La Unión Industrial Argentina advirtió que las empresas enfrentan una situación “muy dura” en el primer semestre y alertó que como consecuencia de la recesión en Brasil y el tarifazo en los servicios públicos puede hacer “200 mil despidos” en el sector.

Quien trazó el sombrío panorama fue el secretario general de la UI, Juan Carlos Sacco, quien en diálogo con “Levantado de 10” por Radio 10, sostuvo que “la tendencia para este primer semestre es muy dura, más allá del impacto de los aumentos que va a pesar en el bolsillo de los trabajadores pero también en las empresas por el tarifazo y por la caída en la producción”.

En cuanto al tarifazo dijo que “no es que la gente no quiere pagar, es que no puede pagar”, en referencia a los incrementos en las facturas de luz que están recibiendo las empresas.

En ese sentido, el secretario general de la UIA analizó que “desde el ministerio (de Energía) de (Juan José) Aranguren se quieren suicidar, no aflojan”.

“Por el impacto de la crisis en Brasil y por el tarifazo”, Sacco advirtió que en la industria puede haber”entre 100 y 200 mil puestos de trabajo”.

“Este gobierno que no ha hecho nada que no haya dicho en la campaña”, se sinceró Sacco, aunque analizó que “la realidad que pasamos ayer fue durísima”.

Ámbito

La CAME pidió “un giro en las medidas económicas”

El secretario de prensa de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Vicente Lourenzo, explicó que se realizó un relevamiento de consumo en 22 rubros “y la tendencia continúa a la baja; por lo tanto, si no hay un incentivo adicional o un giro en las medidas económicas, vamos a cerrar un semestre con una baja importante”.

En este marco, la entidad reclamó medidas que incentiven el consumo y reducir el costo financiero y la presión fiscal para las empresas, a fin de evitar que continúe la caída de las ventas en los comercios minoristas.

Según el relevamiento, las ventas de los comercios minoristas medidas en cantidades cayeron en marzo 5,8 por ciento respecto de igual mes del año anterior, y acumularon en el primer trimestre una retracción de 4,2 por ciento interanual.

“El ajuste impacta directamente la rentabilidad. Hay ingresos a la baja y costos en alza, eso atenta contra la rentabilidad, que es la razón de ser para una empresa”, detalló Lourenzo en declaraciones a Radio Provincia.

El secretario de prensa aseguró que “para que una empresa hoy continúe dando trabajo tiene que tener actividad y para ello hay que reducir el costo financiero, reducir la presión fiscal y para fomentar una política de fomento del consumo hay que buscar una política de Estado”.

Página 12