La industria manufacturera del país registró en enero pasado un crecimiento interanual del 6,7%, una cifra superior al -1,2% que marcó un año antes, cuando registró las consecuencias sobre la actividad de la salida de la planta de manufactura de la transnacional Intel.

De acuerdo con el Banco Central, el resultado obtenido en el primer mes del año obedece principalmente a una mayor actividad productiva de las empresas de regímenes especiales y en menor medida de las empresas del régimen definitivo.

En el primer caso sobresale la mayor demanda externa por productos alimenticios e instrumentos médicos y odontológicos. En el segundo caso destaca la mayor producción de bebidas malteadas, café y productos lácteos.

“Lo que hemos venido viendo, desde el último trimestre del 2015, es un comportamiento positivo y creciente de la actividad de la industria manufacturera, superando el efecto que se tuvo por la salida de Intel en el 2014, de tal manera que la actividad comienza a retomar su ritmo. Particularmente el comportamiento ha sido positivo en la zona franca, gracias a los dispositivos médicos, que se posiciona como la primera actividad exportadora del país”, indicó Pedro Morales, asesor económico de la Cámara de Industrias.

Este crecimiento acelerado ha servido para compensar la salida de la manufactura de microochips.

“Para el 2016 la industria manufacturera va a retomar un nivel por encima inclusive 4%. La actividad manufacturera sigue siendo la más importante del país. El sector industrial es el dinamizador de los servicios como: transporte, finanzas, aduanas, que están estrechamente relacionados. Sin embargo, en el régimen definitivo (un 60% de las industrias) todavía el crecimiento es relativamente bajo, aunque ha comenzado a acelerar”, agregó Morales.

Economía más dinámica

El comportamiento de la manufactura también influyó sobre el crecimiento total de la producción nacional, que junto a la industria de servicios, sirvieron de propulsores en los últimos seis meses.

También contribuyó el menor ritmo de caída observado en la actividad agropecuaria, cuyo nivel de producción alcanzó su punto más bajo en setiembre pasado.

En enero, nueve de las quince industrias que conforman el indicador general, mostraron una aceleración en su crecimiento,y otras mantienen un crecimiento moderado, alcanzando la gran mayoría de ellas un crecimiento interanual mayor al del indicador general (Imae).

cr.hoy