La minería representó en 2015 el 2.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, y hoy la perspectiva es que continúe el crecimiento, que partió de apenas un 0.6 por ciento en 1994.

Así lo graficó a la prensa José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), quien apuntó otros indicadores parciales en esa escalada: 0.7 por ciento en 2000 y 2.1 por ciento en 2010.

También se refirió a lo que representa la actividad extractiva en la reducción de la pobreza para los 12 municipios del país donde se practica.

Dijo que tal resultado del año anterior se dio a pesar de la contracción del precio del oro en el mercado mundial.

La Cámara Minera de Nicaragua (Caminic) que realizó ayer la presentación del II Congreso Internacional de Minería (Managua, a mediados de agosto) aportó datos tomados del Banco Central acerca de los ingresos reportados por los minerales metálicos.

En 2015 este país centroamericano produjo 274 mil onzas troy de oro y 587 mil de plata, y la exportación del primer rubro alcanzó un valor muy cercano a los 318 millones de dólares.

Aguerri destacó los esfuerzos que se realizan en Nicaragua por la práctica de una minería más limpia, y la prevista participación de organizaciones medioambientales en el Congreso de agosto.

Recordó que el año anterior nació la Federación de Cámaras de Minas de Centroamérica, a la cual Nicaragua está asociada, y su importancia para amplificar en el área la labor de la Caminic.

Sergio Ríos, presidente de la Cámara nicaragüense, reiteró que la minería contribuye a dinamizar la economía de 12 municipios del país (153 en total), y su aporte al Producto Interno Bruto es casi igual al del café, y junto al grano rojo y las carnes forma el trío principal de artículos exportables por el país más extenso de Mesoamérica.

Prensa Latina