El flujo de remesas familiares procedentes de los Estados Unidos de América, podrían experimentar una caída por el orden de 3.7 por ciento con respecto a 2015, a consecuencia de que la economía de la nación del norte está al borde de la recesión, declaró el presidente del Banco Central de Honduras, BCH, Manuel Bautista.

El funcionario expresó lo anterior al ser consultado sobre la relación entre el envío de remesas familiares y la deportación masiva de hondureños por parte de las autoridades migratorias de los Estados Unidos.

Bautista indicó que el año pasado las remesas familiares crecieron en un 8.7 por ciento, lo que permitió la captación de tres mil 770 millones de dólares.

Sin embargo, para este año se estima que el crecimiento será de apenas un cinco por ciento, equivalente a unos tres mil 900 millones de dólares.

El presidente del Banco Central, refirió que los especialistas estiman que para finales del presente año, la economía de los Estados Unidos experimentará cierto comportamiento recesivo y uno de sus efectos será la caída de los indicadores de empleo y por lo tanto la reducción del circulante en dicho país.

En la actualidad, las remesas familiares, principalmente provenientes de los Estados Unidos, constituyen la principal fuente de divisas para el país, ya que siempre superan los montos generados por productos de exportación.

La Noticia.hn

Resultados de encuesta semestral de remesas-Enero de 2016. Banco Central de Honduras