Mientras que en el Perú el incremento de la Remuneración Mínima Vital (RMV) se encuentra encarpetado y –al parecer– estancado hasta que el próximo gobierno quiera ponerlo en agenda, en otros países de la región, como Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Panamá y Uruguay, acaban de hacerse las correcciones al alza.
A esta realidad se le debe sumar que el salario mínimo en el Perú es el penúltimo de la región, solo por encima de Bolivia. Así lo revela un estudio elaborado por Oxfam, que indica que en la actualidad son cuatro millones de peruanos los que tienen ingresos inferiores a S/ 300.
Según el economista Armando Mendoza, el valor actual del salario mínimo apenas cubre la mitad del ingreso necesario para que un hogar  promedio esté por encima de la pobreza.
“El último incremento del salario mínimo fue en el 2012. La pérdida de poder adquisitivo por la inflación acumulada hasta el 2015 es alrededor del 10%”, precisó.
Por eso el incremento mínimo que debería darse inmediatamente es de 10%. Mendoza planteó que progresivamente debería elevarse hasta el valor de la canasta básica familiar (S/ 1.500) y añadió que incrementar la RMV no debería pasar por un “tira y afloja” entre los políticos.
El economista enfatizó que en aras de construir un país con menores brechas de desigualdad lograr que los trabajadores reciban salarios justos es el tema de mayor importancia al que debe dedicarse el próximo gobierno.
Al respecto, el presidente de la Confiep, Martín Pérez Monteverde, recordó que subir el sueldo mínimo es prerrogativa del jefe del Estado.
Además, consideró que cada empresa puede manejar el alza del sueldo con su empleado, ya que a nivel nacional sería perjudicial sobre todo para las pequeñas empresas que no podrían asumir un incremento.

Empleo juvenil

De acuerdo con el estudio de Oxfam, la desigualdad se expresa también en las proyecciones de los jóvenes, ya que se calcula que 1 de cada 5 jóvenes entre los 15 y 29 años ni estudia ni trabaja, es decir, un millón y medio de peruanos y peruanas jóvenes, muchos de ellos en situación forzada de inactividad.
En ese sentido, cada año ingresan al mercado laboral alrededor de 250 mil jóvenes, los que enfrentan dificultades para encontrar un empleo y remuneración adecuada. De hecho, el estudio sostiene que solo 1 de cada 5 jóvenes ocupados entre 14 y 29 años accede a empleo formal.
Además, el ingreso de los menores de 25 años es en promedio la mitad de lo que perciben los mayores a esa edad y cerca del 40% de los jóvenes ocupados perciben un ingreso menor a S/ 300 mensuales.

Empleo femenino

Pese al crecimiento económico, el ingreso de las mujeres está muy lejos del de los hombres: en promedio, una mujer gana un tercio menos que un hombre en el Perú, ello equivale a aproximadamente 600 soles menos.
Al año ello equivale a aproximadamente S/ 7.500 menos que recibe una mujer trabajadora respecto al trabajador hombre. A lo largo de su vida laboral hasta la jubilación, una mujer recibirá en promedio S/ 350 mil menos que un hombre.