Después del escándalo financiero de las sociedades de la firma Mossack Fonseca que fueron utilizadas para el blanqueo de capitales, el Ejecutivo ha aceptado el intercambio de información con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y está abierto al debate de manera multilateral, declaró el mandatario Juan Carlos Varela a la agencia de noticias EFE, durante su visita en Japón.

Varela dijo que solo espera a que los equipos técnicos de Panamá y la OCDE se pongan de acuerdo para empezar con el intercambio de información.

El presidente lamentó que el reciente escándalo financiero complique las negociaciones con la OCDE. El jefe del Ejecutivo considera que algunos países miembros de la organización han sacado ventajas “cuando Panamá ha dicho abiertamente que está dispuesta al intercambio de información de forma bilateral con los estándares de la OCDE”.

Precisamente, hoy Panamá y Japón anunciaron el inicio de negociaciones para el establecimiento de un acuerdo bilateral de intercambio de información tributaria que incluirá la modalidad de intercambio automático basado en el estándar de la OCDE.

Varela también recordó que la relación bilateral con Francia están pasando por “momentos delicados”, al incorporar al istmo en la lista de paraísos fiscales.

El presidente también mencionó la comisión especial de expertos, entre ellos el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que tienen la responsabilidad “de auditar nuestro sistema económico y financiero y de mejorar cualquier inconveniente que encuentren”, dijo Varela.

La Estrella


Panamá y Colombia siguen estancados en la negociación

Luego de 18 meses de estar negociando Panamá y Colombia aún no se ponen de acuerdo para cerrar un tratado de doble tributación y a pesar que la semana pasada se reunieron,  luego de cuatro meses sin hacerlo, tampoco hubo avances significativos.

Gian Castillero asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores  dijo a ANPanamá que “”se avanzó desde el punto de vista técnico, pero los temas críticos continúan pendientes”

Las negociaciones se han mantenido en estricta confidencialidad  por lo cual los participantes no han dado a conocer cuáles son estos puntos que mantiene a ambos equipos en la misma situación desde hace varios meses.

Colombia ha exigido a Panamá una fórmula para obtención de información automática de sus ciudadanos, sin embargo Panamá, se niega por que no encuentra las garantías para que la información no sea utilizada para otro fines.

Durante este semana los equipos técnicos se trasladarán a Panamá, pero tampoco se prevé muchos avances ya que las decisiones faltantes necesitan una decisión política.

ANPanamá


Pesquisa en EE.UU. meterá presión al MP de Panamá

Estados Unidos (EE.UU.) confirmó ayer que ha abierto una “investigación criminal” por el escándalo de las filtraciones de los papeles de Panamá, lo que pone en la mira también a los socios fundadores de la firma Mossack & Fonseca (Jürgen Mossack y Ramón Fonseca Mora).

El anuncio internacional contrasta con la dilación local mostrada por el Ministerio Público (MP), que esperó 10 días para ordenar el allanamiento a la sede del cuestionado bufete, y que ahora incurre en acciones para invalidar las pesquisas iniciadas, concediéndole más tiempo a Fonseca Mora, aliado político y amigo personal del presidente Juan Carlos Varela.

El propio mandatario, al inicio del escándalo, salió públicamente a defender a su exasesor personal y a su firma de abogados, en clara injerencia a la labor del Ministerio Público.

“Pero con el anuncio de una investigación por parte de Estados Unidos se despolitiza el tema, porque allá -a diferencia de Panamá- no hay un brazo político detrás de las acciones de la Procuraduría”, advirtió el abogado Neftalí Jaén.

El jurista explicó que las investigaciones federales ahora irían directamente a la fuente designada, en este caso al fiscal Javier Caraballo, incluso por encima de la procuradora Kenia Porcell.

Y sobre la presunta responsabilidad de Jürgen Mossack y Ramón Fonseca Mora, el abogado Neftalí Jaén manifestó: “Estos señores van a tener que rendir sus respectivas informaciones, y si no lo hacen en Panamá, van a tener que hacerlo internacionalmente”.

Pero el constitucionalista Miguel Antonio Bernal fue más allá de las consecuencias que podrían enfrentar los socios fundadores de la firma Mossack Fonseca (ahora en la mira de la nación más poderosa del mundo) y aterrizó en secuelas a la imagen de Panamá.

“Con el anuncio de hoy [ayer], lo más lamentable es que queda en evidencia la inoperancia de la administración de justicia en Panamá, que provoca que sean otros Estados los que realicen lo que nos corresponde a nosotros… Entonces perdemos credibilidad como país”, expresó Bernal.

Agregó que “el daño moral para Panamá” no se puede medir, y el gobierno de Varela “no ha sabido actuar correctamente ante esta cadena de acciones delictivas perpetradas desde nuestro país”.

El también jurista Carlos Carrillo coincidió en que “el daño a la imagen de Panamá es irreparable”. Y aunque reconoció la importancia de una investigación por parte de Estados Unidos a los documentos de la firma Mossack Fonseca, advirtió que en los intercambios binacionales que se den, “debemos exigir que se respeten las leyes panameñas”.

El abogado Sídney Sittón adelantó que dicho intercambio es inevitable, y que a partir de esta investigación, surgirán otros nombres allegados al Gobierno.

Varela, en la mira

“Estoy plenamente seguro de que con la investigación de Estados Unidos, muchísimas personas en Panamá de alto nivel político y social van a tener que rendir cuentas a esa nación por los actos que han cometido, y que han trascendido fronteras”, pronosticó Sittón.

Hay que recordar que investigaciones desde EE.UU. ya han tenido en el pasado repercusiones directas contra ciudadanos panameños, y el caso más sonado ha sido el del exgeneral Manuel Antonio Noriega.

“Pero también hay muchas personas con doble nacionalidad que están obligadas a declarar cada centavo que ganen a la IRS (Oficina de impuesto de Estados Unidos)”, dijo Sittón.

Y precisó que EE.UU. no solo se dispone a investigar el asunto tributario, sino lo penal. “En los papeles de Mossack Fonseca hay dinero proveniente del tráfico de armas, de la trata de personas y del blanqueo de capitales, producto del narcotráfico”, afirmó.

Sidney Sittón, incluso, fue más explícito al señalar que Estados Unidos está preocupado “por el nivel de corrupción” que rodea a elementos de alto poder político de este gobierno.

“Y tienen en la mira los aportes que recibió el presidente Varela, justamente de quien está en el ojo del huracán, su asesor presidencial, Ramón Fonseca Mora”, sentenció Sittón.

Investigación federal

La confirmación de la apertura de una causa criminal por parte de Estados Unidos se dio ayer por medio de una carta del fiscal del distrito sur de Nueva York, Preet Bharara, publicada en la edición estadounidense del diario The Guardian.

En la carta, dirigida al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés), con sede en Washington y uno de los artífices de las filtraciones, el fiscal Bharara informa de la apertura de “una investigación criminal” sobre asuntos “relevantes” vinculados a los papeles de Panamá.

Bharara solicitó poder mantener una reunión “tan pronto como sea posible” con algún representante del ICIJ para hablar acerca de la investigación.

 

Efecto Mossack

  • La escala industrial de la evasión fiscal revelada por los papeles de Panamá representa una gran preocupación para la economía mundial, y tendrá un efecto tremendamente negativo en nuestra misión de poner fin a la pobreza. Jim Yong Kim – Presidente del Banco Mundial.

Implicación

11.5 millones de documentos de Mossack Fonseca serán revisados por Estados Unidos.

140 políticos y altos funcionarios de todo el planeta están en la mira de la justicia por este escándalo.

 

Panamá América