerciales, de cooperación e inversión, incluso a mediano y largo plazos.

Del mismo modo, destaca la firma del Acuerdo bilateral sobre la deuda de Cuba con Francia, con lo cual se crean condiciones más favorables para el desarrollo de las relaciones financieras y la ejecución de nuevos planes y proyectos conjuntos.

Como es conocido, el pasado 12 de diciembre Cuba llegó a un importante acuerdo con los países acreedores que integran el Grupo ad hoc del Club de París.

Reiteramos el agradecimiento al gobierno fran­cés por su papel significativo y posición constructiva para alcanzar este importante resultado, lo que abre una nueva etapa en las relaciones económicas, comerciales y financieras de Cuba con estos países, y facilitará el acceso a financiamientos a mediano y largo plazos, muy necesarios para la ejecución de las inversiones previstas en nuestros planes de de­sa­rrollo.

Reconocemos y damos la bienvenida a la voluntad expresada por las autoridades francesas de acompañarnos y participar de forma más activa en los planes de desarrollo económico y social de Cuba.

Igualmente agradecemos el liderazgo de Francia en el fomento de la construcción de una nueva etapa en las relaciones entre la Unión Europea y Cuba, sobre bases de respeto y reciprocidad, y en particular en lo concerniente a la negociación del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, proceso en curso desde abril de 2014, que se encuentra en una fase muy avanzada.

Apreciamos la tradicional posición francesa a favor del levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, que es el principal obstáculo al de­sa­rrollo de nuestro país, y a las relaciones económico-comerciales.

Hace apenas dos meses esta ciudad fue escenario del histórico “Acuerdo de París”, resultado de un arduo proceso de negociación en la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático.

Expresamos nuestra felicitación a Francia y a sus autoridades por la organización de ese evento y por su valiosa contribución, que permitió llegar a un acuerdo balanceado y aceptable para todas las partes.

El próximo mes de mayo, fruto del esfuerzo e interés por incrementar el conocimiento mu­tuo, tendrá lugar por vez primera un mes de la cultura cubana en Francia y de la cultura francesa en Cuba.

Hemos reiterado al gobierno francés la disposición y el compromiso con la continuidad de esta sólida relación. Francia ha sido, es y será un importante socio para Cuba.

Somos dos Estados con realidades históricas, cul­turales, geográficas y sistemas políticos diferentes. Sin embargo, la relación amistosa, productiva y respetuosa que mantenemos de­muestra que es posible proponernos metas y proyectos comunes que tributen al desarrollo de nuestras respectivas naciones y de toda la humanidad.

Para concluir, reitero mi saludo afectuoso a esta majestuosa y hospitalaria ciudad que me honro en visitar, y mi sincero agradecimiento al presidente Hollande por la cálida acogida que nos ha dispensado.

Muchas gracias.

Cuba Minrex

Declaración de presidente francés por visita de estado de Raúl

Palabras pronunciadas por el mandatario francés François Hollande, Presidente de la República Francesa, durante la cena ofrecida al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y Ministros de la República de Cuba, en el Palacio del Elíseo, el 1ro. de febrero de 2016.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Señoras y señores:

Recibo en el día de hoy al Presidente Raúl Castro. Esta es su primera visita de Estado a Francia, incluso es la primera visita de Estado de un dirigente cubano a Francia; y con este gesto he querido estar también a la altura del recibimiento que me dispensaron durante mi visita a Cuba en la primavera pasada.

Agradezco al Presidente Raúl Castro por esta muestra de amistad al haberme invitado. Fui uno de los primeros jefes de Estado occidentales en realizar una visita a Cuba, y hoy nos encontramos en este marco excepcional de una visita de Estado, la primera desde la independencia de Cuba.

Francia, sus ideas, sus artistas, su lengua, siempre ha estado presente en Cuba. Incluso, la esposa del Presidente Raúl Castro, ya fallecida, era de origen francés; es decir, existen vínculos entre la isla grande y Francia.

Francia siempre ha estado convencida de que, a pesar de las tensiones internacionales de antaño, durante la Guerra Fría, existía una necesidad, el levantamiento del embargo, el fin del bloqueo. Fue ese el mensaje que trasmití cuando visité La Habana, y es el mensaje que reitero hoy.  Este embargo, este bloqueo debe ser borrado para que Cuba pueda ocupar plenamente su lugar; es la voluntad del propio país, así como de la comunidad internacional.

El presidente Obama ha realizado numerosos gestos y él lo decía: hay que ir hasta el final y que todo ello permita poner fin a ese vestigio de la Guerra Fría.

Deseamos acompañar a Cuba en el camino de apertura y desarrollo que ha elegido; esta apertura pasa, ante todo, por los intercambios económicos. Numerosas empresas francesas están presentes en Cuba. Francia es uno de los principales socios comerciales de Cuba desde hace muchos años.

Quisiera agradecer a todas las empresas que se han establecido en Cuba, a pesar de que ha sido difícil poder invertir y hacer comercio con Cuba debido a los obstáculos internacionales. Esas empresas escogieron una opción cuyo desarrollo les permite hoy ser recompensadas.

Queremos ir más lejos. Es el objetivo de la hoja de ruta que acabamos de firmar y que incluye sectores de cooperación, turismo, transporte, desarrollo de las ciudades, energía, agrícola.  En resumen, a partir de ahora todos los sectores quedan abiertos. Todo ello ha sido posible gracias al acuerdo firmado el 12 de diciembre pasado, el mismo día en que se desarrollaba la Cumbre de Cambio Climático, que como se sabe, concluyó exitosamente.  Ese mismo día, en París, se concluyó una negociación que permitió anular lo que realmente era una gran carga para Cuba, su deuda. Francia desempeñó un gran papel para ello. Quiero felicitar a los ministros y sus servicios. Hoy gracias a la anulación de la deuda podemos lograr un acuerdo más ventajoso entre Francia y Cuba.

Queremos llegar más lejos en el plano bilateral; nosotros anularemos progresivamente los adeudos en la medida que Cuba los vaya  pagando. Francia irá más allá de lo que se acordó en el Club de París. Queremos invertir una parte de la deuda para que pueda ser utilizada por los inversores.

También queremos convertir estas deudas en fondos para reinvertirlos en el desarrollo de diferentes esferas y poder acelerar proyectos de inversiones de Francia en Cuba.  La Agencia Francesa de Desarrollo trabaja desde ahora en la identificación de estos proyectos y los implementará a partir de este año.  La apertura es también  cultural, científica, educativa y queremos relanzar una gran cooperación cultural con Cuba.  Deseamos celebrar un mes de la cultura francesa en Cuba, que será muy importante para nuestros dos países.

Pude inaugurar la nueva sede de la Alianza Francesa. Guardo un recuerdo muy emotivo de ese momento, porque es en La Habana, en esa Alianza Francesa, a la que asisten 15000 cubanos para aprender el francés; un lugar completamente renovado, restaurado, un lugar magnífico en La Habana. Recuerdo que cuando el Che Guevara era ministro del Gobierno cubano, fue el que favoreció el mantenimiento de la Alianza Francesa.

Igualmente, deseamos fortalecer los intercambios entre los estudiantes universitarios; 14 instituciones francesas estarán presentes en un evento internacional que se celebrará en Cuba, y se tomarán diferentes acuerdos para el reconocimiento de los títulos.

Hay una cooperación importante en materia de investigaciones, en particular las médicas. Cuba forma numerosos médicos, no solo para Cuba, sino para el mundo entero.  Cada vez que hay una crisis sanitaria, una epidemia, Cuba envía sus médicos. Cuba y Francia enfrentan hoy un gran desafío, el virus ZICA, no solo en la zona del Caribe sino como lo hicimos con el ébola. Por tanto, Cuba trasmite su ejemplo de una manera muy particular a todo el mundo.

El Presidente Raúl Castro ha puesto todo su empeño en facilitar el acuerdo de La Habana para que Colombia alcance al fin la paz. De la misma forma, sé lo que ha podido hacer el Presidente Castro por Venezuela, favorecer el diálogo. También deseo felicitarlo por la participación de su país en la Conferencia sobre Cambio Climático; y gracias a su acción que permitió llegar a un acuerdo.

No dejamos de abordar ningún tema, tanto en el plano económico como político, incluido el de los derechos de las personas, a lo cual Francia tiene un gran apego y hace valer en todas las circunstancias y en todos los países.

Estamos abriendo una nueva página de la historia entre Europa y Cuba, y más aún, el día de mañana, entre el mundo y Cuba. Porque queremos que Cuba pueda acompañar, pueda participar plenamente en la comunidad internacional y aquí confirmo que Francia hará todo lo posible en el seno de la Unión Europea para hacer desaparecer los últimos obstáculos.

El sentido de esta visita, que claro está despierta mucha curiosidad, porque es la primera vez que un Jefe de Estado de Cuba viene a Francia desde el logro de la independencia de Cuba, y con ello apreciamos el valor de la visita en su justa medida.

Gracias Raúl Castro (Aplausos).

ACN

Foro empresarial abre nuevas oportunidades entre Francia y Cuba

Paralelo a la visita de Estado que realiza el General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba a París, se realiza este martes en Paris un foro empresarial sobre las nuevas oportunidades de inversión y negocios en la isla.

Durante el encuentro que sesiona en la sede del Movimiento de Empresas del país europeo, Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Consejo de Ministros de la nación caribeña comentó que los nexos económicos y comerciales entre ambas naciones continúan en ascenso,

Cabrisas destacó que la visita del mandatario galo, François Hollande a La Habana, constituyó un hito histórico de las relaciones bilaterales y reiteró la voluntad de ambas partes, de profundizar estos lazos en sectores de mutuo interés sobre la base de las potencialidades existentes.

Con la visita de Estado que realiza el Presidente cubano a la capital francesa se confirma el compromiso de fortalecer el intercambio y elevar los vínculos a planos superiores con una proyección a largo plazo, remarcó.

Precisó también que Cuba se encuentra en un proceso de actualización de su modelo económico, el cual avanza de forma armónica, integral y planificada, en aras de construir un socialismo próspero y sostenible.

El Vicepresidente resaltó que las autoridades cubanas y francesas trabajaron en 2015 con el fin de encontrar nuevas vías y mecanismos para incrementar y consolidar las relaciones económicas, comerciales, bilaterales.

Pienso que la oportunidad que se ofrece con este encuentro y los que se efectuarán a partir de la implementación de la agenda económica bilateral suscrita ayer, ofrecen una excelente oportunidad para poner los nexos económicos, comerciales y financieros en el nivel que realmente les corresponde, acotó.

Rodrigo Malmierca, ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, afirmó que Francia es un importante socio económico y comercial para la mayor de las Antillas, donde existe variadas importaciones y exportaciones de productos, además de ser el cuarto emisor de turistas a Cuba.

Tenemos varias inversiones de capital galo en la isla como empresas en el turismo, la industria alimentaria, las telecomunicaciones, energía; tenemos contratos de asociación económica internacional en la construcción y de administración hotelera, detalló.

Explicó que Cuba está en condiciones de atraer a otras firmas galas y se vive un momento especialmente atractivo para que esas empresas hagan negocios en la isla y los amplíen.

Malmierca también apuntó que hay un grupo de áreas de interés común como ciencia, tecnología, innovación, medio ambiente, turismo, energía y fuentes renovables, salud, transporte, sector agrícola y agroalimentario, desarrollo urbano sostenible.

Al cierre de diciembre de 2015, Francia ocupaba el lugar 12 respecto al comercio total de Cuba con el mundo y el quinto en relación con la Unión Europea, según información divulgada en el foro.

ACN